Cómo funciona el peaje por viñeta que podría llegar a las autovías españolas en 2024

Cómo funciona el peaje por viñeta que podría llegar a las autovías españolas en 2024
7
Se lee en minutos

Recientemente se confirmó la intención del Gobierno de implantar peajes en las autovías de España, con la introducción de esta medida en el plan anual normativo de 2022 de la Administración General del Estado, en el que se incluyen todas las leyes que el ejecutivo prevé aprobar a lo largo de este año. Concretamente, esta propuesta se llevará al Consejo de Ministros el próximo 1 de febrero, como parte del anteproyecto de la ley de Movilidad.

Al margen de esto, no hay nada oficial sobre cómo serán, cuándo llegarán, o cuánto costarán los nuevos peajes para las autovías españolas. Sólo se puede adelantar información de a partir de las declaraciones que responsables como la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, el director general de Tráfico, Pere Navarro, o la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño han efectuado hasta la fecha sobre este tema.

Calviño precisamente dijo en el pasado mes de noviembre que el Gobierno ya trabaja en un “sistema transitorio” en el que los ciudadanos paguen por el uso de las vías antes de adoptar uno “permanente”, que tardaría más por su complejidad técnica. De esto se puede intuir que la intención del ejecutivo es implantar un complejo sistema de pago por uso como el que tiene Portugal con distintos sistemas de tarificación y funcionamiento, pero antes estudian fórmulas más fáciles de llevar a cabo, siendo el sistema por viñetas el más sencillo de ejecutar.

¿En qué consiste el sistema de peajes por viñetas?

El sistema por viñeta muy parecido al que se emplea para la ITV, es decir, una pegatina que certifica que el coche está licitado para recorrer la autovía de peaje. Al contrario que en los pórticos de tramo de pago por uso, las viñetas se pagan de forma previa y con unos costes que varían dependiendo del tiempo que se pretenda recorrer la vía. Lo más normal es que sea un solo pago al año que te de acceso al uso de todas las autovías, si bien también se podrían implantar otras tarifas por días, semanas o inclusos meses, con cuantías menores.

Y para controlar a los posibles infractores, se implantaría un sistema de cámaras similar al que ya identifica qué coches tienen la ITV y el seguro en regla. Hasta hace poco sólo podían pillarte sin la ITV cuando el agente detectaba que no llevabas la pegatina en el parabrisas. Pero desde hace un tiempo las llamadas cámaras OCR leen las matrículas y conectan con una base de datos para saber si el coche en cuestión tiene pasada la Inspección Técnica de Vehículos y tiene al día el pago del seguro.

Para las viñetas de peaje se utilizarían cámaras similares, capaces de leer las matrículas de los coches y las pegatinas de los parabrisas, y un programa que conecte con la base de datos para determinar si el vehículo tiene pagada la viñeta. De no ser así se remitirá de forma automática una multa al infractor. Estas cámaras ocuparían un espacio similar a las de control del tráfico y se extenderían a lo largo de la red viaria para poder vigilar al mayor número de vehículos posible.

¿Qué países utilizan el peaje con viñeta y cuánto cuesta?

El pago de peaje por viñeta ya se utiliza en otros países de la unión europea como: Austria, Bulgaria, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría, Moldavia, Montenegro, República Checa, Rumanía o Suiza, entre otros. Esto también favorece su fácil implantación es España, ya que tan sólo tendrían que imitar su funcionamiento.

No podemos tomar como referencia estos países para hacernos una idea de cuánto puede costarle a los españoles el peaje por viñeta, ya que por su variada renta per cápita y sus ayudas oficiales existen tarifas muy heterogéneas, pero calculamos que una pegatina para todo un año en nuestro país pude tener un coste de entre 80 y 90 euros para vehículos de hasta 3.500 kilos y autocaravanas.

¿A qué se destina el dinero recaudado con los peajes?

Raquel Sánchez, dijo recientemente que los nuevos peajes en las autovías será “un sistema justo y sostenible“, que contará con “los máximos consensos posibles“, y que “permita hacer una red más viable y más segura, en la línea de la UE“. El plan del Gobierno había recibido críticas por parte de algunas comunidades autónomas, que veían inviable la implantación en su territorio, a lo que la ministra respondió diciendo que se tendrá cuenta “la realidad de todas las situaciones” y cada territorio.

Pero más allá de los acuerdos con cada autonomía, el sistema de peajes busca financiar el mantenimiento de la red viaria nacional, además de modernizarla y hacerla más segura. Pero, como ya explicamos en su día, para ello no hacía falta este nuevo impuesto a los conductores, quienes ya pagan de sobra el mantenimiento a través de impuestos directos a los automóviles y los carburantes.

Si sumamos lo recaudado en la compra del automóvil en 2019 más lo percibido a través de los impuestos a los carburantes, se obtiene que el Gobierno obtuvo un beneficio procedente de los automovilistas de alrededor de 29.300 millones de euros. Con lo que en un solo año daría para liquidar la deuda de 8.000 millones de euros en conservación de carreteras y sufragar el mantenimiento otros 21 años más, si se tiene en cuenta que cada ejercicio se destinan a este fin unos 1.000 millones de euros. Y todo ello sin contar lo que se recauda por la venta de motocicletas y ciclomotores, que también contribuyen además a incrementar los ingresos por carburantes.

La respuesta del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, sobre esta teoría, es que pese a provenir de los conductores, las recaudaciones antes citadas no se destinan directamente a nada específico ni relacionado con la movilidad, sino que van a parar los fondos generales, de los que posteriormente salen las partidas para la conservación de las carreteras.

¿Qué tipo de peajes se utilizan en el resto de Europa?

Ni si quiera la mitad de los 27 estados miembro de la Unión Europea exigen un peaje para circular por las autovías a día de hoy. Pero veamos qué hacen nuestros vecinos.

PORTUGAL: AUTOVÍAS DE PAGOPortugal

es uno de los países de Europa donde más peajes se paga. El plan de rescate de la troika le obligó a implantar elevados y múltiples impuestos en su red viaria para recuperar la salud económica del país. En nuestro compañero de península encontramos los clásicos pórticos de peaje de pago en autopistas, y un sistema de peajes electrónicos en autovías, con un complejo sistema de vigilancia con cámaras que leen tanto las viñetas de los parabrisas como las matrículas de los coches.

FRANCIA: AUTOVÍAS DE PAGO

En el caso de Francia hay que hablar de autopistas y no autovías, ya que cuenta con una extensísima red de autopistas en su mayoría de gestión privada en su red de carreteras. Por ello además tienen un coste bastante elevado, lo que hace que cruzar el país sea bastante costoso, a no ser que tengas mucho tiempo para ir por carreteras nacionales, que es prácticamente la única alternativa.

ITALIA: AUTOVÍAS GRATUITAS

En Italia las autovías son gratuitas, como sucede actualmente en España. Tan sólo se paga peaje en los alrededor de 7.000 kilómetros de autopistas con los que cuenta en la actualidad, a través de los clásicos pórticos.

SUIZA: AUTOVÍAS DE PAGOSuiza

ya cuenta con un sistema de pago por uso como el que pretende implantar el Gobierno en España, a través del uso de viñetas. Se trata de un único pago que te permite rodar por un tiempo determinado por las vías de alta capacidad. Austria comparte con los suizos un sistemas prácticamente idéntico.

ALEMANIA: AUTOVÍAS GRATUITAS

En Alemania, al igual que en Bélgica, Países Bajos, Dinamarca o Suecia, no se paga peajes ni en autovías ni en autopistas. Tan sólo se aplica un pequeño impuesto para cruzar algunos túneles o puentes, y para transportes de alto tonelaje.

Noticias relacionadas

REINO UNIDO: AUTOVÍAS GRATUITASReino Unido

apenas cuenta con 25 peajes en toda su red de carreteras, y como en el caso del Alemania se ubican en tramos muy específicos como puentes o túneles, por lo que podríamos decir que circular por sus vías de alta capacidad es totalmente gratuito.