Wordle: el juego que nació como prueba de amor y se ha hecho viral

una persona juega a Wordle

una persona juega a Wordle / Stefani Reynolds / AFP

  • ¿Qué tiene este juego que nació como un regalo de un ingeniero a su compañera amante de los pasatiempos y está arrasando en internet a la par que copando las conversaciones de Twitter? Sencillez, diversión y ningún interés espurio.

3
Se lee en minutos
Natàlia Farré
Natàlia Farré

Periodista

Especialista en arte, patrimonio, arquitectura, urbanismo y Barcelona en toda su complejidad

Escribe desde Barcelona

ver +

Nació como una prueba de amor en plena pandemia. Se lanzó a la red discretamente en octubre de 2021. Se viralizó a principios de enero. Y ahora sus seguidores ya se cuentan por millones. Es el Wordle, el juego de palabras que arrasa en internet y que copa los comentarios de Twitter. ¿Qué tiene este crucigrama con aspecto de Mastermind que vuelve locos a sus usuarios? A saber, pero, de entrada, ahí están la coartada intelectual: ejercitar la mente trabajando con el lenguaje deja mejor cuerpo que pasar el rato dependiendo del azar, y la ausencia de mala conciencia: la dosificación de una partida por día aleja el fantasma de perder más tiempo del necesario con un juego. "Es algo que te anima a invertir tres minutos al día. Eso es todo. No te pide más", explicaba Josh Wardle, su creador, a 'The New York Times' hace unos días.

En busca de vocales

Así que es el juego 'on line' perfecto: sin adicción posible ni sensación de embrutecimiento. Hay más: no es necesario descargar una 'app' agresiva ni pide registro ni bombardea con anuncios; tampoco tiene finalidades pecuniarias ni envía notificaciones señalando lo mucho que se le echa a uno de menos si un día no acude a la cita lúdica. La lista de bondades sigue: es fácil, sencillo y es, sobre todo, divertido. Y es, también, un recuerdo de la primera internet, de cuando la red era algo más inocente que en la actualidad y no vomitaba intereses espurios. Y ahí volvía a opinar, en el diario norteamericano, el padre de la criatura: "Creo que la gente aprecia que haya algo 'on line' que sea sencillamente divertido. Algo que no trata de hacer nada raro con tus datos. Algo que es solo un juego".

También tiene un poco de reto. Basta con entrar a Twitter y ver la inabarcable cantidad de consejos para salir airoso del pasatiempo, como empezar por palabras que contienen muchas vocales: ‘aireo’, ‘áureo’, ‘audio’ y ‘raleo’ son las preferidas; o los sesudos hilos de matemáticos con fórmulas y estadísticas sobre la mejor manera de descubrir la palabra escondida o las posibilidades de hacerlo en tres, cuatro, cinco o seis intentos, los máximos que permite Wordle.

Todos los idiomas

A estas alturas poco hay que explicar de cómo funciona el juego 'on line' de moda de 2022, con permiso de otro pasatiempo de éxito relacionado con las palabras: el Paraulògic. Pero si este último solo tiene versión en la lengua de Pompeu Fabra, el primero empezó en inglés y cuenta ya con adaptaciones en múltiples idiomas: francés, italiano, alemán, portugués, ruso... y por estos lares, se puede jugar en catalán, euskera, gallego y castellano. Ahí es nada.

Para aquellos que aún no han sucumbido a su práctica, explicar que se trata de adivinar la palabra escondida del día –vocablo de cinco letras– en seis intentos. El programa ayuda indicando que caracteres de los que se escriben figuran o no en la solución final marcándolos con colores (verde, amarillo y negro en función de si la letra forma parte de la solución y está en el sitio correcto, si forma parte de la solución pero ocupa otro espacio del adecuado o sencillamente no forma parte de la solución). Cada intento ocupa una fila de una cuadricula de 5x6 (cinco letras y seis intentos). Vamos, algo muy parecido a cómo funcionaba 'Lingo', el programa que años ha presentaba Ramoncín en TVE y que solo los más 'boomers' recuerdan.

Palabras hasta 2023

Noticias relacionadas

La adaptación española lleva la firma de Daniel Rodríguez, ingeniero de 'software' afincado en Austin (Texas) y, por supuesto, usuario del juego en inglés. El informático ha introducido 500 palabras –así que, de momento, hay pasatiempo hasta finales de 2023– escogidas tras descartar todas aquellas que frustran al jugador por poco conocidas, como ‘ñizca’. Y es que, según afirma, en el español, a diferencia de en el inglés, muchas de las vocablos de cinco letras son raros.   

¿Y la historia de amor? Llega desde Brooklyn y tiene a su creador, Josh Wardle, como protagonista. Este, también ingeniero de 'software', concibió el juego como regalo para que su compañera, Palak Shah, una gran aficionada a los crucigramas, matara el tiempo durante la fase más dura de la pandemia. De jugar en el sofá a dos, pasaron a hacerlo en familia y luego decidieron colgarlo en internet. Y con ello llegó el éxito.