Aixa Villagrán: con ella llega la secuencia de destape más larga de la ficción española

La actriz sevillana estrena la segunda temporada de la serie 'Vida perfecta' este viernes

Aixa Villagrán: con ella llega la secuencia de destape más larga de la ficción española

Laura Guerrero

2
Se lee en minutos
Marisa de Dios
Marisa de Dios

Periodista

Especialista en series y programas de televisión

Escribe desde Barcelona

ver +

El estreno de 'Vida perfecta', la primera serie de Leticia Dolera, vino precedido por la tormenta causada por el controvertido despido de Aina Clotet por culpa de su embarazo. Los titulares se centraron más en el debate sobre si la directora de 'Requisitos para ser una persona normal' había sido justa prescindiendo de la protagonista de 'Elisa K' que en valorar la calidad de una producción que, antes de desembarcar en Movistar+, ya se había agenciado dos premios en el Festival Internacional de Series de Cannes: el de mejor ficción e interpretación femenina para sus tres protagonistas, la propia Dolera, Celia Freijeiro y Aixa Villagrán

Esos galardones sirvieron para avisar de que había que estar pendiente del trabajo de estas tres actrices que se habían ido curtiendo en papeles en la pequeña y la gran pantalla. Sobre todo Villagrán, hasta entonces la más desconocida de este tridente a pesar de que había ido haciendo sus pinitos en series como 'Los hombres de Paco', 'Allí abajo' y '¿Qué fue de Jorge Sanz?' 

Aunque los padres de esta sevillana de 43 años nunca se habían subido a un escenario, el arte había estado siempre muy presente en su casa. "Desde que éramos pequeños nos han llevado al cine, al teatro, a conciertos, nos ponían cine subtitulado, nos apuntaron a un colegio en el que teníamos una asignatura de teatro...", rememora la intérprete. Con estos precedentes, no es raro que tanto ella como su hermano, Julián Villagrán, acabaran trabajando bajo los focos.

Formación en México

"Desde niña, cuando hice 'Yerma' en el colegio con aparatos en los dientes, lo tenía muy claro", comenta esta actriz que a los 20 años se fue a estudiar teatro a Madrid y que, gracias a una beca, acabó su formación en México en la compañía del Centro Nacional de las Artes (CNA). Dos años después, ya de vuelta a España, empezó a coger rodaje en películas como 'Mataharis', 'Rose et noir', 'Amador', 'Kiki, el amor se hace' y 'María (y los demás)'. Últimamente la hemos podido ver en Netflix como una enamoradiza paciente de un centro psiquiátrico en 'Loco por ella' y en el cine, compartiendo noche de autodescubrimiento sexual en 'Donde caben dos', y ahora está inmersa en el rodaje de la primera película como director de Juan Diego Botto, 'En los márgenes', con Penélope Cruz y Luis Tosar como compañeros de reparto.

Premio en Cannes

Noticias relacionadas

Pero su primer papel con un buen peso le llegó en 'Vida perfecta', donde se metía en la piel de Esther, la hedonista y disfrutona hermana lesbiana de Dolera, que a punto de cumplir los 40 se planteaba si había llegado el momento de tomarse la vida más en serio. ¿Tenía que renunciar a la felicidad que le proporcionaba la pintura si no vendía cuadros? ¿Debía buscar la estabilidad sentimental alguien como ella, alérgica a los compromisos?, se debatía esta desinhibida mujer que llevaba hasta las últimas consecuencias el 'carpe diem'.

Villagrán se despedirá del personaje el próximo 19 de noviembre, con el estreno de la segunda y última temporada de 'Vida perfecta', donde las chicas se enfrentan a nuevas crisis personales y resuenan campanas de boda para Esther. La serie la ha obligado, además, a desprenderse de prejuicios y en estos nuevos episodios la veremos en una escena que dará que hablar, con uno de los destapes más largos que se recuerdan en la ficción española.