ENTREVISTA CON LA ALCALDESA DE BARCELONA

Un año de 'colauismo', según Colau

La líder de Barcelona en Comú no pone fecha al tranvía e insta dejar de lado los "debates partidistas"

Considera que la venta ilegal en la calle "no se puede tolerar" y defiende un turismo "diversificado"

Entrevista con Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. / FERRAN SENDRA / VÍDEO: MÒNICA TUDELA

3
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

En los 12 meses que Ada Colau lleva al frente de la ciudad, el equipo de gobierno ha apostado por la unión del tranvía por la Diagonal, por el que la oposición la acusó de no escucharla, ha decidido avanzar dinero a la Generalitat para que el metro llegue a la Zona Franca, se ha propuesto poner límites al turismo y ha fomentado la participación como una constante.

MOVILIDAD. LA DIAGONAL

–¿Podremos ir en tranvía por la Diagonal? ¿Cuándo? 

–Hemos demostrado desde el primer día que haremos lo máximo para avanzar en este mandato hacia la conexión del tranvía por la Diagonal. Pero no podemos hacerlo solos. Pese a ser nuevos y entrar en año electoral hemos conseguidos uno de los mejores acuerdos institucionales que se han visto en esta ciudad en los últimos tiempos. Nos hemos puesto de acuerdo con dos presidentes de la Generalitat. Primero con Artur Mas y luego con Carles Puigdemont. Es un paso importantísimo. Hemos hecho los estudios técnicos. Ahora toca seguir trabajando desde el consenso y con criterios técnicos. Pedimos que no haya discusiones partidistas. Planteamos la conexión porque pensamos que será un salto adelante en la movilidad de la ciudad y la metropolitana: conectará a nueve municipios, es de sentido común. Eso multiplicará la movilidad sostenible en la ciudad y permitirá reducir el vehículo privado, el principal contaminante de la ciudad. No me atrevo a precisar una fecha.

ACTIVIDAD ECONÓMICA. ALTERNATIVAS

–El turismo es una de sus preocupaciones. ¿Si lo reducimos, cómo llenar el agujero económico que deje? 

–Nosotros sí queremos turismo. Aquí hay un equívoco. Queremos un turismo ordenado, repartido en la ciudad metropolitana, sostenible, amable con visitantes y vecinos. Queremos debatir sobre el turismo, cosa que no se había hecho, es uno de los grandes cambios que traemos. Vimos que había falta de modelo, de debate democrático y de liderazgo público. Hablar de modelo turístico es hablar de modelo de ciudad. Es increíble que siendo una actividad económica de primer orden no hubiera debate. Decimos que hay que hacerlo sostenible, evitar una burbuja por el crecimiento descontrolado. Hay que poner orden, no revertir el turismo. Eso pasa por hacer un estudio riguroso del conjunto de la ciudad: ahora ya sabemos dónde se puede crecer y dónde no. Trabajamos para diversificar: la historia ha demostrado que el monocultivo es malo.

EL CONFLICTO DE LOS MANTEROS. LA SOLUCIÓN

–¿El conflicto de los manteros tiene solución a corto o medio plazo? 

–El fenómeno de la venta ambulante ilegal es complejo, supera a Barcelona y tiene que ver con un colectivo muchos de cuyos miembros sufren exclusión por una ley de extranjería que no compartimos pero que no depende de nosotros. El ayuntamiento está trabajando para garantizar derechos, el empadronamiento, y asociado a este acceso a los servicios básicos. Estas personas piden derecho al trabajo para salir adelante. Eso no legitima que haya venta ilegal en la calle, porque el ayuntamiento tiene que pensar en los derechos de todos, de los comerciantes, los peatones. No se puede tolerar la venta ilegal de productos ilegales. Hemos mantenido la política de control del espacio público con la Guardia Urbana y diciendo a otras administraciones que deben corresponsabilizarse: el tema de la venta ambulante corresponde a la Generalitat. Hemos creado un grupo estable con los Mossos para que se intervenga más en origen, donde está el tráfico de mercancías. La resolución tiene que ser social. 

PARTICIPACIÓN. LA NUEVA NORMA

Noticias relacionadas

–Ahora, todo va acompañado de un proceso de participación, pero, por ejemplo, el del PAM no es vinculante. ¿No es a veces una participación aparente? 

–Desde el primer día dijimos que queríamos trabajar para que hubiera más participación pero también mejor. Hemos sido claros en qué hay distintos procesos. Puedes hacer una consulta puntual en un barrio o de ciudad si hay demanda, no hay que hacer consultas por qué sí. Puedes hacer un proceso de coproducción de política pública, en el que los actores habituales de un tema concreto acompañen el proceso de elaboración de la política. Sería una participación cualitativa, no indiscriminada o masiva. En el tema del PAM, desde el primer momento se dijo que era una participación no vinculante, sino para fomentar el debate en la ciudad sobre sus prioridades y los objetivos de este mandato. ¿Es un proceso perfecto? No. Que no sea vinculante no significa que no lo tengamos en cuenta.