SALÓN DEL MANGA 2021

Manga y anime alborotan la moda: tintes impactantes, personajes icónicos y guiños del género

Anime y manga agitan las tendencias de moda.

Anime y manga agitan las tendencias de moda.

  • El ‘boom’ del cómic japonés agita las tendencias de moda, que se propagan de forma infecciosa por Instagram y TikTok

5
Se lee en minutos
Noelia Sastre

Cuando Japón inauguró la era Meiji en 1868, no solo abrazó un nuevo régimen y una revolución a todos los niveles. También se abrió al exterior y comenzó una fructífera relación que cambió para siempre los gustos estéticos a un lado y otro del planeta. Porque aquello fue un intercambio. Van Gogh o Toulouse-Lautrec incorporaron a sus obras las estampas Ukiyo-e, sus colores y composición, precediendo a los kimonos de Fortuny, a las vanguardias y a los particulares homenajes a las otras culturas de Picasso o Miró. Europa estaba tan fascinada con Oriente como Japón con Occidente: los nipones llevaron los gustos de la Inglaterra victoriana a sus grabados, en los que aparecen figuras con ropa occidental, trenes y estructuras metálicas símbolo de industria y progreso. Fue también entonces cuando nació el manga, una de las tres grandes tradiciones de historietas del mundo, junto al cómic estadounidense y la 'bande dessinée' franco-belga (sin olvidar el tebeo español o el 'fumetto' italiano). 

Sobra decir que el manga es una enorme industria editorial con revistas semanales y héroes para todas las edades y con réplicas en las series de animación (anime), películas, novelas, videojuegos y por supuesto moda. Y aunque nació siglos atrás y conquistó el globo a partir de los años 80, su gran artífice tras la segunda guerra mundial fue Osamu Tezika, "el dios del manga", que difundió masivamente su consumo como medio de entretenimiento popular basándose en las técnicas cinematográficas y en genios de la animación como Walt Disney.

La moda rápida se apunta al ‘boom’ y en las peluquerías cada vez es más habitual teñir y cortar a la imagen de los personajes del género

Fue Tezika quien convirtió las viñetas rígidas en los 'story-manga' de larga duración, con tramas complejas y elaboradas. Y de ahí todo un universo con un gran impacto en la moda: no solo del manga a la calle, también de la calle y las pasarelas al manga, como la moda victoriana, que sigue presente en las historietas de Kuroshitsuji, Gosick o los personajes de Chobits creados por las cuatro dibujantes del colectivo CLAMP.

Anime y moda rápida

Tan potente es la estética manga que los dibujos se hicieron de carne y hueso en forma de 'otakus', término originado en los 80 por el 'boom' del anime en las escuelas japonesas, con el distrito de Akihabara en Tokio como centro de los 'maid' cafés y las tiendas especializadas en manga y videojuegos retro. Pero también en Occidente se abrazan los estilismos anime. Con ropa, complementos, peluquerías especializadas en cortar el pelo a la imagen de los protagonistas del género -de hecho, cada vez es más frecuente que la clientela más joven acuda a los establecimientos con fotos de sus personajes preferidos-, cabellos coloreados, y colecciones en los templos de la moda rápida.

En los 90, dibujantes como Naoko Takeuchi, creadora de 'Sailor Moon', se inspiraron en las pasarelas para sus personajes

Es el caso de Bershka, que desde principios de año ha lanzado varias de anime: comenzó con el chándal y el 'tie dye' dedicado a la famosa saga 'Naruto' para seguir con ocho prendas unisex de 'Evangelion' (camiseta 'oversize', camisa, bermudas, body, sudadera) y continuar con la colección estival y femenina de 'Sakura: la cazadora de cartas', serie por cierto disponible en Netflix. Camisetas, minifaldas, vaqueros y calcetines en rosa y blanco, con Sakura y sus amigos. Y finalmente 'Bleach', una colección cápsula con los personajes del autor Tite Kubo, muy urbana, en color negro y rosa, con camisetas, sudaderas y pantalones que remiten a los años 90. 

Este modelo de Chanel vintage que luce Lily Ross Depp aparecía en los años 90 en 'Sailor Moon'.

/ Archivo

Una estética llamativa y altamente viralizable, con impacto infeccioso en Instagram y TikTok y que casa a la perfección con el 'boom' del género entre los más jóvenes tras su llegada a plataformas como Netflix, gran contagiador de la afición entre el gran público. Imposible resistirse a las camisetas de sus grandes títulos. Imposible no imitar los estilismos manga de Rosalía o sucumbir ante las colecciones de Uniqlo de Billie Eilish con Murakami.

La firma japonesa, con sus colecciones dedicadas a la cultura nipona –desde los trabajos de Mamoru Hosoda, director del estudio Chizu, hasta el manga 'Jujutsu Kaisen' o el anime 'Demon Slayer'– es la meca para los amantes de este tipo de animación. Ninguno de los grandes grupos de 'fast fashion' trabaja el 'merchandising' japonés como Uniqlo, que en su interés por la unión entre moda, arte y juventud patrocina programas para jóvenes y familias en museos como el Macba de Barcelona o la Tate Modern de Londres. 

Opium de Yves Saint Laurent, con Kate Moss, también tuvo su réplica en 'Sailor Moon'

/ Archivo

De la pasarela al manga

Pero viajemos un poco en el tiempo. No muy lejos: a esa década de los 90 tan presente en la moda y que ahora también modula la estética otaku con fogonazos de estilo gótico y grunge. Ya entonces los mangaka (dibujantes de manga) se inspiraron en las pasarelas para sus personajes, para los que la ropa juega un papel clave como identificador.

Las grandes firmas del lujo y el 'streetwear' también se apunta al fenómeno

Como Naoko Takeuchi, creadora de 'Sailor Moon' en 1991, un manga que volvió a popularizar el subgénero de las chicas mágicas. En su precuela 'Codename Sailor V', el personaje de Natsuna Sakurada es muy fan de Chanel y se viste con los famosos 'tweeds' y cinturones diseñados entonces por Karl Lagerfeld. Muy reconocible es el vestido de la princesa Serenity, reinterpretación de un diseño de Alta Costura de Dior en 1992, realizado por Gianfranco Ferré. Otros personajes de 'Sailor Moon' también tenían relación directa con nombres como Thierry Mugler, Christian Lacroix e Yves Saint Laurent. 

Noticias relacionadas

Homenajes de lujo

Hoy las series manga viven su mejor momento en la moda, con las marcas de lujo celebrando su colorido y animación en ropa y complementos de Moschino y Prada. Louis Vuitton ha colaborado con el artista de anime Reggieknow para las ilustraciones de su colección primavera-verano 2021. Gucci ha lanzado su colección cápsula de Doraemon para el Nuevo Año Chino, colocando al gato-robot en bolsos y camisetas. Y en el 'streetwear', Supreme y Bape, Uniqlo y Adidas lanzan series dedicadas a 'Sailor Moon' y 'Dragon Ball'. Imposible resistirse.