Ir a contenido

RESULTADOS DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES

El Baix Llobregat, la comarca de las mayorías absolutas del PSC

Los socialistas logran la representación de más de la mitad de concejales en Cornellà, Sant Boi, Viladecans, Gavà, Esplugues y Sant Joan Despí

Por su parte, ERC se asienta como líder de la oposición en la mayoría de grandes municipios de la comarca incluso llegando a doblar representación

Aitana Glasser / Manuel Arenas

Papeletas para votar en las elecciones generales del 28-A.

Papeletas para votar en las elecciones generales del 28-A. / EFE / ENRIC FONTCUBERTA

El PSC ha logrado obtener la suficiente representación como para sumar mayoría absoluta y tener así oportunidad de gobernar en solitario en seis grandes municipios de la comarca del Baix Llobregat: Cornellà de Llobregat, Sant Boi de Llobregat, Viladecans, Gavà, Esplugues y Sant Joan Despí, ciudades todas ellas por encima de los 30.000 habitantes, un electorado nada desdeñable en base al cual se reafirma el poderío socialista en la comarca.

Tal y como ya apuntaban los resultados de las pasadas elecciones generales del 28 de abril, donde los socialistas ya consiguieron volver a los buenos registros del año 2011, estas elecciones municipales certifican la vuelta de las grandes mayorías con las que ya contó el PSC el año 2007 en estas urbes del Baix Llobregat, a excepción de Cornellà, donde no fue en el 2011 cuando el PSC perdió la mayoría absoluta sino en 2015, y a excepción también de Sant Joan Despí, municipio donde la formación ya contaba en este último mandato con más de la mitad de los concejales en el Pleno municipal.

En cuanto a los datos de representación, destaca el 47,45% (18.184 papeletas) socialista en Cornellà de Llobregat, municipio liderado desde el año 2004 por Antonio Balmón (PSC) que junto con L'Hospitalet de Llobregat y Santa Coloma de Gramenet se reafirma como gran bastión socialista en el área metropolitana de Barcelona.

En cuanto a otros grandes municipios de la comarca, cabe remarcar la victoria del PP en Castelldefels, que repite con 8 concejales con un PSC en segunda posición (6) recortando dos regidores de distancia en relación a los resultados de las municipales del 2015. En Castelldefels se produce así un efecto parecido al de Badalona: en términos locales, el PP opera con unas dinámicas propias que lo mantienen en el poder más allá de sus malos resultados en las pasadas generales del 28-A, donde ocupó ni más ni menos que la quinta posición a 6.000 votos del PSC, primera fuerza.

En El Prat de Llobregat, otro de los municipios más poblados del Baix, es En Comú Podem la formación que se ha alzado con la victoria manteniendo sus 11 concejales, si bien con un PSC a menos distancia (7) que en las municipales del 2015 (4) con respecto al grupo municipal liderado entonces por ICV. En Sant Feliú de Llobregat, sin embargo, sí se ha producido sorpasso socialista (6) a los 'comuns' (5) por la mínima, ambos con números muy parecidos a los de ERC, también con 5 concejales.

Por otra parte, el otro titular que dejan estas elecciones municipales sobre el Baix Llobregat es el asentamiento generalizado de ERC como líder de la oposición en las grandes ciudades de la comarca. La dinámica se produce entre otras en Cornellà, Sant Boi, Viladecans, Gavà o Esplugues, rebasando como segunda fuerza a Cs, tercera fuerza en la mayoría de estas ciudades, e intercambiando la posición con los 'comuns' en relación a las municipales del año 2015. Como mejores resultados republicanos destacan Esplugues de Llobregat (18,21%) -donde dobla concejales (de 2 a 4), como en Cornellà o Sant Joan Despí- y Viladecans (17,79%).

En términos de participación, es posible afirmar que el electorado del Baix Llobregat se ha movilizado más que en las municipales del año 2015, donde el dato de participación rondó el 55% de los censos. Este 2019, en cambio, el dato ronda el 60%, si bien se mantiene por debajo de la media de participación de la provincia de Barcelona (64,31%) y de la media catalana (64,81%).

Cornellà de Llobregat, vuelta a la mayoría absoluta socialista

En Cornellà, los socialistas han recuperado la mayoría absoluta que perdieron en 2015, pasando de 11 a 14 concejales, lo que permitirá un gobierno en solitario de Antonio Balmón, en la alcaldía desde el año 2004, para los próximos cuatro años. 

Como en la mayoría de grandes ciudades de la comarca, ERC ha logrado situarse como primera fuerza de la oposición con 4 concejales, desbancando a Alternativa d’Esquerres de Cornellà y a Cs, que hasta ahora estaban por delante de los republicanos.

Por su parte, los naranjas han mantenido los 3 concejales que ya tenían, quedándose como tercera fuerza en la ciudad, si bien han perdido en porcentaje de votos, pasando de aglutinar el 11,29% de las papeletas en 2015 a reunir el 9,95% de los votos en estos comicios.

Otra de las grandes novedades es la salida del consistorio de Alternativa d’Equerres de Cornellà (AEC), formado por la CUP, Pirates y Som Atlernativas, y que tenía hasta ahora 3 concejales. La división de la marca bajo la cual se presentó a los comicios en 2015, Cornellà en Comú-Crida per Cornellà, que ha dado como resultado tres candidaturas separadas en estos comicios locales, ha pasado factura al lado de los ‘comuns’ y la CUP. 

Por separado se han presentado también Podemos, que ha logrado obtener 2 concejales y el 7,72% de los votos, seguidos muy de cerca por otro grupo fruto de esta escisión, En Comú Movem Cornellà (dentro de los cuales se ha integrado ICV, con 2 concejales hasta ahora), que ha logrado obtener 2 concejales y el 7,27% de los votos.

Los ‘comuns’ han quedado pues por detrás de Podemos y en términos generales han perdido un concejal, pues ICV contaba con 2 y Cornellà en Comú tenía 1, mientras que mediante esta candidatura conjunta se han quedado con 2.

El último gran titular que dejan estas elecciones municipales en Cornellà es la salida del Partido Popular del Ayuntamiento, pues ha perdido los dos concejales que tenía hasta ahora y se ha quedado con un 4,75% de los votos, cifra insuficiente para rascar un concejal (que se obtiene cuando se alcanza el 5% de la representación).

Así las cosas, el Pleno municipal de Cornellà del próximo mandato se simplificará respecto al del mandato anterior, pasando de tener representación 7 partidos a tenerla 5. En términos de participación, en el municipio baixllobregatense ejerció su derecho a voto el 61,03% del censo, una cifra 4,5 puntos mayor de la registrada en los comicios de 2015, cuando votó el 56,45% del electorado, e inferior a la media catalana (64,81%) y barcelonesa (64,31%). 

El PP, Junts y la Guanyem quedan fuera del consistorio en Sant Boi

Triunfo de los socialistas también en Sant Boi, donde no tenían mayoría absoluta desde 2007. El PSC ha logrado pasar de 10 a 13 concejales (42,85% de los votos), una cifra que permitirá a Lluïsa Moret, en el cargo desde hace cinco años, quedarse al frente del consistorio santboiano durante cuatro años más y hacerlo, además, con la mayoría absoluta. 

Está será, por tanto, la primera vez que Moret gobierna en solitario en Sant Boi, tras hacerlo en este último mandato con el apoyo de ICV-EUiA-MES. Por su parte, ERC ha logrado los mejores resultados de la formación en la ciudad en los últimos años y, con el 16,69% de los votos, ha conseguido hacerse con 5 concejales, desbancando a Cs como primera fuerza de la oposición.

Los naranjas han logrado mantener los tres concejales que obtuvieron en 2015, aunque también, como en el caso de Cornellà, han perdido en porcentaje de voto, pasando de aglutinar el 12,4% de los votos en 2015 a quedarse con el 10,485% en los comicios locales del 26-M. 

La separación en el ala de los ‘comuns’ y Podem también se ha notado en Sant Boi, Así, la candidatura de Sant Boi en Comú, la marca de los ‘comuns’ en la ciudad en la que se integra ICV (que logró 4 concejales en 2015), ha obtenido tan solo 2 concejales, mientras que Podem se ha hecho también con 2 ediles, quedándose ambas formaciones a solo una décima de diferencia en porcentaje de votos (7,39%-7,38%).

Se quedan fuera del consistorio, por tanto, el Partido Popular, que pierde a los dos representantes que tenía en el Ayuntamiento (con un insuficiente 4,37% de los votos), y Junts per Sant Boi, que pierde el concejal que CIU tenía en el Ayuntamiento, situándose por delante de los populares en porcentaje de voto (4,67%), pero sin alcanzar igualmente el 5% necesario para entrar al Pleno.

También se queda sin representación Guanyem Sant Boi, la candidatura heredera de Gent de Sant Boi-CUP, que tenía hasta ahora 2 concejales y que está integrada por la CUP, Comuns Sant Boi, Som Alternativa y Moviment d’Esquerres. La CUP se queda por tanto fuera del Ayuntamiento en Sant Boi, pasando su candidatura del 8,31% de los votos en 2015 a quedar en penúltima posición en estos comicios, por delante de Vox, con el 3,89%. 

Un total de 37.485 santboianos acudieron el domingo a depositar su voto en las urnas, lo que representa el 60,03% del censo, una cifra que supera en casi seis puntos el porcentaje de participación de 2015, cuando acudieron a votar el 54,64% de los electores.

Mismos grupos pero diferente representación en Gavà

En Gavà, los socialistas, que en el anterior mandato gobernaban en mayoría gracias a un pacto suscrito con CiU, podrán gobernar en solitario durante los próximos cuatro años. Este será por tanto el primer mandato con mayoría absoluta de Raquel Sánchez, alcaldesa desde 2014, tras pasar el PSC de tener 8 concejales a sumar 11 de 21, algo que no sucedía desde 2007. 

Como en el resto de grandes municipios del Baix, ERC se ha fortalecido en estos comicios locales en Gavà, desbancando a Cs de la primera fuerza de la oposición y pasando de los 3 concejales que obtuvo en 2015 a los 4 ediles obtenidos en estas elecciones, algo que se intuía que podría pasar dado el resultado de los republicanos en las generales. 

Por su parte, Cs ha perdido la mitad de sus concejales, pasando de 4 a 2 y bajando en porcentaje de voto del 14,65% al 11,39%. Los ‘comuns’ no han logrado entrar en el consistorio, algo que tampoco habría logrado ICV en solitario en 2015, mientras que Podemos ha logrado mantener los dos concejales que Gavà Sí Se Puede (marca bajo la cual se presentaron en los anteriores comicios los morados) obtuvo en 2015.

También mantiene representación Junts per Gavà, que pierde un concejal de los dos que obtuvo CiU en 2015 pero se sitúa por delante del Partido Popular en porcentaje de voto (5,89%-5,15% respectivamente). Los populares pierden también un concejal y se quedan con uno, con un porcentaje que les deja al límite de perder la representación. 

El Pleno municipal de Gavà se queda, por tanto, con los mismos grupos municipales que lo integraron en esta última legislatura (6), si bien éstos se han intercambiado posiciones y su peso en el consistorio ha cambiado. No logra representación la CUP, que pasa de quedarse a las puertas de obtener un edil, con el 4,47% de los votos en 2015, a quedar por detrás de Vox con el 2,32% en estos comicios. 

Tampoco han logrado apoyos suficientes Primàries ni Vecinos Municipalistas, a quienes también ha superado la formación de ultraderecha, que se ha hecho solo con el 2,62% de los votos, cifra alejada del apoyo que obtuvo en los comicios generales (cercano al 5%). En cuanto a cifras de participación, el 60,69% del electorado acudió a las urnas en Gavà, seis puntos más del que lo hizo en 2015 (54,07%), porcentaje que se sitúa por debajo de la media de participación catalana (64,8%). 

El Pleno pasa de siete a cinco partidos en Viladecans

Carles Ruiz, alcalde de Viladecans desde 2005, gobernará durante los próximos cuatro años en solitario tras conseguir recuperar los socialistas la mayoría absoluta que perdieron en 2007 en la ciudad, pasando de 11 a 13 concejales, justo el número de ediles necesario para un gobierno en mayoría del PSC.

También en Viladecans el Pleno municipal se simplifica, pasando de estar compuesto por siete partidos a dividirse entre cinco, siendo ERC la primera fuerza de la oposición con 5 concejales -dos más de los que obtuvo en 2015-, lugar que en el anterior mandato ocupaba Ciutadans, que ha mantenido en estos comicios los 4 que obtuvo en las anteriores elecciones locales.

Aunque no han ganado en concejales, al contrario que en otros municipios vecinos los naranjas sí han aumentado en porcentaje de votos, pasando del 13,65% de 2015 al 15,15% obtenido en las elecciones del 26-M. Podemos, que se presentaba por primera vez como marca en Viladecans, se ha quedado como cuarta fuerza en el consistorio con 2 concejales.

Por su parte, Viladecans En Comú se queda con tan solo un concejal, uno menos del los que obtuvo ICV (integrado en los ‘comuns’ en estos comicios) en 2015. Se queda fuera, por tanto, el Partido Popular, que pierde los dos concejales que tenía (3,40%) y se queda por detrás de Junts per Viladecans (4,02% de los votos), que tampoco logra representación.

Destaca también la salida del consistorio de Viladecans Sí Se Puede (VSSP), que logró dos concejales en 2015 pero que en estos comicios ha quedado en última posición con el 1,33% de los votos, por detrás de Vox (2,55%) y Vecinos Municipalistas (2,10%), que daba continuidad a Guanyem Viladecans-CAP, que también sale, por tanto, del Pleno.

El 59,69% del censo acudió a las urnas el domingo en Viladecans, una cifra ligeramente superior a la de los comicios locales de 2015, cuando votó el 54,10% del electorado, pero inferior a la media catalana y barcelonesa, del 64,81% y el 64,31%.

Junts y la CUP se quedan fuera en Esplugues

Los socialistas recuperan la mayoría absoluta también en Esplugues después de ocho años de gobierno de Pilar Díaz en minoría. Díaz, que lleva en el cargo desde desde 2006, podrá gobernar por segunda vez en solitario (ya obtuvo mayoría absoluta en 2007) tras obtener los socialistas 11 ediles, dos más de los que sacaron en 2015.

El Pleno pasa de estar compuesto por ocho grupos locales a estarlo por cinco, con ERC al frente de la oposición, con 4 concejales, el doble de los que obtuvo en los anteriores comicios. Los republicanos han pasado de aglutinar el 10,23% de los votos en 2015 a hacerse con el 18,21% en estas elecciones, desbancando a Cs como primera fuerza de la oposición.

Los naranjas ganan un concejal y, con 3 ediles, se sitúan como tercera fuerza en el consistorio, descendiendo del 11,77% al 11,32% su porcentaje de votos. Les sigue de En Comú Podem -en Esplugues es de los pocos municipios en los que el tándem 'comuns'-Podemos sí ha prosperado-, que entra al consistorio con 2 concejales y el 11,13% de los votos.

Completa el Pleno municipal el Partido Popular, que mantiene un edil de los dos que tenía, y se quedan fuera Junts per Esplugues (4,72%) y la CUP (3,64%), que pierden a los dos y un concejal que tenían respectivamente. No entra al consistorio Vox (1,72%), pese a que en las elecciones generales del 28-A obtuvo en Viladecans uno de los resultados más altos de la comarca, ni tampoco Izquierda en Positivo, que apenas ha conseguido reunir el 0,57% de los votos.