Consensos para el uso de la lengua

La situación del catalán: hablemos de ello hoy, para hablarlo mañana

  • El Govern ha iniciado el proceso participativo del Pacte Nacional per la Llengua

  • Para que tenga el máximo consenso y apoyo, el Departamento de Cultura organiza mesas redondas temáticas y territoriales sobre la situación de la lengua e invita a personas y entidades a participar

  • Siete expertos académicos han hecho el informe 'Un marco sociolingüístico igualitario para la lengua catalana' con el objetivo de que sirva como punto de partida de los debates

La situación del catalán: hablemos de ello hoy, para hablarlo mañana
2
Se lee en minutos
Lara Bau

La situación del catalán se resume en una serie de paradojas que dificultan tanto el cofoísmo como el derrotismo, al tiempo que requieren lucidez para decidir las acciones que pueden llevar la lengua a su uso normalizado en todos los ámbitos. Vayamos por partes y observemos algunas de estas paradojas.

  • Mientras el catalán está fijado como la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza, la normativa reguladora de la Administración de justicia impide la exigencia del conocimiento de la lengua catalana al personal judicial para ocupar una plaza en Catalunya, y consecuentemente las sentencias dictadas en catalán no alcanzan el 10%.

  • Mientras que en el teatro, la radio y la prensa el catalán es mayoritario, en televisión, en el vídeo a demanda, en los videojuegos y en las redes sociales la lengua ocupa una posición entre minoritaria y marginal.

  • Mientras que en varias comarcas el catalán es la lengua habitual en todos los sectores, existen municipios donde el catalán tiene un uso completamente sectorial.

  • Mientras que aumenta el número de familias que hablan en catalán a los hijos (aunque no sea la lengua inicial de los padres), su uso porcentual es decreciente debido a la llegada de población no catalanohablante.

  • Y mientras la diversidad de lenguas iniciales de los catalanes reduce drásticamente el número de hablantes que interactúan siempre en una única lengua (sea el catalán o el castellano), la voluntad de aprender el catalán y el deseo de que en el futuro se pueda hablar catalán en todas partes están muy extendidos, incluso entre quiénes no identifican el catalán como lengua propia.

Noticias relacionadas

El escenario, por tanto, es complejo, y requiere urgentemente la toma de decisiones y la aplicación de medidas que tengan en cuenta las necesidades tanto de los hablantes actuales del catalán como de aquellos que la lengua necesita incorporar para asegurar su pleno uso en todos los ámbitos.

En este sentido, debemos confiar en el Pacte Nacional per la Llengua y todo el proceso participativo que supone. Las necesidades del catalán son muy diversas y sus casuísticas también, por eso escuchar todas las voces posibles puede ayudar a mejorar la situación de la lengua. Pongámonos a ello. Este Pacto puede ser una buena oportunidad para apuntalar entre todos el catalán y superar los condicionantes y paradojas que hoy impiden su desarrollo real como lengua común. Sobre el catalán, hablemos hoy, para hablarlo mañana.