UN COMPLEMENTO EN AUGE

Los turbantes causan furor

No solo los usan famosas y 'royals', también se los encasquetan novias, invitadas y modernas

Los turbantes causan furor
5
Se lee en minutos
Laia Zieger

Beyoncé es mucha Beyoncé. Lo que dice, hace o luce puede hacer temblar vertiginosamente los índices de ventas de un modelito o un accesorio. Por eso, cuando en el año 2016 se marcó un tremendo golpe de 'marketing' con el lanzamiento sorpresa de lo que muchos describen como su obra maestra, 'Lemonade', un disco que habla sin tapujos de las infidelidades de su marido, el rapero Jay-Z, los estilismos que lucía en fotos y videoclips promocionales fueron examinados con lupa en busca de cualquier mensaje subliminal.

La apuesta en aquel entonces de Queen B –como la conocen sus fans– por lucir turbante, interpretado como una marca de poderío por el porte que otorga (la cabeza bien alta), sentó un precedente: la vuelta de este complemento al primer plano tras años relegado a las cajoneras de complementos 'demodés'.

De Holllywood a la corte

Desde entonces, Beyoncé se ha paseado por el mundo con un sinfín de estos complementos, demostrando a menudo una  predilección por los de inspiración afrocaribeña (reconocible por su prominente nudo en la parte frontal). Su hermana y compañera de oficio, Solange Knowles, también recurre de forma habitual a este accesorio para sus 'looks' de calle y de escenario, en su gran mayoría elaborados con telas wax, los tradicionales estampados africanos. Los observadores de moda interpretan la apuesta de las hermanas como una clara reivindicación de sus orígenes y de sororidad (recordemos que a Beyoncé se le debe el famoso grito de «Girls run the world»). 

El turbante es un emblema del feminismo y de las luchas contra las discriminaciones raciales que se empezó a usar durante el movimiento por los derechos civiles en EEUU en los 60.

Una interminable lista de rostros famosos del papel cuché se han sumado a esta tendencia en los últimos años. Desde 'royals' a estrellas de Hollywood practican el 'no-sin-mi-turbante'. Eso sí, cada una va con su modelo fetiche, que suele reafirmar su estilo personal. Porque, para gustos, los turbantes. Pueden ser lisos o con estampados, con detalles como 'paillettes' o de pedrería, 'vintage', con abertura abanico o de estilo diadema, chic, románticos, exóticos, reivindicativos o con origen étnico, por ejemplo.

Bandana, retro, clásicos...

Mientras la actriz Eva Mendes es una habitual de los turbantes de estilo bandana, Jennifer López suele adornar su cabeza a lo pirata, con pañuelos de firmas de lujo que testifican su poder adquisitivo como es costumbre entre los magnates del hip hop; Rihanna, Lupita Nyong’o y Alicia Keys suelen decantarse por tocados caribeños coloridos; Amal Clooney lleva turbantes sofisticados y clásicos; Alessandra Ambrosio, fiel a su estilo 'hippy chic', luce a menudo pañuelos coloridos para completar su look; Taylor Swift apuesta por los de línea retro, y Lady Gaga impactó con un divino estilo 'vintage' con un turbante de terciopelo azul que recuperaba el estilo de las divas de Hollywood de los años 50.

La jequesa Mozah bint Nasser de Catar, una de las mujeres más elegantes del planeta. / AP

Pero si hay un rostro 'celeb' que luce como nadie los turbantes, esa es la carismática reina Máxima de Holanda. Entre sus favoritos en la materia esta el conocido como 'Jackie', elegante y minimal. De una real a otra. Victoria Federica, la hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, que muchos se empeñan en posicionar como la nueva 'it girl' nacional, también se ha paseado por la Feria de Abril de Sevilla con un turbante diadema de color rosa pálido, mucho más juvenil y moderno que la folclórica mantilla que lució en su primer acto oficial en la plaza de toros de la Real Maestranza.

Kate Moss, estelar en la gala del MET del 2009, cuando apareció con un turbante metalizado de seda. / EVAN AGOSTINI (AP)

Las precursoras

Pero lo de adornar el pelo con turbantes no es cosa nueva del todo. Grandes divas de la historia de las artes y la nobleza son las auténticas responsables de que este accesorio pasara de ser un complemento cultural o religioso propio de ciertas comunidades del continente africano, americano o asiático (las vueltas, formas y posición de los nudos de los turbantes tienen varios significados y pueden indicar desde una condición social hasta un estado civil o una fecha señalada) a un auténtico 'fashion must'.

Grace Kelly lucía el turbante casquete como nadie.

Firmas de lujo
como Fendi,
Louis Vuitton,
Marc Jacobs y
Gucci han
integrado esta
pieza en sus
colecciones

Hablamos de Coco Chanel, que solía cubrirse la cabeza con un discreto modelo negro de una vuelta; Grace Kelly, que lucía el turbante casquete como nadie; Brigitte Bardot, fan del básico diadema o, incluso, Audrey Hepburn, Jacqueline Kennedy, Joan Collins…

Otros iconos de la moda que han hecho del turbante una auténtica seña de identidad en un pasado más reciente son, entre otras, la malograda Amy Winehouse, fiel a los pañuelos anudados en su maxi moño como una de las claves de su estilo; Kate Moss, estelar en la gala del MET del 2009, cuando se plantó junto al diseñador Marc Jacobs coronada con un turbante metalizado de seda; Sarah Jessica Parker, con el casco arcoíris rollo disco que lució en la segunda entrega de 'Sexo en Nueva York'; la jequesa Mozah bint Nasser de Catar, una de las mujeres más elegantes del planeta y que cuenta con una impresionante colección de turbantes casquetes de los mejores diseñadores de moda... Pero, el duelo de turbantes no solo está en la alfombra roja.

Brigitte Bardot, fan del básico diadema.

Las marcas

Firmas de lujo como Fendi, Louis Vuitton, Stella McCartney, Missoni, Marc Jacobs, Gucci o Ágatha Ruiz de la Prada han integrado esta pieza en sus colecciones más recientes. Como siempre, las casas de moda accesible se hicieron eco de esta tendencia creando turbantes para las cabezas despojadas de sangre azul.

Entre el común de los mortales, su versión más popular es, sin duda, el formato diadema por su facilidad a la hora de lucirlo y combinarlo. Perfecto para quienes adoptan el estilo boho, ha sido un 'must' en los festivales musicales más 'cool' como Coachella.

Noticias relacionadas

Ahora dicen los expertos que la tendencia también está en incluir el turbante en el 'look' nupcial. Tan solo hay que echar un vistazo a Instagram con el hashtag #Bridalturban para comprobar esta 'trend alert'. Sí, una vez más, Beyoncé tenía razón.