Peugeot 9×8, el león está listo para rugir en Le Mans

Peugeot 9×8, el león está listo para rugir en Le Mans
3
Se lee en minutos

Peugeot ultima los preparativos para su vuelta a una de las competiciones más populares del mundo del motor, el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC). Lo hará en la categoría más importante, rebautizada como Hypercar, esperando repetir éxitos pasados en su carrera más importante, las 24 Horas de Le Mans, conseguidos con el 905 y el 908. Esos coches ganaron en 1992 y 1993 el primero con un motor V12 de gasolina y en 2009 el segundo con un V10 HDi. El 9×8 es su el nuevo representante de la firma del león en la carrera más exigente del mundo y llega con la electrificación por bandera y una propuesta estética innovadora.

Confesó Thierry Lonziano, director global de comunicación y marketing de Peugeot, en una entrevista exclusiva para Neomotor, el año pasado que, precisamente, fue la electrificación lo que motivó a la marca a volver a las pistas. “Es un proyecto a largo plazo económica y tecnológicamente”, dijo. “Queremos crear un enlace entre la gama de competición y la de calle y Le Mans es un laboratorio tecnológico que nos ayudará a conseguirlo”, añadió. Por aquel entonces, el 9×8 era una promesa, pero ahora ya es una realidad.

Un coche de carreras sin alerón

Se habían publicado ya adelantos del diseño que anticipaban con bastante precisión lo que iba a ser el producto final. Con el diseño confirmado, el 9×8 Hybrid Hypercar, su nombre oficial, es un coche de carreras impactante principalmente por la ausencia de uno de los elementos más característicos en los coches de carreras, el alerón trasero. Eso no quiere decir que no cuente con elementos aerodinámicos, un apartado tan importante como el motor a ese nivel competitivo, sino que el reglamento del WRC ha permitido a Peugeot experimentar con el diseño y el rendimiento a otro nivel.

Peugeot quiere destacar precisamente la oportunidad brindada a sus diseñadores. La marca considera que el diseño de coches de competición siempre se ha sacrificado en favor del rendimiento. El 9X8 no es técnicamente una excepción, la marca quiere ganar, pero como dice Matthias Hossann, director de estilo de Peugeot, “Bajo una innovadora normativa, los ingenieros han dejado el mayor espacio posible para permitir a los diseñadores libertad de creatividad para desarrollar su diseño”.

El resultado es un vehículo que sienta las bases de un nuevo lenguaje de diseño en el mundo de la competición. Es un coche muy reconocible gracias a detalles vistos en coches de porducción, aunque llevados al extremo, como las tres garras del león en los faros traseros y los grupos ópticos delanteros, así como el interior, que traslada el i-Cockpit de Peugeot al mundo de las carreras. Muestra además el nuevo logotipo de la marca, presentado el año pasado y estrenado con el compacto 308. Los detalles en color Kyptonite son la seña de identidad de Peugeot Sport.

Su carrocería es especialmente fluida, hay pocos ángulos en pos de unas líneas muy suaves que recorren el coche de punta a punta. La ausencia del alerón trasero solo favorece a esta sensación. Aerodinámicamente confía en un enorme difusor trasero, varias aletas sobre el habitáculo, con forma de gota, y en ambos lados del coche y por los numerosos orificios repartidos sobre todo en el frontal para dirigir el flujo de aire. En Le Mans no gana un coche sin alerón desde 1971 y Peugeot quiere romper esta tendencia.

Motor electrificado

Noticias relacionadas

Si el WEC no apostara por la electrificación, Peugeot no habría vuelto a la competición. La marca quiere mostrar su tecnología y seguir desarrollando nuevas soluciones de alto rendimiento para trasladarlas a los vehículos de producción. El 9×8 equipará un motor de gasolina V6 de 2.6 litros y 680 CV situado tras el habitáculo y un propulsor eléctrico de 270 CV en el eje delantero. “Las prestaciones cada vez son más eléctricas y nos aportan ventaja sin sacrificar nada en términos de competitividad, dice Olivier Jansonnie, director técnico del proyecto.

El Peugeot 9×8 Hybrid Hypercar y Peugeot Sport tienen la vista puesta en Le Mans y ya han marcado con una cruz el 11 de junio de 2022, cuando el león intentará conquistar el mítico trazado de la Sarthe, aunque cumplir el objetivo no será fácil. Toyota, dominador de la disciplina durante el último lustro, incluyendo el campeonato conseguido con Fernando Alonso, Alpine y Glickenhaus también pondrán prototipos Hypercar en la pista.