03 abr 2020

Ir a contenido

MEDIOAMBIENTE

Un reto compartido: la mejora de la calidad del aire

Aigües de Barcelona transforma sus instalaciones para que sean autosuficientes energéticamente y reutilizan los residuos generados

La compañía lleva en su ADN el compromiso con las energías renovables, la descarbonización de la economía y la sostenibilidad

Lara Bau

Aigües de Barcelona tiene la flota de vehículos eléctricos más grande de Barcelona, con 120 vehículos

Aigües de Barcelona tiene la flota de vehículos eléctricos más grande de Barcelona, con 120 vehículos

El planeta es nuestra casa común y nuestro legado para las próximas generaciones. Aigües de Barcelona, empresa referente en la gestión del agua desde hace más de 150 años, está comprometida con la mejora de la calidad del aire en las ciudades españolas. En éstas el cambio climático y la contaminación procedente sobre todo de los vehículos que usan combustibles fósiles supone una amenaza para todos, en especial para los colectivos más vulnerables como son los niños y las personas mayores o bien aquellas que sufren  dolencias respiratorias.

El Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra hoy en todo el planeta, pone el foco este año en la necesidad de reducir la polución, el mayor riesgo ambiental para nuestra salud y que se cobra siete millones de vidas cada año en todo el mundo, en especial en las grandes ciudades.

La sostenibilidad como eje

La sostenibilidad de la empresa se traduce en una nueva forma de entender el negocio y una nueva política de desarrollo sostenible, así como diferentes líneas de actuación que, al mismo tiempo, garantizan el suministro de agua de forma ininterrumpida en el área metropolitana de Barcelona. Aigües de Barcelona, que lleva en su ADN el compromiso con la sostenibilidad y con la economía circular, ha reducido desde el 2015 en un 40,6% su huella de carbono, el indicador que mide las emisiones directas e indirectas de gases de efecto invernadero producidas por el consumo de un producto o un servicio a lo largo de su ciclo de vida. Además, casi el 100% de la energía utilizada en las distintas fases del ciclo del agua tiene el sello de energía verde.

Movilidad sostenible

Aigües de Barcelona, que abastece a 23 municipios y prácticamente a tres millones de personas, impulsa la movilidad sostenible. En este sentido, posee una flota de 120 vehículos 100% eléctricos: es la más grande de toda el área metropolitana de Barcelona y cuenta con el sello de calidad ambiental. La gestión de esta flota ecológica le ha merecido el reconocimiento de la Asociación Española de Gestores de Flotas de Automóviles. 

En su apuesta por la innovación, la compañía ha realizado una prueba piloto de monitorización móvil de la contaminación del aire mediante la instalación de sensores sobre los vehículos de su flota. El proyecto, en el que también participa el Centro Tecnológico del Agua, permite recoger datos en tiempo real sobre la calidad ambiental. 
Además, Aigües de Barcelona forma parte de la plataforma LIVE, que contribuye al impulso de formas de movilidad sostenible. 


Control del aire

Entre las actuaciones destinadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, destaca la instalación de placas solares y pérgolas de captación fotovoltaica. Esta autogeneración de energía de fuentes alternativas ha ayudado a reducir significativamente la huella de carbono y ha conseguido que prácticamente el 10% de la energía consumida  provenga de fuentes renovables y sea generada en sus instalaciones. 

El compromiso de la compañía con el medioambiente y con la reducción de las emisiones de carbono responsables del cambio climático es palpable también en su proyecto para convertir las estaciones de tratamiento de aguas residuales en biofactorías. 

Una acción que busca seguir la política de cero residuos –uno de los objetivos principales de la compañía– y, además, que sus instalaciones sean autosuficientes y generen la energía suficiente para asegurar su correcto funcionamiento. La planta de aguas residuales del Baix Llobregat será pionera en esta reconversión hacia la autosuficiencia con el fin de reducir la huella de carbono y mejorar la eficiencia energética.