INSTAGRAM

Los cinco motivos por los que no saldría nunca con Chris Hemsworth

Y menos casarme.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Se dice, se comenta, se rumorea por las colinas de Hollywood (y por la web de Cuore) que el matrimonio formado por Chris Hemsworth (37) y Elsa Pataky (44) podría estar atravesando un pequeño bache. ¡Ay, ay, ay! Con tres hijos en común y diez años de feliz matrimonio a sus espaldas (pero luego lo que se cuece en casa de cada uno, vete tú a saber) podría avecinarse un divorcio que nada tendría que envidiarle (si es que una separación es algo que se pueda envidiar) al de Kim Kardashian y Kany West o al de Angelina Jolie y Brad Pitt. 

Pero si de algo estoy segura es de que si llegaran a separarse, tanto Chris como Elsa (yo los llamo por su nombre porque como ahora vivo en Los Ángeles pues aquí nos tuteamos todos) encontrarían enseguida un repuesto amoroso. Porque os voy a decir una cosita (a little thing, bilingüismo) lo de que un clavo saca otro clavo es cierto en Albacete (ciudad que me vio nacer) y en Hollywood. A ver qué os habíais creído.

Total (total, bilingüismo de los fáciles), que con tanto rumor ya las hay que se relamen pensando en qué pasaría si Chris Hemsworth volviese a la soltería y pusiera sus irresistibles ojos y su interés romántico en ellas. Y es que el sueño de casi toda mujer que se precie de este planeta no es para nada el mío. Me refiero a lo de salir con Chris Hemsworth y acabar pasando por el altar con él.

Amigas, amigos, conocidas, conocidos, familia y 'hater' que me escribió por Instagram para decirme que si me pagaban en Cuore por "escribir este tipo de pedradas" en referencia a este tema sobre cortinas, pero al que no pude contestarle porque luego borró dicho comentario y desapareció, hoy he venido a mi columna semanal para contaros los cinco motivos por los que solo querría pasar una noche loca con Thor, pero jamás una vida entera. 

1. NO ESTOY EN FORMA (NI QUIERO ESTARLO)

La primera, principal y más sincera. Yo no hago deporte, así que a mí eso de levantarme a las cinco de la mañana para ir al gimnasio de nuestra mansión (sí, ni con mansión de por medio estoy dispuesta a ejercitarme) y mover ruedas de tractor para que se me ponga la espalda como a Cristiano Ronaldo como que no lo veo. Pero vaya, que todo es negociarlo. Y si él quiere que yo lo mire mientras desayuno tortitas con beicon mientras él se hace 13.000 abdominales sin camiseta delante de mí pues como que ya lo mismo cambio de opinión. Y decirle desde aquí que en Albacete tenemos muy buenas ruedas de tractor y que yo se las enseño cuando él quiera. 

[Hablando de ruedas, arriba un ejemplo gráfico del 'Michelín' que me he ganado con hamburguesas y demás comida basura en este país]

2. DONDE ESTÉ ALBACETE QUE SE QUITE AUSTRALIA

País de canguros (qué gran serie, por cierto, y si no conoces esta referencia televisiva es que eres insultantemente joven) y koalas, la tierra natal de Chris no es que no me guste, pero es que me echa para atrás un poco. Mientras que en Albacete disfrutamos de una extensa horquilla de temperatura que va desde morirse de frío hasta morirse de calor (no hay término medio), a mí esto de que en Australia la temperatura media en verano sean 29 grados y en invierno 13 grados como que me genera desconfianza. Además, ¿Qué hago yo con todos los guantes, gorros, abrigos, ropa de cama y demás artículos para el frío que he ido acumulando yo con el paso de los años? 

Por no hablar de que en Australia el verano va de diciembre a marzo y el invierno de junio a agosto. ¿Pero qué invento es este? A ver, si cuando no trabajo un lunes voy descoordinada el resto de la semana y ya no sé en qué día vivo, si me mudo a Australia no voy a saber ni el mes ni la estación del año. No me compensa, ya os lo digo. 

[Este es un GIF para denunciar públicamente el hecho de que a los periodistas no nos dejen cubrir noticias sobre nevadas y temperaturas bajo cero dentro de una casa, restaurante, albergue, tienda de campaña... No sé, algo que no te haga estar al borde de la hipotermia. #losperiodistastambiensomospersonasypasamosfrio #filomenanoteloperdonaremosnunca]

3. NO ESCUCHARÍA LO QUE ME DICE

Os voy a contar un secreto: soy de las mujeres a las que les intimidan los hombres guapos. Si me ponía nerviosa el cajero del Mercadona en Albacete y no era capaz ni de darle las gracias cuando me había dado mal el cambio y yo ni me daba cuenta, ¿Cómo os pensáis que voy a poder hablarle a Thor? O sea, ya no solo eso. ¿Cómo puede alguien escuchar lo que le dice Chris Hemsworth, prestarle atención y además entenderlo? Y cuidadito que el idioma no tiene nada que ver porque a mí a bilingüismo no me 'win nobody'.

[Chris, te lo digo, vamos a estar mejor el uno sin el otro. Es duro, pero lo superarás]

4. NO LE PODRÍA HACER NUNCA ESO A ELSA PATAKY

Aunque ella no me conoce, yo a ella sí. Y eso es suficiente para que yo no quiero estar con su exmarido (en caso de que llegue a serlo). Porque mira, la lealtad entre mujeres es lo único que no hay que perder nunca por muy guapo, talentoso, rico y súper héroe que sea un hombre. 

[Lo sé, Elsa, no digas nada. Tu mirada me lo dice todo]

5. LE TIRARÍA LOS TRASTOS A MI CUÑADO, LIAM HEMSWORTH

Lo sé, queda feo. Eso de hacerle miraditas a tu cuñado el día de Navidad cuando tu marido te está preguntando por quinta vez que si has sacado a pasear al canguro (en Australia no tienen perros como mascotas, solo canguros) antes de salir de casa como que no lo veo. No me gustaría a mí que dos hermanos se peleasen por mí. Así que mira, ni con uno ni con el otro. 

[Estáis los dos de 'take bread' and moja. Tú no sufras, Chris]

Aunque bueno, en realidad, y para ser totalmente sincera, diré que la verdadera razón por la que nunca me casaría con Chris (Hemsworth, con Pine sí que lo haría sin dudarlo) es porque se negó a posar con Elsa en la portada de la revista Hola! (un saludito desde aquí a la competencia) para anunciar su boda. Y yo, las portadas y las bodas o en pareja o nada. Faltaría más.

Ah, y esta soy yo en Instagram. En la vida real soy aún más guapa (esto lo pongo por si Chris me lee. Nunca se sabe).