Día Mundial del Medioambiente

Una nueva movilidad para avanzar hacia los objetivos de sostenibilidad del 2030

Carretera entre molinos de energía eólica.

Carretera entre molinos de energía eólica.

  • Es urgente reducir la emisión de gases de efecto invernadero para evitar que la temperatura media crezca por encima de los 1,5 grados

  • Las infraestructuras de transporte deben ser sostenibles por sí mismas, además de favorecer un modo de transporte más respetuoso con el medioambiente

  • Abertis trabaja para reducir la huella de carbono en sus autopistas, mitigar el cambio climático, reducir el impacto ambiental y potenciar la economía circular

Se lee en minutos
Xavi Datzira

La celebración hoy del Día Mundial del Medioambiente –dedicado a la restauración de los ecosistemas– no es una efeméride más, sino que marca el inicio de una década de la acción que debe ser clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, entre ellos uno que es urgente: evitar que la temperatura media del planeta crezca por encima de los 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales, tal y como marca el Acuerdo de París. Para ello, solo hay un camino, y no es otro que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Y, según explican los científicos, el mundo de momento no va en buen camino.

La Organización Meteorológica Mundial afirma que hay un 40% de probabilidades de que el planeta alcance esas temperaturas temporalmente durante este lustro. “Eso significa más deshielo, un mayor nivel del mar y más olas de calor y fenómenos meteorológicos extremos con mayores repercusiones en la seguridad alimentaria, la salud, el medioambiente y el desarrollo sostenible”, remarcan. Según el documento ‘Global Annual to Decadal Climate Update’, las estadísticas también marcan que es un 90% probable que en el periodo 2021-2025 se observe el año más cálido en la historia registrada.

Y es que las emisiones no han parado de crecer en los últimos años, si bien con la pandemia se ha experimentado un leve retroceso que, lamentablemente, parece que será solamente temporal. “Es una nueva llamada de atención sobre la necesidad de acelerar la adopción de compromisos mundiales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y lograr la neutralidad en carbono”, subrayan. La parte buena es que los avances tecnológicos permiten rastrear las emisiones de gases de efecto invernadero hasta sus fuentes, lo que facilita el diseño e implementación de medidas para reducirlas en todos los sectores, también en la movilidad.

Una década de acciones ambiciosas

Es necesario un acelerón, y por eso la ONU considera que esta década debe estar marcada por “acciones ambiciosas con el fin de alcanzar los ODS para el 2030. En este sentido, la década de acción exige acelerar las soluciones sostenibles dirigidas a los principales desafíos del mundo: desde la pobreza y la igualdad de género, hasta la desigualdad, el cierre de la brecha financiera y, por supuesto, el cambio climático. Para ello sigue pidiendo la movilización de más gobiernos y empresas, así como con un llamamiento a todas las personas para que hagan suyos los Objetivos Mundiales.

Los 17 ODS de Naciones Unidas.

/ ONU

A nivel medioambiental, los principales ODS son los que hacen referencia al Agua Limpia y Saneamiento (6), la Energía Asequible y no Contaminante (7), Producción y Consumo Responsables (12) y Acción por el Clima (13) y Vida de Ecosistemas terrestres (15). “Debemos ser la generación que gane la lucha contra el cambio climático”, afirmó António Guterres, secretario General de la ONU.Para que eso sea posible, todos los sectores deben aportar soluciones, y esto también pasa por el sector de la movilidad. En España, Abertis ha mostrado su compromiso por un transporte sostenible y, de hecho, forma ya parte del ‘ranking’ de líderes climáticos europeos elaborado por Statista y el ‘Financial Times’. Las 300 empresas (23 de ellas españolas) de la clasificación son las que más gases de efecto invernadero han conseguido reducir entre el 2014 y el 2019.

Movilidad sostenible y descarbonizada

Los ODS constituyen un llamamiento universal a la acción que se pueden y deben trabajar desde la colaboración público-privada. “Debemos centrarnos en cómo podemos construir unas infraestructuras que sirvan de base para un futuro mejor para todos. Queremos ser parte de la solución a los desafíos que presenta la movilidad actual y futura, especialmente en los relacionados con nuestra actividad como operadores de autopistas: el tráfico y la digitalización”, explican desde Abertis.

Recarga de un coche eléctrico.

/ Archivo

Para avanzar hacia una movilidad más sostenible, que sea más respetuosa con el medioambiente y que contribuya a la descarbonización, la compañía cuenta con un Plan Director de Sostenibilidad, uno de cuyos pilares es la Ecoeficiencia. “En este marco, trabajamos para reducir la huella de carbono, mitigar el cambio climático, reducir el impacto ambiental de nuestra actividad y potenciar la economía circular”, comentan. Son olvidar que esta nueva movilidad también debe ser más segura.

Medidas para la eficiencia

Por ejemplo, aplica medidas preventivas de preservación del entorno y de reducción de la contaminación, conformando un modelo de explotación más eficiente, responsable y sostenible. Esos son algunos ejemplos:

  • Desde la fase de diseño hasta la operativa diaria de la propia infraestructura, busca minimizar el impacto ambiental, buscando el equilibrio entre la sostenibilidad y la viabilidad económica y técnica. Gracias a ello, trabaja para seguir disminuyendo las emisiones de gases de efecto invernadero, que en el 2020 se han reducido ya un 17%, también debido a la pandemia.

  • Realiza un mantenimiento eficiente de las infraestructuras mediante tecnología innovadora para reducir el consumo de combustible, energía y materiales.

  • Promueve el peaje sin barreras, que reduce las emisiones de los vehículos al no tener que detenerse en la barrera. Esta es una medida de gestión del tráfico claramente de futuro. En España hay uno muy significativo en la autopista AP-7, en el peaje de La Roca.

  • Favorece el uso de vehículos menos contaminantes, renovando sus flotas por otras más ecológicas, participando en programas de escala europea para favorecer el uso del vehículo eléctrico en las autopistas y colaborando con las administraciones públicas para instalar puntos de recarga para vehículos eléctricos (electrolineras).

  • Sustituye las luminarias por otras de menor consumo (LED) o instala placas fotovoltaicas en sus instalaciones, así como usando materiales reciclados en el mantenimiento y construcción de infraestructuras.

  • Contribuye a preservar el capital natural alrededor de sus autopistas, instalando ‘pasos de fauna’ y cercados naturales para evitar atropellos de animales, usando barreras acústicas sonorreductoras en puntos de alto ruido y reforestando las áreas aledañas a las infraestructuras. En 2020, se replantaron más de 274.000 ejemplares de especies vegetales.

Sensores para la gestión del tráfico en una autopista de Abertis.

/ Abertis

Innovación por la sostenibilidad

Y, al mismo tiempo, aplica las nuevas tecnologías y sistemas innovadores para avanzar hacia las autopistas del futuro que, sin duda, deberá ser más sostenibles. Unas vías que serán conectadas para acoger al vehículo autónomo, con una gestión del tráfico avanzada con inteligencia artificial y automatización, con sensores en el pavimento y las estructuras y sistemas de procesamiento de big data, con una analítica avanzada para conocer y gestionar a los clientes y, finalmente, con sistemas energéticos más eficientes.

Es así como la movilidad y el transporte –cuando sea necesario hacerlo por carretera– deben contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, clave para evitar que la temperatura del planeta aumente por encima del límite marcado. Queda una década para conseguirlo, y esto quiere decir que toca acelerar para alcanzar unos objetivos vitales para el planeta y, como consecuencia, para el ser humano.