29 oct 2020

Ir a contenido

LA ENTREVISTA

Javier Ruiz Caldera: «No soy director de cine, soy autónomo»

Olga Pereda

Javier Ruiz Caldera, en Castelldefels, donde vive desde que es padre.

Javier Ruiz Caldera, en Castelldefels, donde vive desde que es padre. / PAU MARTÍ

Es el día de Reyes y Javier Ruiz Caldera está en su casa, en Castelldefels, haciendo una de las cosas que más le gusta, cocinar. En esta ocasión, un plato poco navideño: paella. Nos atiende mientras no deja de vigilar el sofrito, el agua y el arroz. Después de comer, llevará a la cabalgata de Reyes a su hija, una cría de tres años y medio por la que el cineasta bebe los vientos.

¿Qué tal va esa paella? Bien, bien. Ya sé que es un plato poco navideño. Pero a mí me encanta. Cuando estoy en casa me gusta cocinar.

Vive en Castelldefels. No en Barcelona ni en Madrid, ciudades donde está la industria. Yo vivía en Barcelona. Ahí rodé 'Spanish movie'. Luego me fui a Madrid para hacer 'Promoción fantasma'. Al ser padre me vine a vivir aquí, en Castelldefels, donde hice 'Tres bodas de más'. Voy donde tenga el trabajo. Si tengo que hacer una película en Vancouver, viajo y a lo mejor hasta me llevo a la familia.

¿Es el director que más trabaja del cine español? No, qué va. Si me lo hubieras preguntado hace un año a lo mejor te hubiera dicho que sí. Pero ahora mismo, no. Fíjese en todas las películas que está haciendo Isabel Coixet, por ejemplo. Mi racha ha sido muy fuerte, pero ahora he tenido que hacer un parón. Empalmar tres películas me ha pasado factura física. Me han salido muchas canas y se me ha caído el pelo.

Ese pelazo. Cada vez menos. En un mes cumplo 40 años y mi pelazo ya no es lo que era.

¿Y el cuerpo, cómo se le quedó cuando su última película, 'Anacleto: agente secreto', se llevó solo dos nominaciones técnicas -efectos especiales y sonido- a los premios Goya? Eso es la democracia absoluta. Cierto es que esperábamos alguna nominación más en el apartado técnico, pero ya sabemos cómo va esto. Estamos muy contentos con las dos que tenemos. No es demagogia, de verdad. Con 'Tres bodas de más' nos nominaron a siete y no nos llevamos ninguno. Así que si ahora nos dan estos dos será un éxito absoluto. Nunca una película mía ha tenido un Goya. Sinceramente, yo esperaba con ilusión alguna nominación para Imanol Arias, que lleva 'Anacleto' a cuestas y hace un cambio de registro brutal. Me sabe mal, qué se le va a hacer.

En los Gaudí, sin embargo, han conseguido 12 candidaturas. Aunque ninguna para Arias. Sí, bueno. Yo no las tenía todas conmigo. Una vez empieza la dinámica de que no estás en los premios... Pero, de repente, ¡12!

Eso reconforta. Hombre, cuando haces una película que se titula 'Anacleto: agente secreto' tampoco tu objetivo es ser reconocido en galardones. Tú lo haces lo mejor posible, pero la meta no es esa. 'Anacleto' es técnicamente muy complicada. También de tono y de puesta en escena. Hay tanto trabajo detrás que sueñas con que los académicos valoren eso, pero no es una película de festivales ni que busque laureles.

Borja Cobeaga (guionista de 'Ocho apellidos vascos') dice que usted es el mejor director de comedias que hay ahora mismo en la industria. Eso nunca me lo ha dicho a la cara, la verdad. Yo opino lo mismo de él. Somos muy amigos, pero nos metemos mucha caña, así que si lo dice supongo que está siendo sincero.

Está «felizmente» encasillado en la comedia, género con menos prestigio que el drama. Me encanta la comedia. Si es verdad que estoy encasillado, pues feliz. En los tiempos que corren, estar encasillado significa que tienes trabajo. Reconozco que me gustaría probar otros géneros. Pero haga lo que haga en un futuro, un filme fantástico o un drama, meteré alguna secuencia divertida. No lo podré evitar.

Para hacer buenas comedias, ¿hay que ser un tipo divertido? No lo sé.

claves biográficas

  • Nació en Barcelona, en 1976. Lector voraz desde pequeño, nunca pensó en dedicarse profesionalmente al cine hasta que ingresó en la ESCAC.
  • En el 2009 se estrenó ‘Spanish movie’, su primera película, que conquistó la taquilla y acumuló más de 7,9 millones de euros.
  • Ha rodado en Madrid un capítulo de la serie de TVE ‘El Ministerio del Tiempo’, con guion de Borja Cobeaga, y prepara su quinta película, 'Superlópez'.
    .

¿Usted lo es? Depende de a quién se le preguntes. Lo que sí soy es muy tímido. Me cuesta sacar mi parte divertida, en el caso de que la tenga. Mi timidez es incurable. ¿Soy un tipo gracioso? Creo recordar que una vez alguien se río con una tontería que dije.

Su hija sí que se reirá con usted. Sí, pero ¿qué padre no hace reír a sus hijos?

Además de tímido, fue el típico bichito raro. De niño no le gustaba nada el deporte y dedicaba todo su tiempo a leer cómics. Cómics y cualquier cosa que caía en mis manos. Con 16 años vi que a varios amigos del colegio también les encantaba leer y pensé que yo no era tan raro. Hombre, tampoco sé si llamarme «raro». Es verdad que tenía cero afición al deporte y que mi interés por las chicas también se despertó más tarde.

¿Era un chaval cinéfilo? Eso llegó después. Iba al cine con mis padres cada semana, pero empecé a devorar películas más tarde, cuando entré en la escuela de cine y fui consciente de mis lagunas. Me encerré durante meses para ver todo lo que tenía pendiente y ponerme al día de los clásicos.

Estudió en la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalnya. ¿Qué tiene la ESCAC para que salgan tantos talentos de sus aulas? Lleva muchos años y empieza a dar sus frutos. La clave son las prácticas. A mí me la recomendó un amigo. Yo estaba un poco perdido y me dijo que me iba a encontrar a gusto en la ESCAC. Nadie en mi familia se dedica al cine y nunca había pensado en ser realizador. En la escuela encontré gente con mis mismos intereses. Me preguntabas por la clave de la ESCAC. Como te decía, son las prácticas. Ahí no se para de rodar. Se rueda tanto que hay gente que lo deja porque dedicar todos los fines de semana durante cuatro años a hacer cortos es duro. Si puedes con esto, con tanta caña, puedes tirar hacia adelante.

¿Cuándo se dio cuenta de que se había convertido en un director de cine? ¿Cuando salió de la ESCAC? ¿Con la primera película? ¿Con la cuarta? ¿O está todavía en ello? Con honestidad, todavía estoy en ello. Llevo cuatro filmes y ahora empiezo a entender de qué va esto. Me siento nuevo.

En los papeles del colegio de su hija habrá tenido que poner cuál es su profesión. He puesto 'autónomo'. ¿Cineasta? No, qué apuro. Pongo 'autónomo', que es la verdad.

¿Es cierto que un espectador le dijo lo estupenda que era Tres bodas de más y la comparó con «la mierda» que, a su juicio, era 'Spanish movie' sin saber que también la había dirigido usted? Sí, pero no fue un espectador. Fue un actor joven de series de televisión. No voy a decir su nombre (risas). Íbamos en el AVE, camino de los Fotogramas de Plata. Y este actor, muy simpático, me quiso presentar a unas amigas. Les dijo, mirad este es Javi Ruiz Caldera, director de comedias inteligentes y sofisticadas como 'Tres bodas de más'. Y ahí se podía haber quedado el hombre. Pero añadió: «Y no como otras que hace la gente solo para ganar dinero, películas de mierda como 'Spanish movie'».

¿Qué hizo usted? Muerto de risa, le dije que no siguiera, que yo era el responsable de esa «mierda».

Qué papeleta. Se puso blanco. Qué mala suerte escoger como abanderada de la basura una película cuyo director tienes delante. Es de una ternura... Yo, la verdad, estoy muy orgulloso de mis cuatro filmes.

Ahora tiene entre manos el quinto, 'Superlópez'. Cobeaga y Diego San José la están escribiendo. Será muy divertida. Pero es una película grande, muy cara, el doble que 'Anacleto'. Queremos que Superlópez vuele como no se ha visto volar a nadie en el cine español.

Y también trabaja en televisión. Va a rodar un capítulo de 'El Ministerio del Tiempo'. Sí, solo uno, como director invitado y con guion de Cobeaga. Nunca he hecho tele y me desvirgo con 'El Ministerio del Tiempo'. Veo muchas series americanas y británicas, pero reconozco que no soy un fiel seguidor de las españolas. 'El Ministerio' sí que ha despertado mi interés. Va a ser un capítulo divertido.

De momento, a disfrutar de la paella. Y de la cabalgata. Por cierto, ¿a su hija sí que le dice que es cineasta? Bueno, ella cree que todos los padres se dedican a hacer películas. Para ella es normal estar con Imanol (Arias) o con Berto (Romero). Me ha acompañado a algunos rodajes. Espero que el cine sea para ella algo tan normal como para que se dedique a otra cosa.