D.R.

Principios de una relación: todo lo que haces pero no deberías hacer

Cuoreconsejitos

Recuerda que la mejor compañía siempre es pizza. 

CUORE.ES -

Esto nos ha pasado a muchas. Es una realidad, aunque intentemos evitarlo, pero una pequeña vocecita maldita en nuestro interior nos hace pensar que ese es el hombre de tu vida

Por eso, y después de diversas investigaciones propias y ajenas en el terreno de cagadas románticas, te traemos la guía definitiva de lo que NO debes hacer cuando empiezas una relación. Por tu salud, sobre todo. Pero todos sabemos que lo repetiremos las veces que haga falta porque mira, la vida está también para ser naturales.

1. Deja de imaginar tu futuro con él. 

Cometemos el gran error de pensar en el futuro y vernos con tres hijos, dos labradores, una casa adosada divina y los domingos haciendo paella en nuestra casa de campo. ERROR. 

2. Deja de crear hijos ficticios con vuestros apellidos. 

En cuento sabes su apellido tiendes, instintivamente, a crear tus pequeños bebés monísimos con nombres muy rococós y vuestros bonitos apellidos. Todo seguido de la frase: "Nuestros apellidos pegan." 

3. No hace falta que le regales cosas todo el rato. 

No hay que ser espléndida, todo en su justa medida. Puede que vayas a alguna tienda y que pienses que esas gafas de sol le sentarían genial o que este fin de semana sería idóneo para que vayáis a un 'spa'. PARA. Puede que dentro de muy poco te arrepientas y tengas la cuenta del banco más seca que un bocadillo del polvorones.

4. Conocer a sus padres cuando no toca no es guay. 

A veces estamos muy seguras de nuestro poder de cautivación de padres, porque todas hemos ido a casa de alguna amiga y hemos recibido los 30.000 piropos de su madre. ¡ALERTA! No es lo mismo. 

5. Deja de pensar qué estará haciendo mientras no te habla por whatsapp. 

Los ticks azules han desequilibrado a más de uno o de una, deja de pensar: "ahora me toca a mí hablar," "lleva una hora sin hablarme, tendrá otras cosas mejores que hacer," "es su hora del almuerzo, voy a preguntarle cómo va la mañana"... Todo esto es un error porque: quizá no te ha escrito porque no le apetecía, quizá ha cambiado su hora del almuerzo y quizá estés un poco obsesionada con esto, ¿no?

6. No crees expectativas en tu cabeza y te enfades cuando no se cumplan.

Tendemos a idealizar todo lo bonito y lo 'normal' que nos tiene que pasar en las primeras semanas de estar conociendo a alguien, y claro, cuando no pasa, nos pillamos un rebote que ni la Pantoja limpiando las lámparas de Cantora. 

7. No tienes por qué llenar las redes sociales con vuestras fotos o vídeos.

No le debes al mundo una justificación de tu amor. Es más, al mundo le importa muy poco tu demostración de amor. Pero al mundo si le importa la pizza, asi que, deja de hacerte fotos con él y hazte fotos con tu pizza. Y aquí viene el siguiente error de la vida. 

8. Ellos saben que comes más de lo que dices.

En las primeras citas tendemos a comer como un pajarito, no se sabe muy bien cuál es el motivo, pero una vergüenza extrema nos invade y hace que no devoremos con todas nuestras fuerzas ese solomillo al roquefort. No se puede ser sexy mientras comes, es imposible y muy incómodo. 

9. No hay ningún concurso de difundir la palabra. 

Hace 12 horas que lo has conocido y ya lo saben tres millones doscientos treinta mil cuatrocientas noventa y ocho personas. STOP! 

10. Pensar que si no te acuestas con él hasta la quinta cita, te durará más el romance. Y no. 

Hay un error muy extendido en cuanto a sexo se refiere. Existen parejas que tuvieron sexo la primera noche que se conocieron y llevan siete años de relación. 

No hace falta que nadie tenga que esperar a nadie porque NO ESTAMOS EN LA EDAD MEDIA, básicamente, así que mejor usar el sentido común: hay que tener sexo cuando te apetezca. 

En definitiva, tómatelo con calma, disfruta del momento y no pienses mucho. Que a veces no es buen consejero.

Y, sobre todo, ten claro que no necesitamos una media naranja porque nacemos completas, redonditas y divinas.