29 oct 2020

Ir a contenido

INTÉRPRETES METIDAS A PRODUCTORAS

Ellas 'mandan' en las series

Juan Manuel Freire

Ellas 'mandan' en las series

LAURA RAUCH

Conseguir un buen papel protagonista femenino puede ser, en Hollywood, misión imposible u odisea en el espacio, sobre todo una vez se han cumplido los 40 años. Se diría que un Oscar facilita las cosas, pero ni siquiera así: véanse las carreras recientes, bastante irregulares, de Halle Berry o Hilary Swank

En Hollywood, la discriminación empieza desde abajo. En una entrevista reciente con 'The Hollywood Reporter', la actriz y desde hace un tiempo también productora Reese Witherspoon declaraba: «Me gustaría que más personas ficharan a chicas de 19 y 20 años como becarias en rodajes y compañías de producción. Es todo como una burbuja».

Las chicas de 19 y 20 años quizá no se lo puedan permitir, menos todavía si vienen de familias modestas. Pero figuras asentadas como la propia Reese Witherspoon, Nicole Kidman Julia Roberts han advertido de que una buena forma de tener buenos papeles es producírselos una misma. En cine, pero también en televisión. 

EXPERIENCIA FEMENINA

Plataformas como HBO, Amazon o Netflix son casi más exigentes con su producto que algunos grandes estudios, y su accesibilidad y alcance son atractivos: más gente podrá consumir, más fácilmente, las historias que estas actrices-productoras quieren contar, a menudo sobre la experiencia femenina. 

Lo queramos admitir o no, el machismo sigue campando a sus anchas: solo así se puede entender que una serie como Big little lies”(producida por Witherspoon y Kidman) haya sido percibida en muchos casos como un culebrón solo por el hecho de tener a mujeres en el centro. Queda mucho por cambiar. Estos seis nombres quieren ayudar. 

CHARLIZE THERON

'GIRLBOSS' / 'MINDHUNTER'

La gloriosa Furiosa de 'Mad Max: Furia en la carretera' produce regularmente cine y televisión desde finales de la década pasada. Por ahora no ha tenido demasiado éxito con estos proyectos personales: 'Sonámbulo', 'Lejos de la tierra quemada' o 'Lugares oscuros' no cuentan entre lo más popular de su filmografía. Pero la racha podría cambiar con 'Mindhunter', serie criminal de Netfix producida con el célebre director David Fincher, quien firmará algunos episodios. Situada a finales de los años 70, se centra en un dúo de investigadores del FBI de asesinos en serie. Charlize Theron no actúa, pero sí las notables Anna Torv y Hannah Gross. Hasta su llegada (en octubre), se puede disfrutar, también en Netflix, de 'Girlboss', comedia sobre la emprendedora de la moda Sophia Amoruso también producida por Theron.

SELENA GÓMEZ

'POR TRECE RAZONES'

Nicole Kidman prepara, también con HBO, pero quizá en forma de película, una adaptación de 'Reconstructing Amelia', la novela de Kimberly McCreight sobre una madre que trata de descubrir por qué se suicidó su hija. El argumento retrotrae a 'Por trece razones', la serie viral de la temporada, drama adictivo sobre el suicidio de una joven y el descubrimiento de sus motivos a través de las cintas que dejó grabadas. En los créditos encontramos como productora a la actriz y cantante Selena Gómez, quien cedió el protagonismo a Katherine Langford. Según ella, el motivo era que el libro tenía un gran culto alrededor y eso le imponía. Por otro lado, pasados unos años desde iniciado el proyecto, quizá ya era algo mayor (y demasiado popular) para el papel.

JULIA ROBERTS

'TODAY WILL BE DIFFERENT'

Cuando incluso Emma Stone, recién salida de su popular papel en 'La La Land', rueda una serie ('Maniac'), es que los límites entre cine y televisión se han desdibujado del todo. También resulta significativo que alguien como Julia Roberts, vista en televisión de forma muy aislada y anecdótica, nunca como protagonista, se decida a tener la suya propia: 'Today will be different', que producirá con Red Om, compañía compartida entre ella, su hermana Lisa Roberts Gillan y Marisa Yeres Gill. La serie se desarrolla a lo largo del día en que Eleanor Flood (el personaje de Roberts) decide poner solución por fin a un puñado de pequeños problemas muy ligeros de uno en uno, pero muy pesados cuando se juntan.

NAOMI WATTS

'GYPSY'

Netflix será también la plataforma de 'Gypsy', 'thriller' psicológico protagonizado y producido por Naomi Watts. Los dos primeros capítulos estarán dirigidos por una mujer, Sam Taylor-Johnson, autora de 'Cincuenta sombras de Grey'. El personaje de Watts, creado por una mujer, Lisa Rubin, es una terapeuta que empieza a traspasar límites y desarrollar lazos que no debería con el entorno de sus pacientes. Quienes añoren 'En terapia' podrían tener aquí su placebo. Antes de ser propulsada por David Lynch en 'Mulholland Drive' (en principio, el piloto de una serie), Watts había pasado por algunas series, tanto en su natal Australia ('Home and away') como Estados Unidos (la efímera 'Sonámbulos', sobre un grupo de investigadores del sueño).

NICOLE KIDMAN

'BIG LITTLE LIES'

También productora de 'Big little lies', Nicole Kidman comparte una compañía, Blossom Films, con Per Saari. Su primer proyecto fue 'Los secretos del corazón', al que siguieron otros títulos con Kidman en el reparto como 'Bajo amenaza' y 'La familia Fang'. Según declaró recientemente en 'The New York Times', producir le ha permitido reorientar su carrera, «poder encontrar cosas que no me estaban ofreciendo, que no habría tenido oportunidad de hacer». Después de 'Big little lies', producirá otra serie basada en una novela de Liane Moriarty, 'Truly madly guilty', y 'The expatriates', basada en la exitosa novela (aquí inédita) de Janice Y. K. Lee sobre tres mujeres estadounidenses viviendo en un Hong Kong en plena gentrificación.

REESE WITHERSPOON

'BIG LITTLE LIES'

Primero con Type A Productions y, desde 2012, Pacific Standard (cocreada con Bruna Papandrea, con quien ya no está), Reese Witherspoon lleva ya unos años buscándose  roles que no consistan en ser esposa estática de nadie. Su personaje en 'Big little lies', uno de los éxitos televisivos del año, es una esposa, pero hiperactiva, compleja y contradictoria. No solo quiere tener buenos papeles, sino también poder ofrecérselos a otras. De hecho, 'Big little lies', proyecto impulsado por ella, ha sido una especie de 'comeback' para Nicole Kidman. También ha levantado la carrera de Shailene Woodley tras la decepción de la saga 'Divergente'. Y su generosidad se amplía al campo de las escritoras: cuando compra derechos, suele ser de libros escritos por ellas.