JUSTICIA

Soluciones sin jueces, más rápidas y menos traumáticas

El Govern promueve la mediación en la resolución de conflictos como vía alternativa a la judicial

Soluciones sin jueces, más rápidas y menos traumáticas
Se lee en minutos

El Govern de la Generalitat fomenta la mediación como método de prevención, gestión y resolución de conflictos. Se trata de un mecanismo que tiene un alto porcentaje de éxito y que puede evitar las consecuencias traumáticas de pasar por los tribunales.

Más rápido y económico que ir al juzgado

En la mediación, pueden llegar todo tipo de conflictos: familiares -como separaciones, divorcios, cuidado y atención de las personas mayores, adopciones o acogimientos, designación de tutores, régimen de visitas, cuestiones económicas derivadas de la tutela, herencias, pensión por alimentos-; problemas entre vecinos; diferencias sociales o culturales surgidas de la convivencia ciudadana; conflictos relativos a alquileres o reclamaciones de cantidad; y disputas en la empresa familiar, entre fundaciones o asociaciones, entre otros.

En el ámbito de la familia, por ejemplo, el proceso para resolver un caso por la vía judicial se puede llegar a alargar hasta dos años -dependiendo de la congestión del juzgado- y, además, se debe hacer frente a los honorarios de abogados y procuradores. En cambio, la mediación puede acortar este procedimiento y resolverlo en un plazo que se sitúa en torno a los cuatro meses, con un máximo de seis sesiones, y con un coste de 40 euros por sesión y persona implicada.

La Administración de justicia también facilita mediadores de oficio gratis en los casos en que se justifique la falta de recursos económicos. Resolver un conflicto mediante la mediación, por lo tanto, es más rápido, económico y tiene menos coste emocional que acudir al juzgado.

Ejemplo Mediación

/ El Periódico

Acuerdo satisfactorio en el 50% de los casos

La mitad de las mediaciones finalizadas el año pasado terminaron con un acuerdo satisfactorio para ambas partes. En cifras absolutas, en el año 2019 llegaron al Centro de Mediación de Catalunya, órgano adscrito al Departament de Justícia, 2.822 solicitudes de mediación (un 89% de expedientes relacionados con asuntos de familia y un 11% de expedientes relacionados con otros asuntos del derecho privado). Del total de solicitudes recibidas, un 81% llegaron a iniciativa de las partes interesadas, mientras que un 19% fueron derivadas por el juez.

Más diálogo, menos togas

El mediador es un profesional que trabaja con imparcialidad, neutralidad y confidencialidad. Su trabajo es ayudar a las partes en conflicto a encontrar consensos y, por tanto, favorecer un mejor clima entre las personas en disputa. Esto es especialmente importante en aquellos supuestos en los que hay menores involucrados, que pueden sufrir las consecuencias de los enfrentamientos judiciales entre sus padres.

También se trata, por tanto, de fomentar unas relaciones familiares adecuadas después de situaciones de crisis y velar por la protección de los hijos pequeños, preservándolos de la judicialización de los conflictos entre los adultos.

La mediación, una herramienta desconocida pero efectiva

Según datos de la Unión Europea, menos de un 1% de los conflictos civiles y mercantiles se resuelven por esta vía. En Catalunya, un 60% de las personas que reciben una sesión informativa sobre la mediación acaban solicitando este procedimiento, y de éstos, un 50% finaliza con un acuerdo satisfactorio.

Para incrementar estas cifras, el Govern apuesta por el fortalecimiento de una red institucional con varios operadores implicados en la mediación, como la Administración de Justicia, los colegios profesionales y otras corporaciones públicas, como cámaras de comercio o universidades.

Una nueva norma para fomentar la cultura del diálogo

Te puede interesar

Ante las ventajas de este método y los datos que los corroboran, el Parlament de Catalunya aprobó en julio una ley impulsada por el Govern para fomentar la mediación ante la vía judicial. Se trata de la Ley 9/2020, que permite que los jueces puedan forzar una sesión de mediación en conflictos familiares, como separaciones y custodias de hijos, antes de ir a juicio. La norma también emplaza al Govern a elaborar un plan de políticas públicas de carácter general para la prevención, gestión y resolución de conflictos.

Para más información, puede consultar la web del Departament de Justícia.