Ir a contenido

Novedad Literaria

Marta Romagosa investiga "el cajón donde los hombres dejan sus sentimientos"

La periodista de Cornellà, en su nuevo libro '22 homes i un desig', se adentra en el universo masculino

ACN

Marta Romagosa

Marta Romagosa

Si en ‘Tots els noms del desig’, la periodista Marta Romagosa (Cornellà de Llobregat, 1967) recopiló más de 20 relatos con nombre de mujer, la autora ahora da voz a los deseos de unos veinte protagonistas masculinos en '22 homes y un desig '(Rosa dels Vents), un libro en el que "abre y airea el cajón donde los hombres muchas veces dejan sus sentimientos". Una acción que según la escritora "es un bien no sólo para ellos, sino también para las mujeres que estamos a su entorno y no sabemos porque actúan de una manera o de otra".

 La periodista señala que a diferencia de su libro anterior, en éste los personajes le han salido "más profundos, contemplativos e interiores". "He ido más al fondo de los personajes que en el de las mujeres", apunta. De hecho, ha admitido que no se quería quedar en la anécdota ni en la superficialidad, sino que ha intentado "ir al fondo" de la actitud y las acciones de los personajes "para que fueran así más reales".

En su libro, Romagosa quiere responder a preguntas como: "¿Qué pasa por la cabeza de un hombre cuando quiere que su relación no se apague? ¿Cómo se siente cuando pierde el hijo que esperaba? ¿Por qué alguien que no ha querido nunca se refugia inventando historias sobre la vida de la gente con la que se encuentra cada día? ¿Cuándo duda más un hombre? ¿Por qué no explica abiertamente lo que le pasa? ¿Cuáles son en definitiva sus pensamientos ante la rutina, la infidelidad, la frustración, el deseo sexual, el amor, el compromiso, el duelo, los miedos y las dudas?”. Cosas que a veces solo se miran desde la "perspectiva femenina".

Contra algunos mitos

Romagosa ha reconocido que le ha costado más escribir esta obra porque se ha tenido que inventar 22 historias que no quería que coincidieran con ninguno de los relatos que escribió sobre las mujeres y por ello ha tenido que crear personajes y circunstancias diferentes. A pesar de todo, en cada historia hay algo de realidad: "Los que me conocen muy pueden averiguar qué hay de verdad en cada historia".

Como conclusión, la de Cornellà asegura  que los hombres no tienen nada de simples. “He constatado que a los hombres y a las mujeres nos pasan las mismas cosas, pero los hombres muchas veces guardan los sentimientos y las emociones en una especie de cajón". A diferencia de las mujeres que tienen una mayor tendencia a explicar qué sienten y qué les pasa.

Más noticias de Cornellà en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

Temas: Libros