23 oct 2020

Ir a contenido
La segunda vida de Harry Styles

La segunda vida de Harry Styles

El excomponente de One Direction ha iniciado una carrera prometedora como actor y modelo

Abel Cobos

"Este vídeo está dedicado a tocarse". Así empieza el vídeo de 'Watermelon Sugar', el último 'single' de Harry Styles y su primer número 1 en Estados Unidos. Camuflado de oda a todo lo que hemos perdido en la nueva normalidad, el exmiembro de One Direction presentaba un resumen de cómo se ve como artista: moda, estética, diversión y, sobre todo, amor a los clásicos, una filosofía que no se refleja solo en su música, también en sus incursiones en la moda y el cine, igual de prolíficas que su currículum como cantante.

Harry Styles, primero por la derecha, en su etapa en One Direction. / VALERIE MACON (AFP)

Lo principal para entender al artista en todas sus facetas es que tiene muy bien aprendidos sus referentes: Mick Jagger, Elton John... Y, sin ir más lejos, para su último sencillo se inspiró en la novela 'In Watermelon Sugar' de Richard Brautigan y en el funk de los 60.

 

Proyectos

Se siente cómodo recreándose en el pasado, lo demuestran sus papeles cinematográficos. Por ejemplo, aparecerá en el drama de época 'Don’t Worry Darling', de Olivia Wilde (directora de la excelente 'Booksmart'), junto a Dakota Johnson y Florence Pugh, un papel que consiguió, según el medio 'Deadline', tras dejar impresionados a los directivos de Warner Bros con su rol en 'Dunkerque', de Christopher Nolan, de nuevo, una película histórica. Además, podría aparecer en 'My Policeman', un filme LGTBI ambientado en los 50 donde él haría de homosexual, aunque todavía está en negociaciones con los promotores de la cinta, según informan diversos medios estadounidenses.

 

Clasicismo

Su sentido de la moda también predica este clasicismo. Y es, gracias a esto, que se ha convertido en una de las caras visibles de la marca Gucci de Alessandro Michele, el director creativo que no se considera como tal, sino arqueólogo-historiador de la ropa. Ambos, con una visión 'avantgarde' del mundo –resistiéndose a matar al padre de la moda, y actualizándolo–, se toparon en el 2018, y formaron una perfecta simbiosis que queda reflejada en la portada de su último trabajo, 'Fine Line', álbum que incluye 'Watermelon Sugar', en la que aparece retratado por Tim Walker, el joven y famoso fotógrafo de 'Vogue', vestido con una camisa rosa y un pantalón blanco de Gucci. Una portada que supera los límites de lo musical y se acerca más a la moda de revista que a la estética de discográfica. 

'Fine Line' es solo una de las muchas incursiones que ha hecho en el mundo de la moda (eso sí, todas de la mano de Gucci). Ha pasado por portadas de revistas y por campañas de nuevas colecciones. Sin embargo, una de las colaboraciones más importantes con la marca fue el 'look' que llevó a la MET Gala del 2019: una blusa negra con transparencias, sencilla, pero cargada de potencia y representación de quién es él como artista. 

Harry Styles en la MET Gala del 2019. / MARIO ANZUONI (REUTERS)

Styles, aunque intenta mantener este lado serio y erudito, no olvida pasárselo bien. Precisamente, esta combinación entre ambos mundos quedó reflejada en la citada gala, demostrando que no se toma demasiado en serio. Ni a él, ni a las expectativas de género. Con esa blusa con una estética "femenina", por supuesto, entre comillas, demostraba este espíritu juguetón y hasta rebelde que roza lo andrógino y que se burla de las reglas estéticas a las que "tendría que adaptarse como hombre", de nuevo, entre comillas.

Es, al fin y al cabo, una forma de abrazar su propia feminidad, un proceso que la mayoría de estrellas 'teen' contemporáneas suele rechazar, prefiriendo 'performar' una hipermasculinidad que compense sus primeros años prepúberes en el estrellato y las "dudas" sobre su sexualidad en los tabloides. De hecho, es el único de sus excompañeros de One Direction o artistas 'teen mainstream' de su generación (como Justin Bieber) que puede presumir de ello. 

‘Mocator’

La combinación de todas estas facetas le han permitido construir una vida más allá de la música y convertirse en, como diría el grupo Ojete Calor, 'Mocatriz': modelo, cantante y actriz (actor, en su caso). Porque sí, a pesar de llevar 10 años bajo los focos, a penas lleva tres descubriendo su camino él solo, por lo que todavía le queda mucho por demostrar, y no solo en el mundo de la moda y la actuación, más recientes en su currículum, sino también en lo musical. Tiene muchísimo potencial. Podríamos estar ante un nuevo icono generacional.