29 oct 2020

Ir a contenido

Conducción

Cómo y cuándo debes usar el claxon del coche

Tocar el claxon o la bocina del coche de forma irresponsable está sancionado con multas de hasta 200 euros

Marina Baranova

Cómo y cuándo debes usar el claxon del coche

El artículo 11 del Reglamento General de Vehículos indica que absolutamente todos los coches deben equipar un productor de señales acústicas que cumpla con los criterios establecidos reglamentariamente. Este productor de sonidos es lo que habitualmente conocemos como la bocina o el claxon del coche, y debes saber que no disponer de este elemento puede costarte una sanción de 200 euros.

La función principal del claxon es la de alentar de un peligro a otros conductores/as o usuarios de la vía; no obstante, todos/as lo utilizamos casi siempre de forma incorrecta, ya que estamos acostumbrados a tocar la bocina del coche cuando, por ejemplo, vemos a un amigo o amiga en la calle, para avisar a otro vehículo de que el semáforo se ha puesto en verde, o incluso para quejarnos sobre una maniobra incorrecta de otro conductor/a.

A causa de la gran contaminación acústica existente en nuestro país, las administraciones públicas se han visto obligadas a regular el nivel de ruido de las ciudades para garantizar el confort de los ciudadanos/as y mejorar su salud. Por ello, el uso del claxon también aparece regulado en el artículo 110 del Reglamento General de Circulación, que prohíbe utilizar señales acústicas de sonido estridente y sin un motivo reglamentariamente permitido.

El incumplimiento de esta norma está sancionado con una multa de 80 euros. El Reglamento también prohíbe el uso de la bocina cuando en la calle hay una señal R-310, con la única excepción de que sea para evitar un accidente. Esta señal está situada normalmente en zonas cercanas a hospitales o residencias de enfermos.

Para garantizar una conducción responsable y ahorrarte la sorpresa de recibir una multa en casa, a continuación te contamos cuáles son los únicos casos en los que está permitido el uso del claxon:

  • Cuando quieras evitar un posible accidente. Si estás ante una situación de poca visibilidad o circulando por una vía estrecha, está permitido tocar el claxon para prevenir una posible colisión o percance.
  • Cuando vas a realizar un adelantamiento y quieres avisar de tu intención al conductor/a que circula delante, siempre y cuando el conductor/a de delante no haya indicado su intención de realizar también un adelantamiento.
  • Cuando te ves obligado/a a circular como un vehículo prioritario en emergencia. En una situación de este tipo, es obligatorio conectar las luces de emergencia y tocar el claxon de forma intermitente. Otra opción es la de agitar un pañuelo por la ventanilla, en lugar de tocar la bocina del coche.

Sanciones por incumplir la normativa:

Tocar el claxon de forma irresponsable puede llevar a las siguientes sanciones:

  • Utilizar señales acústicas de sonido estridente: 80 euros.
  • Utilizar señales acústicas sin un motivo reglamentariamente permitido: 80 euros.
  • No respetar la señal R-310 que prohíbe el uso del claxon: 80 euros.
  • Circular utilizando señales acústicas especiales sin tener un carácter de vehículo prioritario: 200 euros.