El 'caso Rociíto'

Amador Mohedano, el 'tito' que hizo caja

Amador Mohedano, en el ojo del huracán.

Amador Mohedano, en el ojo del huracán. / Europa Press

Se lee en minutos

En la apertura de la fosa séptica de su vida, Rocío Carrasco señaló el pasado domingo, en la segunda entrega de la docuserie de Mediaset, a su 'tito' Amador, hermano y representante de La Más Grande, al que acusó de traidor por haber sacado tajada de la exclusiva de su boda y del posterior robado de la luna de miel en las Mauricio. "Sé que hablará mal de mí", había dicho Mohedano antes del estreno. "Me he comprado un sillón de masaje [...] y me lo estoy apuntando todo", aseguró una vez empezada la emisión.

Amador Mohedano (segunda fila, a la derecha), en la boda de su sobrina.

/ EFE

A raíz de aquel episodio nupcial, el vínculo se resintió. Pero el cisma llegó con la apertura del testamento de la Jurado en 2007. Rociíto quedaba como heredera universal de su patrimonio musical, aparte de joyas, un apartamento en Miami y la finca 'El Administrador', en Chipiona. A Amador le tocó una nave industrial y la mitad de la finca 'Los Naranjos', donde intentó sin éxito montar un centro de ocio y que acabaría vendiendo para enjugar las deudas. 

No era lo imaginado. Así que Mohedano y su entonces mujer, Rosa Benito, la que fuera peluquera de la de Chipiona, se lanzaron a facturar en la tele. Ya fuera aireando secretos íntimos en platós, o participando en 'Supervivientes'. Benito ganó la edición del 2011, tras la que ordeñó los beneficios del 'spin-off' de su separación; y él no pudo rechazar los 30.000 semanales de la edición del 2014.

Te puede interesar

Rosa Benito, a la derecha, cuando era colaboradora de 'Sálvame'.

/ Archivo

Al final, "en la ruina" y "viviendo de potajes", Amador acabó cogiendo el ariete contra su sobrina. Él, que nunca había tragado a Antonio David Flores, se alineó a la causa del exguardia civil y de la tropilla rosa que ha venido acusando a Rociíto de mala madre. "Alguien con mucha ambición la ha abducido", explicó el 'tito', refiriéndose a Fidel Albiac, la actual pareja de la Carrasco. ¿Desconocía el infierno de su sobrina cuando su propia hermana sabía lo necesario? ¿Negoció las fotos de aquella malograda boda? De momento, Amador niega todo con rotundidad, aunque puede que las réplicas sean la nueva veta a explotar.