24 feb 2020

Ir a contenido

¿Es necesario un seguro para conducir un patinete eléctrico?

A día de hoy, en España la obligatoriedad depende de la normativa de cada municipio

Entre enero y noviembre del 2018 se produjeron 273 accidentes en España con este vehículo

Alberto González / Barcelona

Un hombre conduce un patinete eléctrico por la calzada.

Un hombre conduce un patinete eléctrico por la calzada.

Marc estaba cansado de los atascos con los que se encontraba cada día de camino al trabajo y de contribuir con su propio vehículo a la contaminación de la ciudad. La idea del patinete eléctrico ya le rondaba por la cabeza cuando el pasado abril se inauguró un nuevo tramo de carril bici segregado en el centro de la Meridiana, lo que le iba de perlas. Los astros parecían alinearse e incitarle a esta nueva moda, que ha llegado para quedarse. Ahora se pregunta cómo pudo tardar tanto tiempo en tomar la decisión. Está realmente encantado con el cambio. Y no solo porque llega antes al trabajo, sino porque disfruta más del trayecto, no emite 'malos humos', ahorra y contribuye a hacer de Barcelona una ciudad más amable. “Siempre y cuando sepamos utilizarlo con civismo”, apostilla.

Y es que no deja de preocuparle el elevado número de accidentes en los que se ve involucrado un patinete eléctrico. Según datos publicados por el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, solo en los primeros 11 meses del año pasado se produjeron 273 accidentes en 44 ciudades españolas. En Barcelona, estos vehículos estuvieron presentes en 2.330 infracciones administrativas (la cifra real debe ser mucho más alta, puesto que no están contabilizados los casos en los que no hay denuncia o en los que los autores se han fugado). Mayor impacto aún provocan los casos de muertes en las que se ven involucrados estos vehículos. Una de las más sonadas fue la de Emily Hartridge, la estrella de Youtube, que con solo 35 años colisionó contra un camión en Londres mientras circulaba con su patinete eléctrico.

En consecuencia, se ha comenzado plantear la necesidad de desarrollar una legislación específica. En cuanto a la obligatoriedad de disponer de un seguro de responsabilidad civil, la regulación depende de cada municipio (a la espera de una legislación nacional que unifique el criterio). Mientras que en algunos lugares (como por ejemplo en Pozuelo de Alarcón) es obligatorio, en otros –como es el caso de Barcelona– no lo es. Pero eso no significa que no sea conveniente. “Un golpe provocado por un patinete eléctrico que viaja a 25 kilómetros por hora puede equivaler a la caída de una persona desde un segundo piso”, según fuentes de la compañía aseguradora Zurich.

Klinc, la nueva generación de seguros de Zurich, proporciona cobertura para estetransporte

De ahí la conveniencia de contratar un seguro para circular con este tipo de vehículos, que no únicamente cubra los daños provocados en el patinete, sino también la responsabilidad civil (los daños que podamos provocar en otras personas o bienes) y la defensa jurídica. En este sentido, Klinc (la nueva generación de seguros de Zurich) ya ha incorporado los patinetes a su catálogo, junto a otros dispositivos como móviles u ordenadores. Para adaptarse a las necesidades del público más 'millennial', este producto se incorpora a sus vidas y permite tener un control total sobre sus seguros.

Fitipaldis

Los vehículos de movilidad personal “deben circular con diligencia y precaución para evitar daños propios o ajenos, no poner en peligro al resto de los usuarios de la vía y respetar siempre la preferencia de paso de los peatones”, según establece la normativa barcelonesa. Para Àngela, sin embargo, esto no siempre es así: “Algunos de los conductores de patinetes eléctricos van como locos, saltándose los semáforos, alternando la calzada con la acera, yendo en contradirección o a una velocidad a la que les resultaría imposible reaccionar si fuera necesario”.

Aunque también es usuaria de uno de los modelos de patinete más populares, la joven hace un llamamiento a la cordura y el civismo. Y por eso mismo ya ha contratado su propio seguro. “Yo lo entiendo incluso como una cuestión de solidaridad, porque si todo el mundo tuviera este tipo de seguro y chocaran dos patinetes, mi seguro te protegería a ti, y el tuyo a mí. Para mí, un entorno urbano cada vez más plagado de este tipo de vehículos solo será seguro en la medida en la que todo el mundo disponga de este seguro”, concluye Àngela.

Algunas preguntas

¿A qué edad mínima se puede circular?

A los 16 años. Los menores esa edad pueden usarlos fuera de las zonas de circulación en espacios cerrados al tráfico bajo la responsabilidad de padres y tutores, siempre que el vehículo resulte adecuado a su edad, altura y peso.

¿Se pueden llevar cascos mientras se conduce?

No, ni hablar por el móvil. De lo contrario nos exponemos a ser sancionados, con multas a partir de los 100 euros y hasta 500 (un motivo de sanción grave sería, por ejemplo, conducir con una tasa de alcohol en sangre superior a la permitida).

¿Dónde lo estaciono?

En los aparcamientos de bicis, pero no en el resto de mobiliario urbano.

¿Hay que pagar impuesto de circulación?

De momento, están exentos.

¿Puede un patinete eléctrico llevar a dos personas?

La limitación la impone la capacidad de carga del propio aparato, que suele rondar los 100 kilogramos.

¿Cómo sé por dónde puedo conducir mi patinete y por dónde no?

Desde mediados del 2017, y según la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos impulsada por el gobierno local de Ada Colau, los patinetes eléctricos –como también ocurre con los segways– no pueden circular por la acera, sino solo por las zonas establecidas por dicha normativa.

¿Hay que llevar casco?

Según el mismo reglamento, se recomienda a los que viajan en patinete eléctrico hacerlo con casco (están obligados a usarlo los conductores de patinetes eléctricos de gran tamaño).

¿Es obligatorio el seguro de responsabilidad civil?

Hasta la fecha, está recomendado. Pero todo parece indicar que pronto será obligatorio.