Algo más que curvas

Si se vende deporte femenino, se vende el cuerpo. En un mundo de hombres, las árbitras están obligadas a demostrar cada domingo que son algo más que la foto pintoresca de la jornada y las curvas entre las diagonales del campo.

Ana Paula Oliveira, en la portada de ’Playboy’.

Ana Paula Oliveira, en la portada de ’Playboy’.

2
Se lee en minutos
EVA MELÚS

Bibiana Steinhaus, la única mujer en el fútbol profesional alemán, es una figura respetada y uno de los grandes referentes del arbitraje femenino. Hija de colegiados y comisaria de policía en la Baja Sajonia, dirige partidos en la Bundesliga (masculina) desde la temporada 2007-08 y también en la femenina.

Sin embargo, al buscar su nombre en Google, lo primero que suele aparecer son los videos sobre dos tocamientos accidentales de su busto en partidos. Es viral desde el 2010 el roce de Peter Niemeyer (del Hertha) -al que por cierto, Steinhaus reaccionó con bastante naturalidad. Y también está en el 'top ten' de la red el toque de André Mijatovic en el 2013, que en la refriega del partido seguramente no percibieron ni uno ni la otra. Las reacciones de los internautas a estos vídeos son para enmarcar.

Menos visto, pero también, es el momento estelar en que un jugador se bajó los pantalones ante Steinhaus, cuarta árbitro en ese partido, durante la reglamentaria revisión de las botas previa a la entrada al campo. Y también, la bronca de Pep Guardiola de hace un año, que en un arranque la agarró por los hombros para discutirle una decisión.

CASTIGO EJEMPLAR

Por cierto, Steinhaus ha tenido que escuchar perlas como las de que «las mujeres no tienen lugar en el fútbol de los hombres». Ocurrió el pasado diciembre y Kerem Demirbay, el jugador que intentó dar tal baño de realidad a la colegiada alemana, fue castigado por su club, el Fortuna Dusseldorf, a oficiar un partido de niñas.

Steinhaus ha salido bastante airosa de la curiosidad e incluso el morbo que despierta por ser una mujer en un mundo de hombres.

En el otro extremo, está la atractiva árbitra brasileña Ana Paula Oliveira, que se convirtió en la 'chica mala' de las colegiadas en el 2007, cuando la FIFA la suspendió para arbitrar partidos internacionales por haber posado desnuda para 'Playboy'.

Oliveira, hija de árbitro como Steinhaus y una figura en su país, había sido discutida unos meses antes por la polémica anulación de dos goles que dejaron fuera de la Copa de Brasil al Botafogo. Curiosamente, este equipo había accedido a la semifinal por otro posible error arbitral, menos comentado. Sin embargo, su suspensión fue causada abiertamente por el desnudo. «Está más preocupada por la visibilidad que por su trabajo», argumentaron desde la Confederación Brasileña de Fútbol.

Oliveira debutó internacionalmente en los Juegos Olímpicos del 2004. Después de su desnudo, fue bautizada como «la árbitra más sexi del mundo», pero actualmente dirige sus pasos hacia la tele.

Noticias relacionadas

Fernanda Colombo le ha sucedido en el papel de árbitra atractiva y con proyección. Por cierto, hace unos meses, después de una decisión de la colegiada que resultó polémica, el entrenador Marcelo Oliveira la mandó a posar desnuda en una revista, en clara alusión a su predecesora.

PORTADAS PICANTES

El desnudo de Oliveira fue muy comentado por tratarse de una árbitra de primera línea. Sin embargo, también alimentan las portadas otras árbitras que parecen más interesadas en las pasarelas que en los campos de fútbol. En Italia, muchos aficionados al fútbol saben quiénes son Elena Tambini y Claudia Romani, que ya han posado de corto, muy corto, y con silbato en boca. Aunque no todos conocen a otra compatriota, Elena Cini, una exatleta convertida en árbitro que pasará a la historia como primera mujer que ha actuado como asistente en un partido de Liga de Campeones. Y tampoco es demasiado famosa la suiza Nicole Petignat, la primera mujer que ha arbitrado un partido internacional masculino, de la UEFA.