Perfil

Paulo Londra, el rapero que vendió su alma (y no la cobró)

El artista argentino Paulo Londra, que este jueves ha publicado ’Plan A’

El artista argentino Paulo Londra, que este jueves ha publicado ’Plan A’ / Facebook de Paulo Londra

  • El argentino dejó de publicar canciones después de ser estafado por su sello. Tras una larga batalla legal, ahora vuelve a la música.

2
Se lee en minutos
Ignasi Fortuny
Ignasi Fortuny

Periodista. Principalmente, escribo sobre música.

Escribe desde Barcelona

ver +

Un silencio constante ha empantanado la música de Paulo Londra durante los últimos (casi) tres años. El rapero argentino, una de las jóvenes figuras del país, ha estado este periodo de tiempo sin publicar una sola canción después de verse inmerso en una telaraña legal por los contratos discográficos que firmó en su día. Un resumen muy resumido: entregó su música a un sello que le engañó o, más bien dicho, le estafó, pues de dinero va la cosa. Vendió su alma y encima no la cobro él.

Un enredo que le ha costado casi tres años de carrera, ya que combatió lo firmado con el silencio: decidió que nadie se lucraría más con sus canciones. Sus seguidores y compañeros han estado este tiempo apoyándolo con la etiqueta #FreePaulo. Él ha correspondido a ese amor constantemente a través de las redes.

El argentino, de 23 años, destacó de jovencísimo en el freestyle y, después, se hizo un nombre como el niño bueno de la escena urbana en Argentina. Bueno e ingenuo, a la vista de su odisea judicial. Ahora, después de resolver a través de los juzgados el contrato-trampa firmado con Big Ligas (terminaba en 2025), ha vuelto a publicar una canción, 'Plan A', un sorprendente rock. Un fan del argentino hizo el recuento exacto del parón: «2 años, 5 meses, 27 días y 8 horas para volver a escuchar a Paulo Londra». 

Una contrato-trampa

Él mismo contó la inverosímil trampa que le tendió el sello Big Ligas, con quién estaba vinculado desde sus inicios. En concreto, el enredo lo hurdieron sus excercanos colaboradores Ovy On the Drums (el productor Daniel Oviedo) y Kristo (Cristian Salazar, jefe del sello). Paulo Londra contó que un día, por sorpresa, Kristo le dijo que tenían que grabar un vídeo con él firmando unos papeles. «Me dijeron que era un vídeo para subir a redes[...] Nunca pensé que aquello fuese un contrato que harían valer de esa forma tan engañosa», narró en un comunicado. 

Noticias relacionadas

Durante la batalla legal, los reproches de Paulo Londra a ambos han sido constantes. «La cosa es que te hiciste el amigo para cagar a alguien con talento y sin saber nada de contratos; pero bueno, la diferencia es que yo quiero ser alguien, vos tapás tu cara por vergüenza de lo qué hacés», escribió en referencia a Kristo, que siempre esconde su rostro.

Se supone que Paulo Londra se ha leído de pe a pa el nuevo contrato que ha firmado (exclusivamente con Warner) después de este tormento. «No puedo explicar lo difícil que fue, las noches que no dormí, la tristeza encima, pero hoy estoy feliz y agradezco cada chance», escribió hace unos días.