29 oct 2020

Ir a contenido

Conducción

¿Sabes cómo cambiar los limpiaparabrisas del coche?

Te explicamos los seis pasos que debes seguir para cambiar las escobillas limpiaparabrisas del coche de forma fácil y rápida

Claudia Rubio

¿Sabes cómo cambiar los limpiaparabrisas del coche?

Una buena visibilidad al volante es fundamental para circular con la máxima seguridad, puesto que el 90% de la información que recibimos al conducir nos llega a través de la vista. Por ello, llevar los limpiaparabrisas en perfecto estado es muy importante, ya que son los elementos que limpian el parabrisas cuando está sucio y garantizan la buena visibilidad del conductor/a en condiciones meteorológicas adversas.

Estos accesorios no son muy caros y los puedes sustituir tú mismo/a en menos de 10 minutos y sin la necesidad de acudir a un taller. No obstante, ¿sabes cómo hacerlo? A continuación te contamos cómo cambiar las escobillas del limpiaparabrisas en seis sencillos pasos:

1. Comprar escobillas limpiaparabrisas compatibles y de buena calidad

Debes tener en cuenta que no todas las escobillas que se venden en el mercado sirven para todos los vehículos, ya que varían en longitud, tipo de anclaje y, además, las hay de plástico o metálicas. Por ello, debes asegurarte de que los limpiaparabrisas que eliges son compatibles con tu coche.

Otra opción es comprar un recambio de limpiaparabrisas original de tu modelo de coche o uno universal, que suele venir con varias piezas de anclaje para que selecciones la que mejor se adapte a tu vehículo. El Race recomienda que siempre te decantes por un limpiaparabrisas de calidad que garantice el barrido y una buena visibilidad.

2. Levantar el brazo móvil y ponerlo en vertical

El segundo paso consiste en estacionar el coche en un espacio cómodo y resguardado de posibles inclemencias del tiempo. A continuación, debes colocar el brazo móvil de cada uno de los limpiaparabrisas en vertical, despegados del parabrisas, para que sea mucho más cómodo hacer el cambio.

3. Sacar la escobilla antigua

En algunos modelos, para extraer la escobilla antigua es necesario retirar un embellecedor. Una vez retirado, encontrarás el sistema de anclaje con una pestaña o pestañas que debes presionar para soltar la escobilla. Cabe destacar que algunos modelos de limpiaparabrisas cuentan con un proceso de instalación todavía más sencillo, que consiste en presionar un botón tanto para quitar la escobilla como para ponerla.

4. Colocar la escobilla nueva

Este proceso también es muy sencillo y consiste en realizar los pasos del punto 3 en orden inverso. Es importante que la nueva escobilla encaje bien. Para saber que la has colocado correctamente debes escuchar un sonido tipo ¿clic¿ al instalarla. A continuación, debes tirar de ella para comprobar que todo está en orden. Si ves que no se sale, puedes proceder a sustituir la otra escobilla limpiaparabrisas.

5. Cambiar la otra escobilla

Lo más recomendable es realizar el cambio de limpiaparabrisas por parejas, es decir, cambiar las dos escobillas a la vez. Si cambias sólo una el barrido no será homogéneo y empeorarás tu visibilidad.

6. Comprobar el funcionamiento de las nuevas escobillas

Para finalizar el proceso de sustitución de las escobillas solo te queda comprobar que lo has hecho correctamente. Para ello, basta con poner en marcha el motor y conectar los limpiaparabrisas. Si no funcionan bien tendrás que quitarlos de nuevo y volver a repetir el proceso asegurándote de que quedan bien anclados.

Debes cambiar los limpiaparabrisas al menos una vez al año, especialmente en la puesta a punto previa a un viaje. Recuerda que un correcto mantenimiento y estado del limpiaparabrisas también debe incluir el líquido.