La Elena Francis del siglo XXI: Gwyneth Paltrow abre un consultorio sexual en Netflix

"Habrá sexo, es un programa sobre sexo, vamos a hablar de sexo", aclaraba ya el tráiler de la serie, estrenada este fin de semana.

La actriz y ’coach’ Gwyneth Paltrow.

La actriz y ’coach’ Gwyneth Paltrow. / RACHEL MURRAY / AFP

2
Se lee en minutos
Natalia Araguás

La mujer que agotó las velas con olor a su vagina, a 75 dólares la unidad, para luego confesar que se le ocurrió como una broma "probando un té de setas alucinógenas". Que acuñó un eufemismo digno de Casa Real, "desacoplamiento consciente", para referirse a su separación de Chris Martin. Que sedujo hasta a Felipe cuando era príncipe. Que indignó a ginecólogos del mundo entero al recomendar baños de vapor y luz infrarroja para "limpiar el útero". Gwyneth Paltrow estrena en Netflix 'Sex, Love & Goop': "Habrá sexo, es un programa sobre sexo, vamos a hablar de sexo", deja claro desde el tráiler. 

Se la veía con ganas ya en 'The Goop Lab', su primera incursión en Netflix: Gwyneth Paltrow posaba sonriente frente a una representación de una vulva hecha con rosas como imagen de lanzamiento. En 'The Goop Lab' el sexo se reducía a un capítulo, la nonagenaria educadora sexual Betty Dodson tajante en cuanto a qué cabe esperar de sus sesiones: "Todo el mundo se corre". Las trabajadoras de Goop, el portal de estilo de vida de la actriz, participaban en los talleres de masturbación de la legendaria Dodson. Como hacían en otros capítulos de 'The Goop Lab' en los que experimentaban con drogas psicodélicas o terapia energética, en un remedo del periodismo gonzo. 

En 'Sex, Love & Goop', los protagonistas no son empleados y el sexo lo abarca todo. Gwyneth Paltrow indaga y busca remedio a los problemas de alcoba de un matrimonio mayor que lleva junto toda la vida, una pareja joven con hijos o dos lesbianas, entre otros. La asisten exóticas especialistas como una sexóloga somática y una 'coach' de erotismo integral. Donde no llegan las palabras, se ayudan con un arsenal de artilugios diseñados para el placer, entre los que hay lo que se presenta como 'unas garras de Lobezno'. Cada episodio se presta a abrir debates –incómodos pero necesarios– entre parejas que no pasan por su mejor momento. "Si una sola persona cambia su vida erótica, habrá valido la pena", es la tesis.

Noticias relacionadas

Como suele suceder con Paltrow, aunque parezca risible, conviene tomárselo en serio. Goop, el portal que empezó en 2008 como una newsletter donde la actriz alternaba consejos sobre alimentación, ocio y vida personal, es hoy un gigante del bienestar y el comercio electrónico valorado en 250 millones de dólares. En él cunden los catálogos de vibradores y lubricantes en los últimos tiempos, bajo el paraguas de artículos como el 'kit sexual para principiantes o Gwyneth sobre los orgasmos antes de irse a la cama y su rutina de sueño'.

La actriz a quien su llamada empresarial se le planteó como "quería hacer algo más en la vida que liarme en la pantalla con Matt Damon", se ha propuesto ser la nueva Elena Francis de Netflix. Gwyneth Paltrow aspira a arreglarnos la vida sexual

Temas

Sexo Netflix