TERRITORIO VINTAGE

Spice Girls, os pedimos perdón: así trituró el rodillo mediático al grupo de chicas de los 90

De izquierda a derecha, Emma Bunton, Mel Brown, Victoria Adams, Mel Chisholm y Geri Halliwell.

De izquierda a derecha, Emma Bunton, Mel Brown, Victoria Adams, Mel Chisholm y Geri Halliwell. / Balesteros / Efe

  • El documental 'Spice Girls: el precio del éxito' en Movistar + denuncia la injusta inquina que se vertió sobre la banda femenina a la que se culpabilizaba de todo, hasta de los embarazos de adolescentes

4
Se lee en minutos
Sergio del Amo

Los agentes Bob y Chris Herbert, a principios de marzo de 1994, consiguieron convocar a cerca de 400 chicas en una audición que cambiaría para siempre los cimientos de la industria. Su objetivo era claro: ante el rutilante éxito de Take That, urgía crear una banda pop más descarada y propiamente femenina. De este modo tan prefabricado surgieron las Spice Girls. Pero a diferencia de lo que puede llegar a pensarse, aquellas ambiciosas cinco jóvenes, que inspiraron a toda una generación, nunca estuvieron atadas a nada o nadie. Más bien al contrario. Prueba de ello es que, aparte de contribuir en la composición de todos y cada uno sus temas, una de las primeras decisiones que tomaron fue echar de patitas a la calle a los Herbert, sus descubridores y primigenios mánagers.

Tan pronto Geri, Mel B, Victoria, Mel C y Emma ficharon a Simon Fuller como su nuevo representante, el engranaje se puso realmente en marcha. El sello Virgin Records advirtió de inmediato que podían ser una mina de oro. Y así fue. En julio de 1996, su primer 'single', 'Wannabe', alcanzó el número 1 en 37 países (en Reino Unido permaneció durante siete semanas consecutivas en la cima). Mientras que su puesta de largo, 'Spice', despachó 23 millones de copias en el mundo, convirtiéndose en el álbum más vendido de la historia por un grupo formado exclusivamente por mujeres. La 'spicemania' se antojaba imparable.

Un sólido ejército

Récords aparte, todavía hay quienes consideran que su grito de guerra, "¡Chicas al poder!", respondía a una mera estratagema mercadotécnica. A decir verdad, lo fue: astutamente explotaron el eslogan comercialmente y, solo en 1997, generaron más de 300 millones de libras en patrocinios. Sin embargo, que hace un cuarto de siglo abrazaran públicamente esa proclama resulta de lo más plausible. Nunca está de más recordar que, en aquella década, feminismo era una palabra apestada y casi nadie conocía qué demonios quería decir sororidad. "Hemos creado un movimiento; somos más que un grupo. Es como el feminismo de los 60 revitalizado para los 90. Solo que esta vez puedes llevar sujetador, todo el maquillaje que quieras, seguir siendo inteligente y tener pelotas", narra al respecto la propia Geri en la serie documental 'Spice Girls: el precio del éxito', producida por Channel 4 y actualmente disponible en Movistar+.

Juntas fueron imparables. En cierta manera, formaron un sólido ejército de mujeres empoderadas que se protegían las unas a las otras de los ataques sexistas que recibían prácticamente a diario. Pero la situación empeoró en noviembre de 1997, justo cuando prescindieron de los servicios de Fuller. Por aquellas fechas, la prensa británica sensacionalista se posicionó descaradamente del lado del exrepresentante. Incluso se dio por válido el rumor de que la cándida Emma había mantenido una relación sentimental con él.

Y Geri claudicó

De la noche a la mañana, la campaña mediática contra ellas se encrudeció con un sinfín de informaciones que destilaban un machismo inadmisible en nuestros días. Tal como Mel C apuntó a principios de este año en una charla que mantuvo con el presentador Zane Lowe: "Como joven en los años 90, no estabas acostumbrada a que la gente te lanzara sus opiniones; a criticar tu aspecto, tu forma de vestir, tu comportamiento, tu talento o la ausencia de ello. Eso fue duro. No solo te afecta a ti, sino también a tu familia y tus amigos". La primera víctima no tardó en llegar. El 31 de mayo de 1998, superada por el escrutinio público y las burlas constantes de los rotativos, Geri claudicó. Muchos consideraron aquello como una traición, pero tenía motivos de sobras para hacerlo.

Culpables de todo

Como buenas profesionales, el resto prosiguió en el verano de 1998 con su tour por Estados Unidos. Tanto Victoria como Mel B actuaron gestando a sus respectivos primeros hijos. Pero lejos de celebrarse la noticia, varios medios señalaron a ambas como las culpables de que aumentaran los embarazos entre adolescentes en Reino Unido. Da igual lo que hicieran: la inquina funcionaba la mar de bien en los quioscos.

Noticias relacionadas

El 1 de noviembre del 2000, 'Forever', su tercer largo como cuarteto, no despertó el mismo interés que los anteriores. Así que siendo plenamente conscientes de que la magia se había esfumado, al año siguiente disolvieron el grupo para centrarse en sus carreras en solitario. Hubo dos giras más: una entre 2007 y 2008, con todas las integrantes, y otra en 2019, sin Victoria. Además, por supuesto, de su icónica actuación en la gala de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, la última vez que hasta la fecha han cantado las cinco juntas. Nadie sabe a ciencia cierta si en el futuro volverán. Pero llegado el día, sin duda, se merecen una disculpa. Lo que sufrieron estando en lo más alto, se mire por donde se mire, fue una injusticia supina.