Salvador Trallero: "Mi libro ayuda a recordar la vieja Barcelona"

Un pastelero explica cómo publicó un libro de fotografías antiguas sobre Barcelona

Salvador Trallero, delante de la catedral.

Salvador Trallero, delante de la catedral. / LUAY ALBASHA

Se lee en minutos

FELIPE VALENZUELA

Unos 230 kilómetros separan Huesca de Barcelona. Pero la distancia poco significa para Salvador Trallero Anoro (Sariñena, 1965), pastelero de profesión, dueño de una editorial y autor del libro 'Barcelona antigua', que recupera la historia de lugares como la Barceloneta y el Paral·lel, a través de viejas fotografías.

-¿Qué lleva a un pastelero a publicar un libro?

-En la pastelería tenemos un espacio dedicado a exposiciones donde se instaló una muestra fotográfica sobre la historia de Sariñena. Mucha gente pasaba y me di cuenta de la importancia de las fotografías como tesoro para la gente del pueblo. Eso me llevo a publicar 'Sariñena antigua' y 'Zaragoza antigua'. Pocos años después aquí estamos.

-El vínculo con Barcelona debe de ser muy fuerte.

-De pequeño siempre venía. La ciudad ha cambiado muchísimo y este libro es una manera de recordar esa Barcelona vieja y disfrutar de la actual. La repostería me permite transmitir felicidad con los dulces, y ahora lo hago con este libro a una ciudad a la que le tengo mucho cariño.

-¿Por qué decidió usar fotografías?

-Era la manera más visual de plasmar la evolución social de la ciudad. Una de mis favoritas es una que retrata a una mujer comprando flores en la Rambla, en los años 30. Se ve el claro contraste entre las dos partes que construían la Barcelona de la época: la trabajadora y la burguesa. Es espectacular.

-Arriesga imprimiendo cuando ahora predomina lo digital.

-El libro es una reivindicación del papel. Para disfrutar de las fotografías se tienen que tocar. Las fotografías están cuidadas y el libro les da una página entera a cada una para que realmente se pueda apreciar el contenido.

-¿Le costó conseguir las fotos?

-Me pasé un año y medio. Entre archivos y fundaciones históricas. Me sorprendió al ver que muchas organizaciones, como Endesa o TMB, me daban los derechos sin ningún problema, mientras que algunos fondos públicos me cobraban. Solo uso una foto mía que hice del reloj del Poliorama para cerrar el libro, y así hablar sobre el tiempo.

Noticias relacionadas

-¿El tiempo?

-No nos damos cuenta de su paso inevitable. Todo cambia, pero la imagen pervive. Con la foto de portada pasa igual, se ven los barcos del puerto, y las golondrinas que para entonces eran novedad. De eso trata el libro, del cambio a través de la magia de la foto.