Jennifer Lawrence: 10 cosas que debes saber de la actriz que anuncia en Netflix el apocalipsis civilizatorio

Jennifer Lawrence.

Jennifer Lawrence.

  • La estrella recoge aplausos por su papel en 'No mires arriba', la sátira climática y antineoliberal que coprotagoniza con DiCaprio y que triunfa esta Navidad en la plataforma

3
Se lee en minutos
Natalia Araguás

"Jugar con fuego"

Nació en 1990 en un pueblo de Kentucky. Era la menor de tres hermanos. Su padre, obrero, y su madre, empleada de un campamento de verano, no querían tener más hijos y la apodaron "jugar con fuego" porque a la vista está que acabaron quemándose. 

Atlética

Creció en la granja familiar. En la rama paterna fue la primera niña en 50 años y se crio junto a sus dos hermanos verones. Jugaba a hockey y al baloncesto en los equipos masculinos que su padre entrenaba, e hizo también de animadora. Su constitución atlética la ayudó en ‘Los Juegos del Hambre’: se pasaba la trama socorriendo al infausto Peeta Mellark, al que sacaba 10 centímetros.  

Jennifer Lawrence y Peeta Mellark, en 'Los juegos del hambre'.

/ El Periódico

Descartada en 'Crepúsculo'

Se presentó a los cástings para la saga ‘Crepúsculo’, pero finalmente se impuso la languidez de Kristen Stewart: seguramente daba más el perfil de dejarse seducir por un vampiro. 

Ratas y miseria en Nueva York

Decidió ser actriz con solo 14 años: sus inicios en Nueva York fueron duros. "Me criaron las ratas y eso te hace más fuerte. Llegué a un punto en el que literalmente compartía mi comida con ellas. No tenía nada de dinero", confesó en el diario ‘The Sun’.

'Demasiado guapa para ‘Winter’s bond’

Su oportunidad llegó con la película ‘Winter’s Bone’, ambientada en los montes de Missouri. Al director siempre le pareció demasiado guapa para interpretar a una joven de 17 años que se hace cargo de dos hermanos en una situación de precariedad extrema. Así que, para ajustarse al personaje, había dejado de lavarse el pelo una semana y se presentó a la audición en Nueva York roja y con la nariz goteando tras correr 13 manzanas. El papel fue suyo. Lawrence dio a entender que una de las escenas más comentadas, en la que despellejaba una ardilla para la cena, era real. Fue su primera nominación a los Oscar.


La actriz, en la película 'Winter's bond'.

/ El Periódico

Cuatro películas con Bradley Cooper... y un Oscar

Su consagración vino de la mano de ‘El lado bueno de las cosas’ (2012), con Bradley Cooper, que le valió un Oscar. Luego protagonizaron ‘La gran estafa americana’, ‘Serena’ y ‘Joy’. Solo les une la amistad. «Tus besos son húmedos», le habría reprochado a Cooper. No era un cumplido. 


Patoso icono de estilo

Suele caerse en las grandes ocasiones. Dio un traspié en 2013 con un voluptuoso vestido de Dior, 'maison' de la que es imagen, cuando subía las escaleras para recoger el Oscar por ‘El lado bueno de las cosas’. En la siguiente edición resbaló sobre la alfombra roja. "Si ganas, podemos llevarte el Oscar a tu sitio", bromeó Ellen DeGeneres. También tropezó en Madrid durante la promoción en 2015 de ‘Sinsajo, parte 2’.

Jennifer Lawrence, por los suelos al recoger el Oscar.

/ Archivo

Tiene jet (y algún susto aéreo)

En 2017 pensó que iba a morir en su jet privado, al que le fallaron los dos motores cuando volaba de Kentucky a Nueva York. Mantuvo la calma con un sedante y minibotellas de ron. Desde entonces tiene pánico a los aviones. 

Espera un hijo

Pronto tendrá su primer hijo con el galerista de arte de Nueva York Cooke Maroney, con el que se casó a finales de 2019. Antes fue pareja de Darren Aranofsky y Chris Martin. 


Brecha salarial (y porros)

Tras un parón de dos años, la actriz ha vuelto estas Navidades con ‘No mires arriba’, comedia apocalíptica que coprotagoniza con Leonardo DiCaprio en Netflix. Interpreta a una joven astrónoma que intenta convencer a la humanidad, sin paños calientes, de que un meteorito destruirá la Tierra en seis meses. Cobró cinco millones de dólares menos que DiCaprio, pese a salir antes en los títulos de crédito: 25 millones frente a 30. Lawrence no dudó en fumar marihuna en una escena en que lo hace su personaje, como remedio contra la ansiedad tras constatar que la presidenta de EEUU (Meryl Streep) no entiende que la lucha contra el fin del mundo no es aplazable. “No estaba embarazada en ese momento”, ha aclarado.