27 nov 2020

Ir a contenido

Bugatti

Bugatti Bolide, el experimento radical

Bugatti sorprende con el Bolide, al que califican como experimento, un vehículo capaz de alcanzar los 500 km/h con sus 1.850 CV de potencia

Àlex Soler

Bugatti Bolide, el experimento radical

Bugatti es conocida actualmente por sus hiperdeportivos. Desde que llegara el Veyron en 2005, propulsado por su ya icónico motor W16 de 8.0 litros y cuatro turbos, la firma francesa ha combinado a la perfección las prestaciones más exageradas, un diseño singular y atractivo y un cuidado por los materiales y los acabados que han acabado convirtiendo a la marca no solo en un estandarte de deportividad, sino también de lujo. Aun así, por difícil que pueda parecer seguir sorprendiendo cuando en tu gama tienes un coche como el Chiron, la marca siempre tiene un as bajo la manga. Llega el Bolide, calificado por la marca como un experimento, un vehículo ligero para circuito para conseguir un rendimiento sin igual. Es radical.

Lo único innegociable para Bugatti ahora es su motor W16 tetraturbo. Según explica la firma de Molsheim, el Bolide nace de la idea de crear un vehículo muy ligero y aerodinámico orientado a su uso en circuitos alrededor de su potente motor. El resultado es un hiperdeportivo que ridiculiza la relación kilo/cv de cualquier deportivo al dejarla en 0,67 kilos por CV gracias a sus 1.850 CV de potencia y a sus apenas 1.240 kilos de peso. La única pregunta que se deriva de estas cifras es: ¿De qué es capaz? Bugatti dice que acelera de 0 a 100 en 2,17 segundos, que puede superar los 500 km/h de velocidad máxima y que sería capaz de pulverizar los récords de los trazados más emblemáticos, parando el cronometro en 3:07.1 en Le Mans y en 5:23.1 en Nürburgring Nordschleife.

Creado para correr

Los ingenieros de Bugatti solo tenían una misión: que el Bolide fuera muy rápido, que pudiera quitarle las pegatinas al Chiron. Para ello, agarraron el motor W16 de la marca y lo situaron en el centro de la ecuación. 1.850 CV de potencia y 1.850 Nm de par máximo a disposición del conductor y una configuración del motor y la transmisión, que manda su potencia a las cuatro ruedas, ajustada para su uso en circuito, es decir, para rendir al máximo continuamente. Los cuatro turbos son nuevos para este modelo y entregan más potencia en regímenes altos.

Lo siguiente era conseguir el mínimo peso posible. Uno de los pecados tradicionales de Bugatti, siempre en su afán de ofrecer prestaciones y exclusividad a partes iguales, es el sobrepeso de sus vehículos, que hacen que sean muy rápidos en línea recta, pero que pierdan la ventaja en trazados revirados. Para reducir el peso hasta los 1.240 kilos del Bolide, la firma francesa ha tirado de un monocasco de carbono y de materiales como el titanio y la misma fibra de carbono. Muchos componentes han sido imprimidos mediante tecnología 3D, asegurando su ligereza. Bugatti promete que este adelgazamiento no comporta una pérdida de su rigidez ni lo hace más inseguro y confirma que cumple con los estándares de seguridad de la FIA.

Tener un coche rápido y ligero, pero, no es suficiente. Lo siguiente era hacerlo manejable y capaz de girar velozmente. El resultado es un importante trabajo en el plano aerodinámico del vehículo, consiguiendo hasta 1.800 kilos de carga aerodinámica en la trasera y 800 kilos en la delantera a velocidades altas, pegando, literalmente, el coche al suelo. Para conseguirlo, los diseñadores han trabajado codo con codo con los ingenieros y ninguna forma se ha trazado al azar.

Mantiene los rasgos característicos de Bugatti, como su parrilla, y su frontal recuerda al del Divo, un hiperdeportivo basado en el Chiron. No obstante, destaca su enorme alerón trasero y sus múltiples entradas de aire y orificios para reconducir el aire y conseguir una mayor carga aerodinámica. En la trasera, las cuatro salidas de escape del centro y un enorme difusor, también con fines aerodinámicos, llamarán la atención sobre sus grupos ópticos en forma de cruz. Con 99 centímetros de alto, es 30 centímetros más bajo que el Chiron.

Esta máquina es el sueño de todos los millonarios amantes de la velocidad, uno de los prototipos más llamativos y espectaculares jamás presentados por la marca francesa. El comunicado oficial, sin embargo, no confirma que el Bolide demuestre nunca de lo que es capaz. ¿Si el Bugatti Bolide se producirá algún día, todavía no está decidido¿, sentencia Bugatti.