EL NUEVO HOLLYWOOD

¿Quién critica a la crítica? Hacia una mirada más amplia y menos sexista

Carey Mulligan, en una escena de ’Una joven prometedora’.

Carey Mulligan, en una escena de ’Una joven prometedora’.

  • La ópera prima de Emerald Fennell, ‘Una joven prometedora’, ha protagonizado una polémica a cuenta del sexismo que ha reavivado el debate sobre el papel cultural de la prensa cinematográfica.

  • El nuevo Hollywood: los 'nadies' toman (por fin) la alfombra de los Oscar

Se lee en minutos

Dicen las malas lenguas que la crítica cinematográfica ya no le importa a nadie; que la profesión se ha visto devaluada a causa de la precariedad laboral, y que tanto las redes sociales como los nuevos hábitos de consumo de películas han hecho que, para mucha gente, leer opiniones profesionales sobre ellas -igual que leer prensa en general- ya no sea necesario. Y, aunque quizá esos argumentos son válidos, lo cierto es que una crítica es precisamente el motivo de una de las grandes polémicas que Hollywood ha protagonizado en los últimos tiempos y que, en concreto, ha enfrentado a la actriz Carey Mulligan con la prestigiosa revista especializada ‘Variety’.

Mulligan protagoniza ‘Una joven prometedora’, que lleva meses acumulando premios -actualmente aspira a cinco Oscar-, y que se acaba de estrenar en España. Cuando escribió sobre ella para ‘Variety’, el veterano crítico Dennis Harvey dedicó elogios tanto a la película en general como al trabajo de la británica, aunque también dio a entender que, por su aspecto físico y su personalidad artística, quizá no era la actriz adecuada para encarnar un personaje al que el artículo definía como “mujer fatal”.

La polémica ha surgido cuando se está reevaluando cómo los periodistas, especialmente los hombres, escriben acerca de las mujeres

Meses después, en una entrevista con ‘The New York Times’, Mulligan lamentó que Harvey hubiera dicho de ella que “no era suficientemente atractiva” para el papel, y de inmediato las redes se llenaron de muestras de apoyo hacia ella y acusaciones de sexismo dirigidas contra ‘Variety’. Para salir al paso de ellas, la revista reaccionó de forma insólita: publicó una nota para pedir perdón a Mulligan y, de paso, desentenderse de las palabras de Harvey. La consecuente reacción del gremio de críticos fue tan airada como cabía esperar.

Mayor escrutinio físico

Si la polémica ha acabado elevada a la categoría de debate cultural no es tanto a causa del malentendido que la provocó (todo apunta a que Harvey no entendió ‘Una joven prometedora’ y Mulligan malinterpretó el texto de Harvey) como por haber surgido en un momento en el que los medios de comunicación están reevaluando cómo los periodistas, especialmente los de género masculino, escriben acerca de las mujeres. Y a ello sin duda ha contribuido la naturaleza misma de la película, que es una relectura para la era ‘pos-MeToo’ del tipo de películas de justicieros urbanos que Charles Bronson popularizó en los 80, y que al mismo tiempo denuncia tanto la protección social que los agresores sexuales reciben como la doble victimización que sufren las agredidas.

Sesgo de género

Según Marta Medina, que ejerce la crítica en ‘El Confidencial’, la polémica vuelve a dejar en evidencia cómo “a la mayor parte de las actrices, incluso cuando su papel no exige unos cánones de belleza inalcanzables para el común de las mortales, se las somete a un tipo de escrutinio físico que no afecta a los intérpretes masculinos”. Sin duda uno de los ejemplos más flagrantes de esa forma de discriminación lo encarna la biografía de Nicole Kidman que el analista David Thomson publicó en 2008, 300 páginas llenas de descripciones como “rojizo vello púbico”, “hermoso culo desnudo” y “un elegante cuerpo australiano que durante las escenas de sexo brilla como un faro”, entre muchas otras.

David Thomson publicó en 2008 una biografía de Nicole Kidman en la que hablaba de su “rojizo vello púbico” y su “hermoso culo desnudo”

“La crítica de cine históricamente ha pasado por los ojos de los hombres, como casi todo lo demás, y por eso se han normalizado muchos de los males que se siguen arrastrando en la escritura”, afirma Beatriz Martínez, miembro del plantel de críticos de este diario. “El cine retrata a hombres de forma más diversa y menos estereotipada que a las mujeres”, ahonda al respecto su homólogo en ‘El Mundo’, Luis Martínez. “Y la crítica debe dedicarse a acabar con esos estereotipos, en lugar de usarlos como instrumento de juicio”.

Noticias relacionadas

Pocas mujeres en el sector

Parte del problema en ese sentido, al menos en España, sin duda es la insuficiente presencia de mujeres entre los profesionales del sector. En algunos de los principales medios escritos, lamenta Medina, “o no ha habido mujeres haciendo crítica de forma estable o se las utiliza solo para escribir acerca de películas consideradas menores”. En todo caso, “las cosas están cambiando”, matiza, Andrea G. Bermejo, redactora-jefe de la revista ‘Cinemanía’. “Hay más mujeres que nunca dedicándose a la crítica, al igual que hay más directoras y más guionistas”.