¿En qué ruedas se ponen las cadenas del coche y cuáles me convienen?

¿En qué ruedas se ponen las cadenas del coche y cuáles me convienen?
Se lee en minutos

El temporal Filomena ha enfrentado a muchos conductores a una situación de nieve y hielo que jamás hubiesen imaginado, hasta el punto de ser obligatorio la utilización de cadenas para poder circular por cascos urbanos donde nunca antes habían sido necesarias. Pero, ¿cómo se ponen las cadenas en los neumáticos y cuáles son las que más convienen a cada coche? Si sigues estos consejos no sólo irás más seguro con tu vehículo sino que además podrás evitar una multa de hasta 200 euros.

¿En qué ruedas se colocan?

Lo primero que hay que saber ante un temporal como Filomena que nos obliga a emplear sistemas para mejorar la tracción de nuestro vehículo por la gran cantidad de nieve y hielo acumulada en la carretera, es que es que que las cadenas seimpre se colocan en las ruedas motrices. Si el coche tiene tracción delantera, deben ir en las delanteras, y si la tracción es trasera, en las de atrás. Si por lo que sea no sabes de qué tipo es tu coche, puedes consultarlo en el manual del vehículo.

En vehículo con tracción total o integral, lo más recomendable es consultar la marca para que te asesore sobre cómo proceder, pero por norma general se sitúan en las delanteras para mejorar la dirección además de la tracción.

Qué cadenas comprar

Principalmente existen dos tipos de cadenas para las rudas del coche: metálicas y textiles. Las primeras son las clásicas de eslabones entrelazados. Resultan más económicas, pero tienen la desventaja de que su montaje es complicado y resultan incompatibles con el control de estabilidad o ESP.

Las textiles son más caras pero muy fáciles de poner cuando nos sorprende la nieve o el hielo como ha sido el caso del temporal Filomena. Se pueden utilizar con el ESP, y requieren un menor mantenimiento que las metálicas, ya que se lavan y secan fácilmente. Eso sí, si la situación es muy adversa no son tan efectivas como las de hierro ya que no son capaces de romper el hielo que se puede formar bajo la nieve.

Existen también las llamadas cadenas líquidas. Se trata de un spray que se aplica en la banda de rodadura del neumático. Son las más sencillas de usar y las más económicas. No obstante, hay que tener en cuenta que su efecto es muy reducido, por lo que solo se deben usar en momentos puntuales y de baja dificultad.

Finalmente, existen otros dos tipos: las cadenas compuestas o de red y las semiautomáticas. Las primeras son similares a las textiles pero su duración es mayor. Están formadas por una red de cables plásticos revestidos de un material textil. Su colocación requiere de fuerza porque los cables deben ajustarse de forma precisa a la rueda.

Te puede interesar

Las semiautomáticas, por su parte, se recomiendan para vehículos de alta gama con neumáticos . Estas cadenas tienen una parte fija que va en la llanta y una móvil que es la que se monta o desmonta en función de las condiciones de la carretera.

10 trucos y consejos para conducir con nieve