Orgullo de: Cornellà (4)

Esplai Mowgli: 50 años de educación, cultura popular y lucha vecinal en Cornellà

Rosa Tebar y Laura Castro, del Esplai Mowgli de Cornellà.

Rosa Tebar y Laura Castro, del Esplai Mowgli de Cornellà. / Ricard Cugat

  • Creado en el seno de la parroquia de Sant Miquel Arcàngel del barrio del Pedró, siempre se ha vinculado a la identidad vecinal de los barrios

  • Algunos de sus primeros integrantes todavía recuerdan las concentraciones de la lucha por el espacio público o el apoyo a las grandes huelgas de la ciudad

4
Se lee en minutos
Àlex Rebollo
Àlex Rebollo

Periodista

ver +

Rosa Tebar acudió por primera vez al Club Mowgli de Cornellà (Baix Llobregat), ahora llamado Centre d'Esplai Infantil i Juvenil Mowgli (CEIJ), con once años. Su hermana pequeña, que entonces tenía seis, había empezado a asistir y siempre volvía contenta, pero, a principios de los setenta, sus padres regentaban una perfumería y a Rosa le hacían quedarse a ayudar los sábados por la tarde, cuando se realizaban los encuentros del esplai.

Sin embargo, tras muchos llantos logró su objetivo y empezó acudir al Mowgli. “Me encontraba muy a gusto. En aquel momento yo iba a una escuela solo de niñas y el esplai era mixto. Hacíamos salidas a la naturaleza, juegos y olimpiadas”, recuerda Tebar.

Tanto le gustó la experiencia que terminó siendo monitora y, años después, llevó a su hija al esplai. Siguiendo los pasos de la madre, acabó también como monitora. Un ciclo que ya va por la tercera línea de sucesión, dado que Roc, su nieto de cinco años, ha empezado ya a acudir al Mowgli.

Así, la familia de Tebar ha recorrido los 50 años de historia que la entidad cumplió en 2021, aunque, a causa de las restricciones por la pandemia del covid-19, parte de la celebración se ha trasladado a este 2022.

Joan Batlle, uno de los primeros monitores que tuvo el esplai, explica que el Mowgli se creó como un punto de encuentro para los chicos y chicas del barrio del Pedró de Cornellà y que, a lo largo de los años, además de ofrecer una educación complementaria a la de la escuela, ha ayudado a "hacer barrio y ciudad". “Somos Mowgli; somos ciudad”, resume Batlle.

De los curas progresistas a la emancipación

El proyecto nació vinculado a la iglesia de Sant Miquel Arcàngel, en el mismo barrio del Pedró de Cornellà, y su impulsor fue Miquel Garriga, un párroco progresista y vinculado al cristianismo de base. Batlle señala como aún en el tardofranquismo las parroquias eran uno de los pocos espacios de encuentro popular permitidos y una de las primeras vías al asociacionismo.

En un ejercicio por marcar su voluntad democrática, los monitores y responsables dejaron en mano de los niños la elección del nombre del esplai. “Se propuso que estuviera vinculado a El Libro de la Selva, se plantearon varios nombres y salió Mowgli como el más votado”, rememora Tebar.

"Somos Mowgli; somos ciudad", apunta Joan Batlle

Pese a estar ligada a la parroquia, la religión nunca tuvo un papel preponderante en el día a día del esplai. De hecho, Rosa Tebar recuerda como en los setenta la entidad hasta organizaba charlas sobre sexualidad, “algo que en esa época en las escuelas era del todo imposible”. Así, tras el fin del régimen franquista y en plena efervescencia democrática, a mediados de los 80 el Esplai Mowgli se desvinculó de la parroquia y pasó a ser una asociación regularizada y regida con estatutos propios.

No fue el único en realizar esta transición. En el 83, el CEIJ Mowgli e otras agrupaciones excursionistas y educativas del Baix Llobregat, influenciadas por el sindicalismo y los movimientos vecinales, se organizaron bajo el Movimiento Educativo en el Tiempo Libre Infantil del Baix Llobregat (MoviBaix), de carácter aconfesional.

Relación con las luchas vecinales de Cornellà

Aunque no se enmarca propiamente en la lucha sindical, la historia del Mowgli está muy vinculada a las reivindicaciones vecinales de Cornellà. De hecho, el propio local en el que se ubica ahora la entidad, la antigua fábrica Tubs Bonna, es el fruto de una serie de movilizaciones de los miembros del esplai en los ochenta.

Así, tanto Rosa Tebar como Joan Batlle recuerdan como años atrás los integrantes del Mowgli se movilizaban para recuperar la cultura popular y para reivindicar el espacio público, aunque “no tanto con una idea de enfrentamiento, sino de sumar”, matiza Batlle. También para apoyar las huelgas de las fábricas Elsa y Laforsa en los 70, ya que algunos de los padres de los asistentes al esplai trabajaban en ellas.

El mismo Batlle rememora también las concentraciones para evitar que se edificara en en el parque de Can Mercader o para la extensión del sistema de alcantarillado porque en los setenta-ochenta “casi no había alcantarillas y cuando llovía la calle se inundaba”. En la misma línea, Tebar todavía tiene grabado en la memoria como, tras las riadas del 71 que inundaron Cornellà, bajó a la calle y, con el esplai, fue a echar una mano para sacar agua y barro.

Ecologismo e igualdad

Laura Castro, la actual directora del Esplai Mowgli, explica que, cuando hay alguna reivindicación en Cornellà que “concuerda con nuestros valores”, se suman a los manifiestos de las entidades que los protagonizan y las apoyan.

Un ejemplo es el caso de la Plataforma Ribera-Salines, que lucha contra la construcción de un nuevo barrio con cientos de pisos en una de las últimas zonas sin urbanizar de la ciudad. “Nos sumamos a su manifiesto y, con los niños, hemos hecho actividades con la plataforma para que conociesen el huerto que tienen y viesen todo los que hay detrás”, apunta Castro.

Rosa Tebar y Laura Castro, del Esplai Mowgli de Cornellà.

/ Ricard Cugat

Castro remarca también que la entidad sigue muy vinculada a la cultura popular y que siempre tratan de involucrar a los jóvenes para que participen activamente.

Noticias relacionadas

“Todo lo que queremos trasladar a los pequeños lo trabajamos a lo largo del curso; son siempre temas que encajan encajen con nuestros valores como la igualdad de género, el cambio climático o la situación de los refugiados”, concluye Castro.

Lee todas las noticias de Cornellà de Llobregat en EL PERIÓDICO Cornellà