Tecnologías que están a punto de lograr una movilidad más verde

Tecnologías que están a punto de lograr una movilidad más verde

Xavi Datzira | 07 noviembre 2020

Las autopistas se están ya transformando para ser más fluidas, seguras y eficientes gracias al uso del 'big data', la inteligencia artificial, la geolocalización, la movilidad eléctrica y pavimentos capaces de generar energía.

La movilidad sostenible no llegará de la noche a la mañana, sino que avanzará paso a paso hasta configurar un sistema de transporte más seguro y eficiente. Algunos ya los ha dado, como es el incremento de coches híbridos y eléctricos circulando por las carreteras o diversas aplicaciones que configuran la ruta más rápida en base a datos a tiempo real, pero el gran salto debe venir con el 5G. La nueva red que ya se está comenzando a desplegar será clave para aumentar la conectividad, incrementar la recopilación de ‘big data’ y su posterior análisis para la gestión del tráfico y permitir la llegada del coche autónomo y sin conductor.

Para esto último, no obstante, falta tiempo y las infraestructuras deben dar un vuelco por completo. Ciudades y vías interurbanas deberán dotarse de sensores que establezcan un permanente diálogo con los vehículos, de tal manera que no sea necesario que nadie se sitúe detrás del volante. Este es un escenario de futuro sin una fecha concreta, pero sí existen tecnologías ya desarrolladas, que están apunto de dar un nuevo impulso a la movilidad verde.

Algunas son fáciles de instalar y otras requieren de una mayor inversión, pero todas pueden convertirse en realidad en los próximos tiempos. Estos son cinco ejemplos:

1-Autopistas sin barreras gracias al 'big data'

1-Autopistas sin barreras gracias al 'big data'La fluidez será una de las claves de la nueva movilidad sobre todo gracias al ‘big data’, que permitirá gestionar las autopistas en base al comportamiento de los conductores. Esto significa prever situaciones de mayor o menor tráfico para actuar en consecuencia, gracias a la multitud de datos que se recopilan de la mano de los GPS y la conectividad de cada vehículo. Y, con ello, una reducción de las emisiones que causan los atascos y tráfico lento, que incrementan el tiempo que un vehículo se encuentra con el motor encendido.

Autopista son barreras, en una prueba piloto de Abertis en el Reino Unido.

Abertis e IBM han iniciado un programa para desarrollar ideas innovadoras para las autopistas del futuro

También se pondrá fin a algo que quedará para la historia: detenerse en un peaje. Abertis e IBM han firmado un acuerdo de colaboración de tres años para poner en marcha un ‘garaje de innovación’, es decir, un programa para desarrollar ideas innovadoras para mejorar, mediante la tecnología, la gestión de las infraestructuras viales. Una de ellas es la eliminación de las barreras de peaje en cualquier vía mediante la geolocalización y sistemas de pago telemáticos, con sistema avanzado de detección de impagos que facilite a las administraciones y a las operadoras optar por soluciones de este tipo en el futuro, más cómodas para los clientes y sostenibles.

Estos nuevos métodos de pago permitirán reducir la congestión, el consumo de combustible y las emisiones de los vehículos, ya que los usuarios no tendrán que detenerse en las barreras para pagar. Este es uno de los principales objetivos del programa Road Tech de Abertis, que pone sobre la mesa tecnologías como la inteligencia artificial, el 'cloud computing' y el Internet de las Cosas para avanzar hacia la autopista 'inteligente'.

Programa Road Tech de Abertis

Programa Road Tech de Abertis

2- Pavimentos que reducen emisiones e incluso generar energía

2- Pavimentos que reducen emisiones e incluso generar energíaLa Asociación Española de la Carretera presentó en la Cumbre del Clima de Madrid COP25 un informe que vinculaba directamente el estado de conservación del pavimento de una vía con las emisiones contaminantes que generaban los vehículos que circulaban sobre ella, cifrando entre un 4% y 5% el incremento de contaminación que genera un piso deteriorado. El estudio afirma que repavimentar la mitad de la red de carreteras de España permitiría ahorrar 1.600.000 toneladas de CO2 al año. La tecnología, además, puede ayudar a detectar los tramos en mal estado para actuar en consecuencia.

Pavimento solar de la empresa francesa Wattway.

De hecho, la colaboración entre Abertis e IBM también contempla la monitorización constante del estado del pavimento, para predecir las necesidades de mantenimiento de las infraestructuras, utilizando tecnología analítica predictiva alimentada por varias fuentes de datos (informes de inspección normativa, historial de obras viales, sensores del estado de la carretera, tráfico, estadísticas del clima y predicciones del tiempo). La información recabada por este modelo permitirá predecir las necesidades de conservación de las estructuras con mayor precisión, optimizando las acciones e intervenciones preventivas sobre la infraestructura para mejorar la seguridad vial.

Y ya mirando más al futuro, llegará un día en el que los vehículos se recarguen mientras circulan sobre el asfalto. El proyecto ‘Roads as energetics corps’ del Repsol Technology Lab contempla el desarrollo de dipositivos piezoeléctricos que se integren en el firme para transformar en energía eléctrica la presión y la vibración generan los automóviles. De momento, su rentabilidad solo estaría asegurada en zonas con mucho tráfico. Asimismo, existen otros proyectos piloto que están investigando la creación de vías con células fotovoltaicas ­–pensadas no para alimentar a los vehículos, sino a las infraestructuras cercana, como las de la empresa francesa Wattway – o tramos con sistemas eléctricos áereos que, como si fueran tranvías, permitieran conectarse a camiones eléctricos.

3- Visión artificial para priorizar los vehículos de alta ocupación

3- Visión artificial para priorizar los vehículos de alta ocupaciónActualmente, ya existen medidas para fomentar los vehículos con una alta ocupación, como los carriles VAO o los descuentos en los peajes. Esto responde a la lógica de que, cuanta más personas ocupan un automóvil, menos emisiones generan por persona. Dicho de otro modo, si los cinco pasajeros de un coche decidieran ir por su propia cuenta, la contaminación generada se multiplicaría. Sin embargo, su gestión es todavía analógica, cuando podría ser digital. La compañía Indra ha desarrollado una prueba piloto en San Francisco para probar en sus autopistas las tecnologías más avanzadas de detección automática de vehículos de alta ocupación, necesarias para poder aplicar nuevas políticas de movilidad sostenible, con un 88% de éxito de su solución.

El Golden Gate Bridge de San Francisco, donde se están probando los carriles de alta ocupación inteligentes.

Las camáras de visión artificial permitirán priorizar los vehículos de alta ocupación

El sistema permite detectar automáticamente, en tiempo real, de forma no intrusiva y con una alta fiabilidad el tipo de vehículo que circula por una vía, así como los ocupantes delanteros y traseros. Basado en las últimas tecnologías de visión artificial y ‘deep learning’, esto abre la puerta a generalizar los peajes inteligentes y sin barreras, con carriles especiales para vehículos de alta ocupación y nuevos modelos de tarificación dinámica, también aplicables en los aparcamientos, así como el control de acceso a las ciudades, en función del tipo vehículo y el número de ocupantes.

De esta forma, tal y como explica la compañía española, se facilita la puesta en marcha de nuevos modelos de movilidad avanzada, que dan prioridad y fomentan el uso del transporte público y de vehículos de alta ocupación y de bajas emisiones, con la consiguiente mejora de la circulación, de la calidad del aire y de los niveles de ruido.

4- Definición de rutas y planificación de la recarga eléctrica

4- Definición de rutas y planificación de la recarga eléctricaLos coches eléctricos, con autonomías que superan ya los 400 kilómetros e incluso alcanzan en algunos casos los 600 km, han traspasado una de las barreras mentales que impedían su generalización: la idea de que no eran vehículos aptos para largos trayectos. Eso sí, requieren un mayor nivel de planificación de la ruta y de las estaciones de carga. Por eso, Audi incorpora en todos sus modelos 100% eléctricos (los E-tron) un asistente de trayecto que traza la ruta más rápida e indica los puntos de carga más adecuados, siempre actualizado con datos a tiempo real. Se puede consultar tanto en el propio navegador del coche como en la aplicación móvil, lo que permite diseñar la ruta antes de empezar el trayecto.

El nuevo planificador de ruta y estaciones de recarga de los Audi E-tron.

Lo que diferencia al E-tron Route Planner de un navegador estándar, según explican desde la firma alemana, es que el sistema considera toda una serie de aspectos a la hora de proponer un trayecto, gracias a la información que recibe constantemente y a su análisis ‘inteligente’, como el tráfico, los datos de la vía, el estilo de conductor o si las estaciones de carga están vacantes o ocupadas. En relación a este último aspecto, el navegador es capaz de proponer una determinada estrategia de recarga en base a diferentes datos, de tal manera que puede combinar cargas rápidas o lentas (pero más exhaustivas) en base a tiempos y localizaciones.

Un asistente que se basa en un nuevo algoritmo que se alimenta de actualizaciones diarias de las posibles estaciones de carga, así como de posibles rutas alternativas. Todo ello para ofrecer al conductor una mayor seguridad y garantía de continuidad durante un largo trayecto. De hecho, el incremento de electrolineras es fundamental para el incremento de la movilidad eléctrica, pero estas deberán ir acompañadas de plataformas digitales que permitan aumentar al máximo la eficacia y el tiempo para acceder a la recarga.

5- Coches eléctricos, de hidrógeno y ¿autónomos?

5- Coches eléctricos, de hidrógeno y ¿autónomos?La industria automovilística tiene en el horizonte la conducción autónoma, aquella en la que los vehículos serán capaz de transportar a los pasajeros al destino deseado sin la intervención humana, pero todavía queda mucho para ello. La firma estadounidense Tesla es la que va más avanzada y ha anunciado recientemente que iniciará una prueba piloto con algunos conductores seleccionados de sus coches para poner en marcha en fase beta la conducción autónoma plena. Se trata de una evolución de su Autopilot, aunque con una premisa para mantener los pies en el suelo: los conductores deben estar listos para corregir el rumbo en cualquier momento.

Alcance de los sensores de un coche autónomo.

El coche autónomo progresa, pero en Europa justo se va a entrar en el nivel 3 de 5

Tesla tiene una ventaja respecto a sus competidores, y es que su sistema de conducción autónoma funciona únicamente a través de las cámaras del vehículo, capaces de detectar coches, peatones e infraestructuras para tomar decisiones al instante. Algo que, por otro lado, no está permitido en Europa. El resto de marcas están experimentando con la conectividad entre el coche y sensores instalados en las vías, pero esto requiere de una gran inversión. De momento, lo más cercano que se podrá ver en el Viejo Continente es el Asistente de Autopista, que estará regulado en el 2021, y que permitirá al conductor soltar las manos del volante durante los trayectos largos. Esto permitirá entrar en el llamado nivel 3 de la conducción autónoma, quedando todavía dos por delante para llegar a la plenitud.

Otra evolución que está a punto de llegar a las carreteras hace referencia a la energía de propulsión. Mucho se habla del coche eléctrico como elemento clave de una movilidad más sostenible, pero si bien no genera emisiones durante su conducción, si lo hace para generar la electricidad necesaria para su carga. Sin contar que las baterías necesarias tienen una fuerte huella ambiental. La solución puede venir de la mano del llamado  hidrógeno verde, un combustible que sí es 100% sostenible porque su producción –a partir de electrólisis del agua– no genera emisiones ni residuos. Algunas marcas ya están trabajando con ello, y Toyota ya cuenta incluso con un modelo con pila de combustible de hidrógeno, el Mirai.