23 nov 2020

Ir a contenido

Cosas que te suelen pasar en el cine si eres mujer

NÚRIA MARRÓN

Cosas que te suelen pasar en el cine si eres mujer

NO TIENES AMIGAS

De entrada porque, aunque las mujeres suponen la mitad de la población, en el cine parecen haber sufrido un silencioso exterminio. Y así, convendrán, no es fácil hacer amistades. Además, a menudo los guionistas adolecen de una preocupante pereza para imaginar las relaciones femeninas más allá de la pelea en el barro. «La ficción te enseña que debes odiar al resto de mujeres, por competencia -dispara la periodista Lucía Lijtmaer en 'Yo también soy una chica lista'-. Nunca estarás segura mientras exista alguna mujer en algún lugar. Aterrador, ¿eh?». Así, repasa la crítica cultural, es posible que la que podría ser tu amiga se dedique a conspirar para quedarse con tu vida, tu trabajo, tu hijo y, sobre todo, tu pareja. Si 'la otra' está lo bastante perturbada, igual incluso es posible que se lo quiera quedar TODO y que, como en 'Atracción fatal', al volver a casa te encuentres el conejo de tu hijo hirviendo en una cacerola.

TE AGREDE UN PERTURBADO

Lamentablemente, la violencia machista no está circunscrita al cine. Cada año 66.000 mujeres son asesinadas en todo el mundo y más de nueve millones de europeas han sufrido a lo largo de su vida una violación. Sin embargo, si eres mujer en el cine, lo más seguro es que te ataquen de forma violenta en un callejón oscuro, cuando el 90% de las agresiones se dan en espacios de confianza, y que seas víctima de un psicópata o un perturbado, obviando la cultura patriarcal, la misoginia y las relaciones de poder y dominación que laten bajo la violencia machista. Por no hablar de la estadística, que apunta a que solo el 5% de los agresores acusan problemas mentales. Para redondear la miseria, también es posible que tu asesinato o violación sirva para hacer avanzar la historia y/o provocar reacciones en el héroe. Es más: si sufres un ataque sexual en el cine, incluso podrías estar de enhorabuena, porque tienes muchas probabilidades de disfrutar con la experiencia, como les pasa a las protagonistas de las laureadas 'Elle' y 'I'm not Madame Bovary'.

TE HACEN 'MANSPLAINING'

Desde ‘Pigmalión y ‘Mair fair Lady’ hasta  ‘Poderosa Afrodita’, un tic en directores y guionistas es fantasear con un hombre (normalmente maduro) que instruye a una mujer (mejor si es joven, mona y poco leída). Incluso cuando Emma Stone suelta que odia el jazz en ‘La la land’, debe aguantar cómo Ryan Gosling le dice que está equivocada y se empeña en llevarla cada noche a un club donde parlotea y parlotea hasta el agotamiento final. 

TE RESCATARÁN

Y seguramente lo harán en la escena final, cuando tú ya te habías resignado a llevar una vida gris y sin amor. Ahí están, si no, ‘Oficial y caballero’, ‘Admiradora secreta’, ‘Pretty woman’ o cualquier trama con príncipe azul, ese personaje que sale de palacio con la inquietante seguridad de que puede besar (o salvar) a quien quiera porque, al fin y al cabo, las mujeres se tiran de los pelos para estar con él.

TE LLAMARÁN 'LOLITA'

Si aún no has cumplido los 15 y te has librado de  aparecer descuartizada en una bolsa de plástico, es posible que el guionista te haya reservado el papel de lolita, esa nínfula de gesto ansioso que arroja un puñado de preguntas cuando menos inquietantes: ¿por qué nunca sabemos qué piensa ella? ¿En qué medida el juego de seducción empieza y acaba en los ojos que la miran? Y, sobre todo: ¿por qué el personaje masculino suele aparecer como la víctima?

DESAPARECERÁS JOVEN

Si has logrado llegar a la vida adulta, ¡enhorabuena!, dependiendo de tu físico –y siempre que no superes la talla 36– podrás hacer de heroína pizpireta y encantadora o de bomba sexual hasta que el desfiladero de la edad te lleve a ejercer de madre sufriente, fiscal del distrito o... a padecer cáncer de mama. ¿Sabían que, en la mitad de las películas, Emma Stone, Jennifer Lawrence y Scarlett Johansson han sido emparejadas con actores 15 años mayores que ellas, cuando esa diferencia de edad solo se da en el 1,6% de las parejas reales? Sí, cuando una actriz llega a los 45, sabe que en su pantalla está a punto de aparecer el término ‘game over’.