El privilegio de elegir

1
Se lee en minutos
Ana Zafra Portugués
Ana Zafra Portugués

Profesora

ver +

Irlanda durante toda su historia ha sido un país de emigrantes debido a diferentes motivos (hambrunas, guerra civil…). Sin embargo, desde hace años también está recibiendo inmigrantes procedentes de todas partes del mundo. Para Irlanda, la adhesión a la Unión Europea, desencadenó una gran ventaja económica y social: pasó de ser una sociedad predominantemente agraria al 'Tigre Celta' por sus enormes avances económicos y tecnológicos. El desarrollo y apertura del país al mundo no ha pasado inadvertida a ninguno de sus ciudadanos y en estos momentos pocos apoyarían quedarse voluntariamente fuera de la misma.

Gracias a formar parte de la Unión Europea, la Isla Esmeralda se ha vuelto multicultural, ha experimentado una gran apertura de mente, un enriquecimiento cultural y es lugar de intercambio de tradiciones y costumbres, con una mejora de la calidad de vida de ciertos lugares y por qué no decirlo también, cierta renovación de la sangre gracias a las nuevas generaciones originadas.

Personalmente, el hecho de ser ciudadana europea en Galway ha facilitado mi vida considerablemente al tener derecho a residir sin necesidad de visados, a trabajar sin requerimientos especiales y a tener otros derechos igual que sus ciudadanos autóctonos. He presenciado casos de extracomunitarios que han visto truncado su deseo de permanecer aquí tras vencer sus visados, viéndose en algunos casos obligados a forzar un matrimonio prematuramente, a contratar incontables cursos de inglés a los que no han asistido o incluso a permanecer ilegalmente en la isla sin poder salir de ella, pues una vez hubo expirado el visado, ya no podrían volver a entrar.

Noticias relacionadas

Con estos ejemplos he aprendido a reconocer el privilegio de pertenecer a la Unión Europea y poder elegir libremente dónde deseo establecerme, beneficiándome de un gran abanico de posibilidades.

Profesora de español en Galway