NUEVA TENDENCIA

El fabuloso negocio del lujo de segunda mano

La industria prevé que el sector del vintage supere a la moda rápida en 2029

Margot Robbie, en la ceremonia de los Oscar del pasado febrero, con un vestido Chanel vintage.

Margot Robbie, en la ceremonia de los Oscar del pasado febrero, con un vestido Chanel vintage. / AMY SUSSMAN / AFP

6
Se lee en minutos
Noelia Sastre

"El futuro de la moda es circular: hacer, vender, revender. Nuestro objetivo es la sostenibilidad y la promoción de la economía circular en la industria del lujo". Con esta máxima presentan en la web TheRealReal sus colaboraciones con Stella McCartney, Burberry o Gucci. Y con la seguridad de que el mercado de segunda mano es ya la gran tendencia de esta industria, el negocio de la reventa en internet no deja de crecer y, con él, los números que lo demuestran: se espera que supere a la 'fast fashion' en 2029. 

Hasta el mundo editorial ha tomado nota: en octubre se presentó 'Display Copy', revista americana que no muestra ni una sola prenda nueva. "Y eso es porque no promocionamos nuevos productos, sino usados y reciclados. Aplaudimos el estilo personal frente a la tendencia, el vintage frente a la novedad", proclaman. "Queremos ayudar a diseñar el futuro circular de la moda y ofrecer la mejor inspiración para vestirnos sin seguir dañando el planeta". La portada de su primer número es toda una declaración de intenciones, con la modelo de tallas grandes Paloma Elsesser. Y aunque entre sus créditos están Helmut Lang o Balenciaga, las direcciones para saber dónde comprarlos no son las habituales, sino plataformas online como Etsy o eBay

"El reciclaje es el cambio más concreto que deja la pandemia en el mundo de la moda" 

"La idea es hacer deseable la ropa usada, porque creo que nada nuevo es sostenible", dice la directora, Brynn Heminway, cuyo proyecto llega en el momento perfecto. Después de años apostando por la novedad, el reciclaje es el cambio más concreto que deja la pandemia en el mundo de la moda. Un cambio real tras el debate sobre el camino hacia la sostenibilidad que se dio en esta industria la pasada primavera.

Y así las piezas 'pre-owned' o' pre-loved', como las han bautizado desde las apps de compraventa de lujo de segunda mano, triunfan entre una legión de consumidores que busca invertir en una buena prenda o un bolso de los que nunca pasan de moda, como el '2.55' de Chanel (creado por la diseñadora en 1955), el 'Birkin' y el 'Kelly' de Hermès (en honor a Jane Birkin y Grace Kelly), 'Lady Dior' (el favorito de Diana de Gales) o el 'Baguette' de Fendi (diseñado en 1997 como el primer 'it bag'). 

En nuestros armarios cuelgan 30.000 millones de euros en ropa que no utilizamos y otros 140 millones acaban en el vertedero cada año

Si en nuestros armarios cuelgan 30.000 millones de euros en ropa que no utilizamos y otros 140 millones acaban en el vertedero cada año, parece lógico que apps como estas vivan su mejor momento apostando por darle una segunda vida a los diseños.

Vestiaire Collective 

Líder en Europa. Nació en París en 2009 y hoy tiene oficinas en Londres, Berlín, Milán y Nueva York, con 30.000 novedades semanales, un catálogo de 600.000 productos y 10 millones de miembros que confían en su servicio de autentificación. Según su último informe junto a BCG, con entrevistas a 7.000 usuarios en España o Italia, la motivación del 70% de los compradores de lujo de segunda mano es la sostenibilidad. Se estima que el porcentaje de reventa de sus armarios será del 27% en 2023. El 85% quiere cambiar el consumo excesivo por las piezas de calidad. Y el 70% cuida mejor las prendas que ya tiene para alargar su vida. "Los clientes son conscientes del impacto del consumo. La pandemia ha acelerado los cambios y forzará a las marcas a repensar su modelo", afirma el CEO Max Bittner. 

Un modelo de la línea Upcycled by Miu Miu. 

/ ARCHIVO

Vide Dressing

También francesa nacida en 2009, propone comprar y vender piezas de lujo y otras más económicas para monetizar ambos polos de la moda, con unas 30.000 transacciones al mes. 

Rewind Vintage

"Un clásico siempre es un clásico, aunque cambie de manos", dicen desde esta app británica especializada en moda vintage de lujo desde 2010, con rarezas y la opción de personalizar los bolsos por su equipo de artistas según los deseos del cliente.

TheRealReal

"Somos la puerta de entrada al lujo más accessible para millennials y la generación Z", dicen desde la compañía de referencia en el sector, fundada en 2011 por Julie Wainwright con tanto éxito que cotiza en el índice Nasdaq y tiene tiendas físicas en Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Chicago. La idea surgió al visitar una 'consignment'. "Quise crear una experiencia de compra bonita, preservar el romanticismo de las marcas de lujo, asegurar la autenticidad y eliminar las barreras de las tiendas de depósito". Célebres son sus colaboraciones con grandes firmas como Burberry, Stella McCartney y Gucci.

ThredUP

Portal con sede en California famoso por la variedad de precios y sus informes anuales. "El de este año presenta dos mundos muy distintos: pre y poscovid", dice su presidente, Anthony Marino, añadiendo que el mercado de segunda mano llegará a los 64.000 millones de dólares en los próximos cinco años y crecerá un 69% entre 2020 y 2021, mientras la venta tradicional caerá un 15%. 

Noticias relacionadas

La cuarentena llevó a los consumidores a un frenesí de limpieza de armarios: un 50% más que el año anterior, batiendo el récord de visitas en su web en mayo. Además, en tiempos de incertidumbre económica, 4 de cada 5 de las 2.000 mujeres encuestadas comprarán moda de segunda mano; el 79% planea recortar su presupuesto durante los próximos 12 meses, y 2 de cada 3 están dispuestas a vender su ropa por primera vez. Teniendo en cuenta que muchos cambios han llegado para quedarse, el 88% de los consumidores que se han enganchado a la compraventa online seguirán practicándola.

Las grandes firmas exprimen el filón vintage

La sostenibilidad llama a la puerta de las grandes firmas, que ven una clarísima oportunidad de negocio si bucean en sus archivos, cierran trato con el socio adecuado para vender online y anuncian proyectos con la palabra vintage. Entre las últimas en subirse al carro del "lujo circular" están Gucci junto a TheRealReal o Upcycled by Miu Miu, 80 diseños numerados y creados con prendas de los años 30 a los 80 escogidas en mercados y tiendas vintage de todo el mundo. 

Levi’s Secondhand es el programa que permite a los clientes vender sus antiguos jeans para repararlos, reinventarlos y revenderlos, siguiendo el ejemplo de la pionera Patagonia con su Worn Wear Program, que anima a enviar la ropa usada para reciclar, o la francesa A.P.C., también interesada en el reciclaje.

Maison Margiela presentó en febrero Recicla Line, una colección realizada con piezas y tejidos que el equipo de John Galliano encuentra en tiendas de segunda mano. Stella McCartney, una de las voces más autorizadas en esto de la moda y la sostenibilidad, ha creado un plan para resucitar diseños realizados pero nunca llevados a producción, olvidados en los almacenes. Con algunos cambios y notas manuscritas en las etiquetas, se ofrecerán como piezas casi de alta costura. 

También revisitará sus diseños más populares, como hizo Michael Kors la pasada temporada al incluir una capa y un vestido de los 90. Hasta los grandes almacenes Selfridges tienen programas de segunda mano: uno con Vestiaire Collective, otro llamado Project Earth que permite desde comprar un vestido pre-loved hasta vender a cambio de crédito en la tienda.