ISTOCK

Qué es y por qué necesitas un acelerador del bronceado

Para ponerte morenita en la mitad de tiempo y con muuucho menos esfuerzo

Adiós blanco fantasmal.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

¿Estás cansada de aguantar los chistes de tus amigas sobre ser la blanca del grupo en verano? ¿Tú canción favorita de UPA Dance era 'Morenita, muchachita' porque te hacía creer que otro tono de piel era posible? ¿Estás leyendo esto con voz de la teletienda en tu cabeza? Pues amiga, hoy vamos a hablarte del producto que puede ser la solución a todos tus problemas (los del bronceado, los demás ya te los gestionas tú) y ayudarte a acabar de una vez por todas con tu técnica de quitarte el reloj para demostrar a los demás que sí estás morena: los aceleradores del bronceado.

Estos productos, también conocidos como intensificadores del bronceado, son lociones que ayudan a la piel a producir más melanina. ¿Cómo? Gracias a dos ingredientes: tirosina y riboflavina. Es importante que sepas que tienes que aplicarlos siempre antes de tomar el sol, ya que si no están en contacto con los rayos no sirve de nada, no es un autobronceador, y atención, NO tienen protección solar, por lo que luego tendrás que aplicar tu filtro solar habitual

El Acelerador del bronceado de Ziaja tiene además manteca de cacao, y también es apto para su uso en solarium. Con él no solo conseguirás acelerar el proceso del bronceado, sino hidratar intensamente y prevenir la pérdida excesiva de agua que se produce en la piel con la exposición solar.

Comprar | Ziaja

Además de utilizar este producto todos y cada uno de los días que te pongas vuelta y vuelta bajo el sol, hay otros truquitos que puedes hacer en casa para que se noten mucho más rápido los efectos de 'Lorenzo' en tu piel. 

El primero de ellos tiene que ver con la alimentación, y consiste en añadir a tu dieta alimentos ricos en carotenos, que favorecen el bronceado ya que estimulan la creación de melanina. Así que añade ahora mismo a tu lista de la compra mango, pimiento rojo, albaricoque, calabaza, nísperos, canónigos, espinacas, brócoli y, por supuesto, zanahorias.

El segundo truquito es la exfoliación. Si haces una buena exfoliación antes de empezar tu temporada de playa y piscineo, estarás retirando las células muertas, refinando la piel y haciendo que se quede mucho menos seca en verano, lo que hará que tu bronceado sea más bonito, uniforme y duradero.  

Por último, aplica siempre after sun al volver a casa y salir de la ducha. Tu piel necesita recuperar la hidratación perdida y calmarse después de pasar unas cuantas horas luchando, literalmente, contra la agresión de los rayos solares.