COMPORTAMIENTO AL VOLANTE

Ocho aspectos que deben mejorar en el 2021 a nivel de seguridad vial

La autopista AP-7, a la altura de l’Hospitalet de l’Infant.

La autopista AP-7, a la altura de l’Hospitalet de l’Infant. / Marc Vila

  • Los accidentes de tráfico han marcado este 2020 un mínimo histórico, aunque es debido a la reducción de desplazamientos por el coronavirus
  • El exceso de velocidad, la falta de distancia de seguridad, el uso del móvil o la convivencia con motos y bicicletas son puntos a revisar
  • La Unión Europea se ha marcado como objetivo reducir un 50% los siniestros en la carretera durante está década
Se lee en minutos

Eduard Palomares

De todos los aspectos negativos que ha ocasionado el coronavirus, se puede extraer uno de positivo: la disminución significativa de los accidentes de tráfico mortales, que registran la menor cifra desde 1960, año en el que se empezaron a realizar estadísticas. Hasta mediados de diciembre, las muertes en la carretera en España han sido 832, un 21% menos respecto al mismo periodo del 2019, que ya fue el mejor de la serie histórica con 1.101 fallecidos. Sin embargo, tanto la administración pública, los diferentes servicios de tráfico y las asociaciones de lucha contra los accidentes alertan de que no se pueden hacer comparaciones en un año tan extraño, marcado por el confinamiento y las restricciones de movilidad, y que todavía queda mucho por hacer en materia de seguridad vial.

Es cierto que existe una tendencia a la baja en los últimos años en cuanto a siniestros mortales, pero es que se venía de las cifras máximas del 2017, cuando se produjeron 1.830 muertes. Y que el objetivo europeo de reducir a la mitad los accidentes de tráfico para este año no se ha cumplido en todo el continente (solo el 25% desde el 2010), por lo que se ha fijado para el 2030 su consecución. Una meta a largo plazo que se debería empezar a atajar desde ya. De hecho, según diferentes estudios y análisis de movilidad, existen toda una serie de malas prácticas al volante que todavía tienen una alta incidencia y que podrían evitarse simplemente con un poco de concienciación por parte de los conductores.

Como la llegada del nuevo año es la época proclive a marcarse buenos propósitos, estos son ocho aspectos que tendrían que mejorar en las carreteras en el 2021:

1- Reducir la velocidad

El exceso de velocidad sigue siendo una de las principales causas de mortalidad en los accidentes de tráfico, y por eso la Dirección General de Tráfico instalará 75 nuevos radares en 2021, junto a 28 nuevos drones, para acercarse a los estándares europeos. Y es que superar los límites establecidos supone una de las infracciones más habituales por parte de los conductores en las diferentes vías. De hecho, el ‘Observatorio sobre el comportamiento de los conductores en la red de autopistas durante la pandemia de la covid 19’ elaborado por Autopistas, compañía del grupo Abertis, revela que el 58% de los vehículos ligeros, un 53% de los pesados y un 35% de los autobuses han conducido por encima del límite permitido durante este año, seguramente debido al incremento de la confianza por la disminución del tráfico.

Sin embargo, los expertos recuerdan que en un accidente con velocidad inadecuada, la probabilidad de morir o sufrir lesiones graves es mayor, además de reducir la capacidad de reaccionar ante cualquier imprevisto y provocar el llamado ‘efecto túnel’, que implica que el campo de visión se va reduciendo de manera inversamente proporcional a la velocidad. Es decir, a más kilómetros por hora, menos campo de visión tenemos, lo que acaba también reduciendo nuestra capacidad de anticipación. Levantar el pie del acelerador es, por lo tanto, una medida que cualquier conductor puede llevar a cabo y que repercutirá en una disminución del riesgo de sufrir o provocar un accidente.

2- Consumir cero alcohol

La mayoría de conductores son conscientes de la existencia de una tasa máxima de alcoholemia, fijada en 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre (0,3 para los conductores noveles). A pesar de ello, el Servei Català de Trànsit ha puesto en marcha una campaña de concienciación en la que alerta que el consumo de bebidas alcohólicas, a pesar de no llegar a los límites establecidos, ya puede comportar alteraciones en las facultades para conducir y aumentar el riesgo de provocar un accidente de tráfico. Por eso, remarca que la única tasa segura es la de 0,0.

Control de alcoholemia por parte de los Mossos d'Esquadra.

/ Generalitat de Catalunya

En el 2019, uno de cada cinco conductores muertos en siniestros viarios en Catalunya había consumido alcohol, según el Institut de Medicina Legal de Catalunya. En cuanto a las drogas y/o psicofármacos, el 13,7% de los conductores muertos habían tomado algún tipo de estas sustancias.

3- El móvil, bien guardado

Las causas de los accidentes se dividen en tres grandes grupos, como son el consumo de alcohol (29%) y el exceso de velocidad (26%), aunque el mayor porcentaje (33%) recae sobre las distracciones al volante. Y aunque es un término genérico, la DGT asegura que la adicción al móvil es la principal distracción y por eso se ha endurecido la ley. El pasado noviembre se aprobó un paquete de medidas para reducir los accidentes de tráfico, entre ellos el incremento de la pérdida de tres a seis puntos del carnet para aquellos que hagan uso del móvil mientras conducen.

En este sentido, el uso de estos dispositivos reduce la percepción de las señales de tránsito un 40% y aumenta entre tres y cuatro veces el riesgo de accidente. Ante ello, el Comisionado Europeo del Automóvil sugiere diversas acciones para evitar cualquier tentación. Entre ellas, guardar el móvil lejos del alcance del conductor, silenciar los avisos y notificaciones para evitar distracciones o utilizar el manos libres si no hay más remedio que contestar la llamada. Por otro lado, también aconsejan a familiares y amigos no llamar a una persona que pueda estar en esos momentos conduciendo.

4- Mantener la distancia de seguridad

Si ha quedado claro un concepto durante el 2020 es la importancia de mantener la distancia de seguridad entre personas para evitar el contagio de la covid-19. No obstante, parece que esta medida no tiene el mismo calado en las carreteras y autopistas, y eso que es básica para reducir el riesgo de accidentalidad. Según los datos de Abertis, durante la pandemia ha aumentado significativamente el porcentaje de conductores que van demasiado rápido y demasiado cerca, especialmente entre vehículos pesados en carril derecho, y entre vehículos ligeros en el carril izquierdo, cuando el coche de detrás presiona al de delante para que le deje adelantar.

Así, un 14,98% de vehículos ligeros y un 7,5% de los pesados no respetan la distancia mínima de seguridad. Y eso que, circulando a una velocidad de 120 kilómetros, un conductor suele necesitar 100 metros para frenar su vehículo. Los expertos también recuerdan que la distancia de seguridad es diferente según la velocidad a la que se circula y el estado de la calzada, así que a más velocidad o con el firme mojado, se necesita una mayor distancia. Así mismo, el no respetarla puede causar al conductor de delante presión, fatiga o entorpecimiento.

5- Poner el foco en los motoristas

En el 43% de todos los accidentes con muertos o heridos graves que se han producido entre el 2017 y el 2019 en Catalunya ha estado involucrada como mínimo una moto o un ciclomotor, según el estudio de evaluación de carreteras EuroRAP, presentado recientemente por el RACC. Una proporción muy elevada si se tiene en cuenta que estos vehículos representan alrededor del 5% de la movilidad global en carretera. Además, los accidentes en moto o ciclomotor han aumentado un 45% desde el 2013 hasta llegar a un total de 2.269 en el año 2019, periodo en el que al menos se ha roto por primera vez la tendencia al alza.

Recuerdo en memoria de un motorista accidentado, en la carretera de la Arrabassada.

/ Jordi Cotrina

El 50% de los accidentes graves y mortales de moto se concentran en solo el 12,6% de la red vial, especialmente en la C-58 entre Barcelona y Cerdanyola del Vallès, desde el Nus de la Trinitat hasta el cruce con la AP-7. Todos los tramos con mayor siniestralidad de motos se encuentran en la región metropolitana de Barcelona, y en algún caso llegan a representar más del 90% del total de accidentes graves y mortales, según EuroRAP. Teniendo en cuenta estos datos, los conductores de motocicletas deben extremar las precauciones en estos puntos y las administraciones públicas poner en marcha medidas que ayuden a reducir el riesgo.

6-Señalizar los cambios y usar el carril adecuado

El código de circulación es claro, y no hay alumno que apruebe el carnet de conducir sin que sepa que es obligatorio señalizar los cambios de carril y maniobras al resto de los conductores. Pero, aunque parezca sorprendente, el 47% de los de los vehículos no marca con el intermitente los adelantamientos en las autopistas, según el ‘Observatorio sobre el comportamiento de los conductores en la red de autopistas durante la pandemia de la covid 19’ de Abertis. Un dato que empeora ligeramente respecto a los estudios anteriores.

Los autores del estudio achacan este comportamiento a que, en una sección de 3 carriles, se producen menos adelantamientos completados debido al uso intensivo por defecto del carril central. Y este es otro de los aspectos a mejorar: la normativa indica que se debe circular por el carril que está situado más a la derecha y que, excepcionalmente, se podrá usar el carril izquierdo o los centrales cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen. A pesar de ello, casi la mitad de vehículos se sitúa en el carril de en medio de manera habitual y sin estar realizando ningún adelantamiento.

7- Buena convivencia con las bicicletas en la carretera

Un estudio coordinado por la Universitat Politècnica de València (UPV) en el marco del proyecto Safe4Bikes reveló en verano que el 21% de los conductores no respeta la distancia de seguridad al adelantar a un ciclista. Y eso que representan el colectivo más vulnerable que se puede encontrar en una carretera y que en el 2019 murieron 40 ciclistas, 4 más que el año anterior. El Reglamento General de Circulación indica que la distancia mínima para adelantar a una bicicleta debe ser de 1,5 metros durante toda la maniobra, un espacio que hay que respetar, incluso, cuando esto requiera atravesar una línea continua. No hacerlo así implica una multa económica de 200 euros y la retirada de cuatro puntos en el carnet de conducir.

Un coche adelanta a un grupo de ciclistas, en Sant Quintí de Mediona.

/ Edwin Winkels

El Real Automóvil Club de España (Race) recomienda a los conductores tener siempre paciencia cuando se encuentran ante un ciclista, sin utilizar el claxon ni conducir de forma que se puedan sentir presionados. Aconseja una distancia de seguridad de unos 10 metros y no adelantar nunca a otro vehículo en vías interurbanas de un carril en cada sentido cuando en ese momento viene un ciclista en sentido contrario, incluso si lo hace por el arcén. A los ciclistas, por su parte, les recuerda que siempre deben respetar las normas de circulación, como semáforos, señales de ‘stop’, ceda el paso, pasos de peatones, dirección de la vía… Es de esta manera, poniendo cada uno de su lado, que se puede mejorar la convivencia entre ambos.

8- Hacer caso a los signos de fatiga

La fatiga y el cansancio al volante aumentan el tiempo de reacción en más de un 86%, por lo que suelen ser causas habituales en los accidentes de tráfico. Algunos de los síntomas más habituales que pueden indicar al conductor que lleva demasiado tiempo al volante son la pérdida de concentración, picor de ojos, visión borrosa, parpadeo continuado, incomodidad en el asiento o deshidratación. Para evitarlos, se recomienda hacer paradas cada dos horas, evitar comidas pesadas y beber agua con asiduidad.

Te puede interesar

Lamentablemente (y en parte debido a la presión laboral), la DGT detectó en una sola semana de octubre exceso de horas de conducción en un millar de conductores profesionales. De 12.175 vehículos (11.548 camiones y 627 autocares) controlados por la Guardia Civil, un total de 2.525 conductores fueron denunciados por no cumplir algunos de los preceptos de la normativa de tráfico y seguridad vial. Y, de ellas, 981 fueron infracciones relativas a los tiempos de conducción ( 973 a camiones y 8 a buses) y 198 por cuestiones relacionadas con el tacógrafo (190 camiones y 8 autobuses).

Y para terminar este listado de aspectos a mejorar, una muy buena noticia: prácticamente el 100% de conductores utilizan el cinturón de seguridad. Y esto, sin duda, salva vidas.