James Spears: así es el padre de Britney (y villano oficial del pop)

James Spears, padre de Britney.

James Spears, padre de Britney. / El Periódico

2
Se lee en minutos
LAIA ZIEGER

La cultura pop le ha dado tratamiento de gran villano, pero la jueza que ha dirimido la custodia de Britney Spears ha acabado determinando que el padre de la cantante, James Parnell Spears, seguirá detentando su custodia, como ha venido haciendo desde 2008, cuando la artista fue ingresada por problemas de salud mental en un momento de cataclismo vital y extremo acoso mediático.

La semana pasada, la cantante aseguró ante la juez que su padre, Jamie para sus allegados, se había apropiado de su fortuna –de más 60 millones de dólares–, controlaba su cuerpo y la había convertido en una "esclava" y en una máquina de hacer dinero. Tras sufrir graves problemas de salud, el progenitor –que solo en concepto de salario ha cobrado más de cinco millones de dólares desde 2008, según 'Forbes'– dejó hace un par de años de custodiar las finanzas de la artista, pero sigue tomando las decisiones sobre su vida personal: dónde vive y con quién; cómo, cuándo y dónde trabaja; sus tratamientos médicos, y hasta los métodos anticonceptivos.

A rebufo de la batalla librada en juzgados, documentales y medios de comunicación, algunas personas cercanas a la familia se han puesto de lado de Britney y han denunciado el supuesto comportamiento cruel de Jamie (fue denunciado por agredir al hijo de la intérprete). Él, mientras, mantiene un perfil bajo y, tras el duro alegato de su hija, apenas emitió un comunicado asegurando que "no haría declaraciones que obligarían a desvelar detalles de su salud". De hecho, solo ofreció una entrevista cuando se enfrió la relación. "Cuando un miembro de la familia necesita atención y protección especiales, hay que dar un paso al frente. Protejo y amo a Britney incondicionalmente", se defendió, culpando al abogado de la cantante del deterioro de la situación.

Noticias relacionadas

Con 68 años y nativo de Luisiana, es padre de otros dos hijos con Lynne –Bryan y Jamie–, que también tienen una carrera artística. El matrimonio Spears se rompió en 2010, tras diferentes idas y venidas, al parecer por los problemas del patriarca con el alcohol. En la actualidad, se desconoce la relación que mantiene con el resto de la familia. De hecho, casi todo lo que tiene que ver con Jamie es un misterio. Si bien ejerció de mánager de sus hijos, no se le conoce otra ocupación. Tampoco se sabe dónde está, y eso que es uno de los hombres más buscados del momento (varios medios -incluido el augusto 'The New York Times'- aseguran que vive en una caravana). ¿Cuál será el próximo capítulo de este aciago serial?