Perfil

José Antonio Camacho: 10 cosas que debes saber de un comentarista contra el fútbol moderno

José Antonio Camacho: 10 cosas que debes saber de un comentarista contra el fútbol moderno
  • El técnico murciano que encarna la antítesis del fútbol moderno ha vuelto a la actualidad con sus carpetovetónicas locuciones en la Eurocopa

3
Se lee en minutos
Rafael Tapounet
Rafael Tapounet

Periodista

Especialista en música, cine, libros, fútbol, críquet y subculturas

Escribe desde Barcelona

ver +

PUDO SER AZULGRANA

Después de ser descartado para las categorías inferiores del Real Murcia por ser «estrecho de pecho», el joven Camacho recaló en el Atlético Jareño y el Albacete, donde llamó la atención de los ojeadores del Barça, que en 1973 tantearon su fichaje. Pero el Real Madrid se interesó también por él y el jugador se decantó por la oferta blanca.

ABURRIÓ A CRUYFF

El 5 de enero de 1975, con 18 años, se licenció en el Bernabéu como futbolista del primer equipo del Madrid con un memorable marcaje a Johan Cruyff, del que no se despegó en toda la primera parte. «El entrenador me dijo que lo acompañara hasta al baño, y eso hice», recordaba. El astro holandés acabó desquiciado.

UNA LESIÓN GRAVÍSIMA

En 1978, a las puertas del Mundial de Argentina, se destrozó la rodilla izquierda durante un entrenamiento. Rotura de ligamentos cruzados y menisco, la temible tríada que tantas carreras futbolísticas ha arruinado. Camacho entró en el quirófano sonriente y haciendo el signo de la victoria. Tardó más de 20 meses en volver a jugar.


LA ESPINA EUROPEA

En sus 16 campañas con la camiseta blanca, conquistó nueve títulos de Liga y cuatro de Copa, un palmarés muy notable que solo se vio enturbiado por el pobre desempeño del equipo en las competiciones europeas. Dos copas de la Uefa (en 1985 y 1986) fueron el único botín continental del Camacho jugador.

5 «¡ESO NO ES NÁ!»

Tras debutar como entrenador en el Rayo Vallecano, llegó en 1993 al banquillo del Espanyol. Desde allí, subió al equipo a Primera, lo clasificó dos veces para la Copa de la Uefa y dejó momentos impagables como una descomunal bronca a Roberto Fresnedoso por reclamar atención médica por un corte en la mano.

22 DÍAS Y ADIÓS

En el verano de 1998, Lorenzo Sanz le brindó la oportunidad de entrenar al Real Madrid, el equipo de su vida. Las injerencias de la cúpula directiva en los contratos de los miembros del cuerpo técnico y en la confección de la plantilla agotaron su paciencia en solo 22 días y Camacho se largó antes de empezar la temporada.

SUDOR Y LÁGRIMAS

El meritorio paso de Camacho por el banquillo de la selección española, entre 1998 y 2002, es recordado, sobre todo, por la icónica imagen de los cercos de sudor en sus axilas (años después llegó a protagonizar un anuncio de desodorante) y por sus protestas tras el robo arbitral en los cuartos de final del Mundial de Japón y Corea.  


CONTRA LOS GALÁCTICOS

En su segundo intento de dirigir al Madrid, reclutado por Florentino Pérez, colisionó con las estrellas del equipo (los Beckham, Zidane, Figo, Ronaldo, Owen…), poco receptivas ante sus formas rústicas y sus rigurosos métodos de entrenamiento. Esta vez aguantó tres partidos antes de coger la puerta.


«¡INIESTA DE MI VIDA!»

El peculiarísimo grito que pegó Camacho tras el gol de Iniesta en la final del Mundial 2010, que comentaba para Mediaset, se ha convertido en su sello personal, un poco a su pesar. «Los niños me conocen más por el 'Iniesta de mi vida' que por toda mi carrera de jugador y entrenador», suele comentar con cierta desazón. 


Noticias relacionadas

FRACASO CHINO

La Asociación China de Fútbol contrató en 2011 sus servicios para impulsar al balompié en el país. La experiencia, de solo dos años, fue un fiasco considerable. Con Camacho al frente, la selección china cayó 30 puestos en el ránking de la Fifa, fracasó en su intento de obtener el pase para el Mundial 2014 y encajó la peor goleada de su historia (8-0 ante Brasil).