Meena Harris: cuando conviertes a la tía Kamala en tu campaña de márketing

Kamala Harris, junto a su sobrina Meena.

Kamala Harris, junto a su sobrina Meena.

  • La sobrina ‘influencer’ de la vicepresidenta de EEUU recibe críticas por invocar constantemente su relación de parentesco

  • Ha escrito un cuento sobre ella, comparte selfis y detalles de su relación y tiene una camiseta con el eslogan "la tía vicepresidenta"

3
Se lee en minutos
Laia Zieger

En la era digital, parece que toda una nueva generación aprovecha cualquier oportunidad para hacerse un nombre en la red. Ahí está, si no, el caso de Kamala Harris. Desde que saltó a la escena internacional, en primer lugar como aspirante a la vicepresidencia de Estados Unidos y, a continuación, con su llegada al cargo tras la victoria de Joe Biden, ha visto cómo su hijastra, Ella Emhoff, se ha convertido en todo un fenómeno de moda. También su sobrina, Meena, acapara ahora titulares. En este último caso, sin embargo, con polémica incluida.

La mujer, de 36 años e hija de la hermana de la política, es una reconocida 'influencer' al otro lado del Atlántico, gracias a un perfil en Instagram que cuenta con más de 800.000 seguidores y otros tantos en Twitter y TikTok. Un logro que consiguió por méritos propios, antes de que su tía iniciara su camino a la Casa Blanca. Abogada licenciada en Harvard, Meena inició sus andanzas por las redes ya hace años y, fruto de su éxito, en 2017 creó Phenomenal, una marca de moda especializada en camisetas y jerséis con eslóganes comprometidos, parte de cuyos beneficios se destinan a financiar causas sociales. 

Conflicto de intereses

Tal es la popularidad que ha alcanzado esta firma que sus modelos son a menudo lucidos por famosos de todas las esferas como la tenista Serena Williams; los actores Jessica Alba, Mark Ruffalo o Viola Davis; y la cantante Janelle Monáe, entre muchos otros. Meena también se convirtió el año pasado en una aclamada autora de libro infantiles, cuya última obra, 'Ambitious Gir'l, copa la lista de las mejores obras según 'The New York Times'. Hasta aquí todo bien. 

Meena Harris, en un encuentro con Joe Biden.

/ Archivo

Sin embargo, su paseo por la popularidad se ha visto truncado por una serie de críticas procedentes no solo de los opositores de su tía, sino también de diversos medios de comunicación y de las mismas filas del partido demócrata, que han encendido las alarmas ante un posible conflicto de intereses y una conducta juzgada como poca ética. Así, la acusan de entremezclar trabajo y familia al invocar, cada vez que tiene oportunidad, su relación de parentesco con Kamala, aprovechando el tirón de su ilustre apellido para conseguir más seguidores y más fama y, de paso, más ventas de sus marcas.

Una ilustración de Kamala Harris comercializada por su sobrina.

/ Archivo

De selfis a camisetas

Noticias relacionadas

Desde los numerosos selfis que postea en sus redes compartiendo plano con su tía hasta un libro infantil dedicado a la inspiradora historia de éxito de Kamala Harris ('Kamala and Maya’s Big Idea'), pasando por entrevistas televisivas en las que no faltan detalles de su cercana relación, aderezados con vídeos y fotos personales, e incluso una camiseta en la que aparece una ilustración de la política con la frase "Vice President Aunty" (la 'tita' vicepresidenta). Estos son solo algunos ejemplos de cómo Meena aprovecha su posición privilegiada.

No es la primera vez que los familiares de políticos estadounidenses están bajo lupa por sacar partido de su apellido a la hora de hacer negocios. Ivanka Trump, que concilió su labor como asesora en la Casa Blanca con sus empresas, registró unas marcas en China pocos días antes de que su padre levantara restricciones en el país. También hijos de Joe Biden y George W. Bush, incluso un primo de Bill Clinton, han sido sospechosos de sacar ventaja de sus relaciones familiares.