Renault llamará Austral al nuevo SUV producido en España

Renault llamará Austral al nuevo SUV producido en España
2
Se lee en minutos

Renault ha anunciado que el todocamino híbrido que se producirá en la planta de Palencia a partir del año que viene se llamará Austral. Este SUV del segmento C fue adjudicado a la factoría española el pasado mes de marzo con la promesa de que llegarán dos más, uno en 2023 y otro en 2024, además de dos SUV pequeños para la fábrica de Valladolid a partir de 2024. Además de los vehículos, el Grupo Renault también adjudicó una nueva familia de motores híbridos, con tecnología E-Tech, para Valladolid a partir de 2023 y dos nuevas cajas de cambios para la fábrica de Sevilla para 2022 y 2024.

Según explica la firma del rombo, la palabra ‘Austral‘ procede del latín “austrālis” y está presente en muchas lenguas europeas. Este término, dice Renault, “reivindica los orígenes franceses del constructor”. “Austral evoca los colores y la calidez del hemisferio sur. Es un nombre que invita a viajar y es perfectamente adecuado para un SUV. Es fácil de pronunciar para todo el mundo, un punto clave en su despliegue internacional”, expone Sylvia Dos Santos, responsable de la Estrategia de Denominaciones de la Dirección Global de Marketing de Renault.

Se desconocen la mayoría de detalles del nuevo vehículo, que sustituirá al Kadjar en la gama del fabricante francés y se presentará en primavera de 2022. Con una longitud de 4,51 metros, el Austral apostará por motorizaciones híbridas para seguir consolidando su estrategia de electrificación.

¿Cómo es el proceso de bautizar un coche?

Renault ha compartido el proceso de elección de un nombre adecuado para un coche. La firma francesa detalla que, para ello, trabajan codo con codo los servicios de marketing, de diseño y jurídicos, así como con agencias externas especializadas en la creación de nombres. Su bautismo culmina el proceso de desarrollo del vehículo, iniciado años antes de su llegada a las carreteras.

Noticias relacionadas

Sylvia Dos Santos argumenta que hay dos caminos principales para encontrar el nombre. “El primero es retomar un nombre histórico, icónico, que ya haya marcado la historia de la marca. Es lo que se ha hecho con Mégane, que se ha reinventado y modernizado para el Mégane E-Tech 100% eléctrico“, dice. “El otro es seleccionar nombres disponibles en la gran base de nombres ya registrados por Renault y que se enriquece constantemente”, añade. “Tenemos una base muy rica. Nos enorgullece, sentimos apego por ella y la protegemos”, acaba. En este caso, “Austral” está en la base de nombres de la marca desde 2005. Por último, habría una tercera vía, más espontánea. “Dejar que fluya la creatividad”.

Una vez se tiene una lista de candidatos entran en juego el equipo jurídico y otras áreas de la compañía para probar el nombre ver si está disponible y comprobar su significado en todos los países de comercialización. La lista final se somete a votación de los órganos de dirección y del CEO, Luca de Meo, para elegir el nombre definitivo.