LOS VAIVENES DE LA LENGUA

En peligro de extinción

Breve diccionario de palabras castellanas en desuso

Se lee en minutos
JUAN FERNÁNDEZ

ADEFESIO.

Según el Diccionario de la RAE, describe a una persona o cosa ridícula, extravagante o muy fea. También significa despropósito y disparate.

ALMAZUELA.

En la artesanía textil, es la pieza tejida que se obtiene a partir de la unión de varios fragmentos de otras telas. El término ha sido sustituido en la actualidad por la expresión inglesa 'patchwork'.

ALLENDE.

De la parte de allá, al otro lado, además de, fuera de, según el Diccionario de la RAE.

CACHIVACHE.

El Diccionario de María Moliner lo define como: «Cosa llamada así despectivamente o porque no se sabe qué nombre darle».

CÓRCHOLIS.

Interjección eufemística usada para evitar decir la exclamación ¡caramba! u otras palabras más fuertes, como tacos o palabrotas. La Academia lo registró por primera vez en 1956.

CORREVEIDILE. 

Según el Diccionario de la RAE, sirve par describir a «una persona que lleva y trae cuentos y chismes». Fue incorporado por la Academia en 1869.

CUCHIPANDA.

La RAE le da la misma definición que le dio cuando la incorporó en 1884: «Comida que toman juntas y regocijadamente varias personas». En la edición manual del Diccionario de 1989 la define como: «Reunión que forman varias personas para comer y divertirse».

CHIPÉN.

Extraordinario, fuera de lo común. Palabra del caló que hablan los gitanos españoles.

ENTELEQUIA.

Cosa irreal. Cosa, persona o situación perfecta e ideal que solo existe en la imaginación.

FETÉN.

Bueno, estupendo, excelente, sincero, auténtico, verdadero, evidente. Entró en el Diccionario, en 1984, pero en la Academia hay registros de su uso datados en 1932. Es una palabra tomada del caló.

FLORIPONDIO.

Flor grande que suele figurar en adornos de mal gusto. Se suele usar con tono despectivo. También es un arbusto de Perú.

LECHUGUINO.

Muchacho imberbe que se mete a galantear aparentando ser hombre hecho. Persona joven que se compone mucho y sigue rigurosamente la moda.

MAGNETÓFONO.

Ejemplo de palabra en desuso por desaparición del objeto que denomina. La Academia lo define como: «Aparato que sirve para grabar sonidos en un soporte electromagnético y para reproducirlos». Entró en el Diccionario en 1984 y proviene del nombre de la marca alemana 'Magnetophon'.

MELIFLUO.

Que tiene miel o es parecido a ella en sus propiedades. Dulce, suave, delicado y tierno en el trato o en la manera de hablar.

NIQUI. 

El Diccionario de la RAE lo define como: «Polo, prenda de punto». Se empezó a usar a raíz del estreno de la película Llamar a cualquier puerta (1949), protagonizada por Humphrey Bogart, en la que uno de los protagonistas, llamado Nicky, solía ir en camiseta.

PAPARRUCHA.

Noticia falsa y desatinada de un suceso, esparcida entre el vulgo. Tontería, estupidez, cosa insustancial, según la RAE.

PICAFLOR.

Frívolo, inconstante. Referido a un hombre enamoradizo y galanteador. También denomina al pájaro colibrí.

PLUMIER.

Caja o estuche para guardar plumas, lápices, etc. Palabra francesa incorporada en 1985.

POCHOLO.

Bonito, atractivo, agradable. Sigue usándose frecuentemente en el País Vasco, de donde es originaria, y en zonas próximas. Se puso muy de moda a mediados del siglo pasado usado como apelativo cariñoso hacia las personas.

POTOSÍ.

Riqueza extraordinaria. Fue una moneda de mucho valor en la época colonial española de Bolivia. También es el nombre de una ciudad de este país andino.

PUSILÁNIME.

Dicho de una persona falta de ánimo y valor para tomar decisiones o afrontar situaciones comprometidas.

SÍLFIDE.

Mujer hermosa y delgada. Según la tradición hermética europea, un espíritu femenino del aire.

Noticias relacionadas

TARAMBANA.

Persona alocada, de poco juicio. Documentada desde inicios del siglo XIX. Suele aplicarse a los hombres, no a las mujeres.