Ir a contenido

"El rey Felipe VI se compró unas botas camperas en mi tienda de la Rambla"

Jordi Corbeto explica el secreto de los 70 años de éxito de su comercio

Sílvia Alberich

Jordi Corbeto, en el comercio que regenta en la Rambla, 40.

Jordi Corbeto, en el comercio que regenta en la Rambla, 40. / ROGER PLA

La ambientación y el intenso olor a piel trasladan al cliente al lejano oeste cuando pisa Corbeto's Boots (Rambla, 40), tienda especializada en botas de cowboy. Jordi Corbeto Rodríguez (Barcelona, 1983) pertenece a la cuarta generación de un negocio familiar que se remonta a 1948. Jordi está al frente de la singular tienda, en la que empezó a colaborar a los 10 años, cuando su padre le daba 100 pesetas (0,60 euros) por venta.

-Una tienda de 70 años. ¿Cuál es la clave para este éxito? 

-Mantener el carácter único del local. Somos especialistas en un producto exclusivo.

-¿El primer paso?

-Nuestro origen son las míticas botas camperas de Valverde del Camino, que vendemos desde que abrimos. Al llegar la Marina de EEUU, en los años 60, cambió la tendencia. Mi abuelo empezó a comprar botas a los marineros estadounidenses y se las cambiaba por nuestras camperas. Después las llevaba a las fábricas para que crearan una nueva línea.

-Tienen muchísimas botas.

-Casi no hay espacio para tantas. Hay 250 modelos. Tenemos botas para niños, que van desde el número 26, hasta el 48 para adultos.

-¿Otras singularidades?

-La duración, ya que, con un uso regular y cuidándolas un poco, pueden usarse seis años. El proceso de fabricación también es especial, ya que son botas de piel cosidas y con suela de cuero. Cuestan entre 120 y 900 euros, muy asequible por su duración y la fabricación.

-Clientela masculina, supongo.

-No. Nuestro público es muy heterogéneo y la proporción entre hombres y mujeres es muy equilibrada. Entre nuestros clientes hay jueces, abogados y médicos.

-Y ha tenido algunos tan ilustres como el mismísimo Bob Dylan.

- Sí. En los años 60, en una de sus giras visitó Barcelona y se compró unas botas aquí. También han pasado por nuestra tienda artistas como Pep Sala, Loquillo y Mikel Erentxun. E incluso el rey Felipe VI.

-¿Cómo fue esa visita?

-Me la explicó mi abuelo. Me dijo que el actual Rey entró en la tienda, rodeado de mucha seguridad, y se compró unas botas camperas.

-Hábleme de su futuro.

-La idea es mantener la evolución en cuanto al diseño de las botas y seguir creciendo on line, un negocio que iniciamos en el 2000. Entregamos botas en todo el mundo en un máximo de 48 horas.

Temas: Comercio