Rocío Carrasco: 10 cosas sobre la vida de la hija de Rocío Jurado

La heredera protagoniza en Telecinco la docuserie ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’.

Imagen del documental de Rocío Carrasco

Imagen del documental de Rocío Carrasco / Telecinco

Se lee en minutos

Marta Altarriba

Veinticinco años después de su matrimonio con Antonio David, Rocío Carrasco ha roto sus largos años de silencio con la docuserie 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'. Una esperada entrega de ocho episodios en los que desgrana los motivos de la fragmentación de su familia, incluidos sus dos hijos, con los que hace años que no se habla.

 

MODELO Y PRESENTADORA

La hija de Rocío Jurado y Pedro Carrasco fue famosa desde el momento en el que llegó al mundo, el 29 de abril de 1977. Con 15 años cumplió su sueño de ser modelo, aunque pronto cambió la pasarela por los programas de televisión. Su mentora fue María Teresa Campos

REBELDE Y OBSTINADA

A los 17 años se encaró a su madre cuando le explicó el firme propósito de casarse con su novio, el guardia civil malagueño Antonio David Flores, al que había conocido el verano anterior en Chipiona. La decisión pilló por sorpresa a la folclórica, que se opuso al matrimonio. Ante la negativa, Rocío dejó Madrid y se fue a vivir con su novio a Argentona (Barcelona), donde Antonio David estaba destinado por entonces.


MATRIMONIO FUGAZ Y DOS HIJOS

La Jurado acabó claudicando cuando Rociíto le comunicó que estaba embarazada. La boda finalmente tuvo lugar el 31 de marzo de 1996 en la ermita de la finca Yerbabuena, en Sevilla. En octubre nació su primogénita, Rocío, y dos años después el menor, David.


LA MUERTE DE LOS PADRES

Los golpes más fuertes de su vida fueron los prematuros fallecimientos de sus padres, separados desde que ella tenía 12 años. Pedro Carrasco, exboxeador, casado con la peluquera Raquel Mosquera, moría de una parada cardio-respiratoria en 2001. Rocío Jurado, esposa del torero José Ortega Cano, cinco años después, en 2006, aquejada de un cáncer de páncreas. Su marcha supuso la ruptura definitiva con la familia al completo.


CERO CONTACTO CON SUS HERMANOS

Cuando su madre falleció, Rocío se alejó completamente de su entorno. Desde entonces, y hasta el día de hoy, no mantiene contacto ni con el viudo de su madre ni con sus dos hermanos, Gloria Camila y José Fernando. Tampoco los problemas mentales y de salud del joven–que ha tenido que ser ingresado en diversas ocasiones en un centro psiquiátrico y que llegó a ser detenido por robo– provocaron un acercamiento. 


HERENCIA MULTIMILLONARIA

En sus últimas voluntades, Rocío Jurado nombraba heredera universal a su hija mayor, Rociíto. Le legó los jugosos derechos artísticos de sus canciones, los bienes inmuebles (una finca en Chipiona, una en Miami y la mitad de otra que compró con Ortega Cano), así como una deslumbrante colección de joyas. Lo único que dejó a partes iguales para los hermanos fue la casa de La Moraleja. El desigual reparto de la herencia –como era de esperar– acabó de romper la familia. 


SEGUNDA (Y POLÉMICA) BODA

Poco después de separarse de Antonio David, Rocío comenzó a salir con el empresario Fidel Albiac, al que conoció en 1999, cuando aún estaba casada con Antonio David y él salía con una amiga de ella. La pareja se casó el 7 de septiembre de 2016, cuando llevaban ya 16 años juntos.

ACCIDENTE DE TRÁFICO

El 12 de febrero de 2000, la pareja sufrió un grave accidente de tráfico en el que Rocío se llevó la peor parte. Sufrió un traumatismo craneoencefálico y varias fracturas que la obligaron a pasar por quirófano en varias ocasiones. Fue dada de alta casi un mes después y aún tuvo que llevar un collarín durante un tiempo.

Noticias relacionadas

BATALLA EN LOS TRIBUNALES

Desde su separación, Rocío y Antonio David han tenido una constante lucha por los hijos en los tribunales y con cruce de acusaciones: él de infidelidad y ella por violencia de género, denuncia que fue archivada. El mazazo final llegó en 2012, cuando, después de una discusión, su hija Rocío se fue de casa para vivir con su padre. Desde entonces, ni se han visto ni han cruzado una palabra. Rocío tampoco mantiene relación con su hijo menor, David.


MUSEO FALLIDO Y MUSICAL

Hace algo más de un año, Rocío estrenó un musical dedicado al legado de su madre, 'Qué no daría yo por ser Rocío Jurado', dirigido por Fidel Albiac. Este proyecto ha sido más sencillo de llevar a cabo que el museo que se tenía que inaugurar en Chipiona y que le abrió otro frente familiar, este con su tío Amador Mohedano, y que 11 años después sigue en barbecho.