Ir a contenido

SOSTENIBILIDAD

El compromiso de Coca-Cola en materia de envases

El 100% de los envases de la firma en nuestro país son reciclables o reutilizables

D. R. / Barcelona

El compromiso de Coca-Cola en materia de envases

Los envases son fundamentales en la industria alimentaria: permiten transportar los alimentos y las bebidas de forma segura y protegerlos para que lleguen a los consumidores con la misma calidad que presentan en las líneas de producción. Pero reducir su huella ambiental es clave. En este sentido, la innovación es un pilar fundamental para lograr producir envases cada vez más sostenibles e impulsar una mejor gestión de los residuos a través de la economía circular y la sensibilización ciudadana.

Un ejemplo de buenas prácticas es Coca-Cola en España, quien trabaja cada día para reducir el impacto de los envases de sus bebidas en el medioambiente a lo largo de toda la cadena de valor. De hecho, a día de hoy, el 100% de sus envases son reciclables o reutilizables. “Nuestra responsabilidad no termina cuando vendemos una de nuestras bebidas. Reducir el impacto de nuestros envases es un pilar prioritario de nuestro negocio pero también lo es impulsar el aumento de las tasas de reciclaje”, afirma Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia.

La gestión de los envases es uno de los ejes de la estrategia de sostenibilidad conjunta de The Coca-Cola Company y Coca-Cola European Partners, Avanzamos, que establece sus objetivos específicos y medibles con horizonte 2025 en los mercados de Europa Occidental.

“Nos hemos comprometido a utilizar envases más respetuosos con el medio ambiente a través de tres líneas estratégicas: aplicar el ecodiseño en los envases para hacerlos más sostenibles, reducir la generación de residuos y recuperar los envases una vez utilizados”, explica Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia”. Además, “actualmente, todos nuestros envases ya son 100% reciclables o reutilizables”.

Ecodiseño

“Nuestra meta es liderar la innovación en envases sostenibles, incluyendo materiales renovables”, indica Carmen Gómez-Acebo, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia. En esta línea, se están aplicando criterios ambientales en el diseño y uso de envases, así como en la selección de material promocional. También se trabaja junto con los proveedores en el aligeramiento de los envases. Por ejemplo, la botella Contour de Coca-Cola para hostelería, que pesaba 372 gramos en sus inicios, pasó a los 309 gramos en el año 2000, y de estos, a los 245 gramos de la actualidad, a pesar de contener ahora más cantidad de bebida. Es decir, un 18% más de producto con un 21% menos de peso.

En el 2017 ya se había conseguido que el 13% de la composición de los envases de PET fuera de material reciclado

Este hecho también se ha tenido en cuenta en el desarrollo de la botella de Fanta Slider (21% más ligera y con un 18% más de capacidad) y de la botella de vidrio de Coca-Cola de un litro.

En el caso del plástico PET, desde el año 2010 los envases fabricados con este material son un 32% más ligeros. “Queremos destacar que Coca-Cola en España no utiliza mezclas de diferentes plásticos ni multicapas, ni tampoco emplea colores oscuros ni botellas opacas. Estas medidas contribuyen a facilitar el reciclaje, de modo que cualquier botella puede ser procesada fácilmente en una planta de tratamiento de PET en España”, añade Gómez-Acebo.

Además, se está aumentando el material reciclado de todos los envases en consonancia con los avances tecnológicos. En el 2017, ya se había conseguido que el 13% de la composición de los envases de PET fuera de material reciclado (rPET). Asimismo, los envases de aluminio contienen un 50% de material reciclado y los de acero un 25% y el vidrio un 15%. En el caso de las latas, son un 60% más ligeras que hace 30 años.

En la apuesta por el ecodiseño y la innovación, este año, nuevos lanzamientos como Honest, AdeS o Smartwater incorporan en sus envases un material de origen vegetal que la empresa denomina 'Plant bottle'. Se trata de un tipo de botella 100% reciclable hecha hasta un 30% de material proveniente de un subproducto del procesado de la caña de azúcar. Su fabricación contribuye a reducir residuos y tiene una huella de carbono aproximadamente de un 12% menor que la del resto de botellas de PET.

Reducción de residuos 

“En línea con el concepto de economía circular, llevamos años trabajando para reducir la generación de residuos en nuestras operaciones y fomentar su valorización, y ya hemos logrado importantes avances”, concluye la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia. En el periodo 2010-2017, la ratio de generación de residuos por litro de producto fabricado se redujo en un 23%, lo que ha permitido evitar la generación de más de 43.000 toneladas de residuos. En el mismo periodo se ha reducido en un 76% la cantidad de residuos cuyo destino ha sido vertedero. Por otro lado, en el 2018 se han valorizado el 95% de los residuos generados en los procesos productivos.

En el periodo 2010-2017, la ratio de generación de residuos por litro de producto fabricado se redujo en un 23%

Además de estas iniciativas relacionadas con la sostenibilidad de sus envases, Coca-Cola tiene un firme compromiso con otras áreas del medioambiente que se materializa en proyectos enfocados en la protección y mejora del agua, la búsqueda de la eficiencia en el consumo energético y la extensión de su compromiso ambiental a la cadena de suministro.

Recuperación de envases

“Nuestra estrategia de sostenibilidad también contempla la aspiración de recoger el equivalente al 100% de todos los envases que ponemos en el mercado. Para ello, mantenemos una estrecha relación con los gestores de los sistemas integrados de gestión de envases en la península, a fin de fomentar el reciclaje de los envases y aumentar las tasas de recuperación”, repasa Ana Gascón.

“Desarrollamos iniciativas propias de reciclaje y en colaboración con entidades deportivas, como la reciente Tu mejor jugada. Incluso hemos puesto en marcha un plan para hacer que los eventos que organizamos o patrocinamos sean sostenibles, favoreciendo el reciclaje de los residuos generados en los mismos”, agrega Carmen Gómez-Acebo.

Con los clientes del canal Horeca, Coca-Cola fomenta el uso del envase de vidrio rellenable, que es completamente reciclable (sin límite de veces) y muy resistente. La principal particularidad de estas botellas es que, una vez utilizadas, se recogen en el establecimiento hostelero y vuelven a las plantas de envasado. Allí se lavan con detergente y agua a altas temperaturas, y pasan una inspección electrónica antes de volver a rellenarse.

Un mismo envase se puede utilizar hasta 25 veces, tras las cuales la botella es conducida a una planta de reciclado para que vuelva a formar parte de otro objeto de vidrio.