Ir a contenido

Diotaiuti: "Parte del feminismo obrero catalán nació en el Raval"

El dinamizador del Festival de Cultura Raval(s) pide al barrio que siga apostando por la convivencia

BEATRIZ PÉREZ

Diotaiuti, en la plaza de las Caramelles, donde está la Fundació Tot Raval.

Diotaiuti, en la plaza de las Caramelles, donde está la Fundació Tot Raval. / FERRAN NADEU

No hay un solo Raval, sino muchos. El Festival de Cultura Raval(s) nació hace 15 años con el objetivo de mostrar la diversidad de un barrio en el que conviven múltiples nacionalidades y sensibilidades. Juan Pedro Diotaiuti (Venezuela, 1971) es el dinamizador de este evento que se celebra hasta el 12 de noviembre.

-Pero usted es, además, el técnico de cultura de la Fundació Tot Raval.

-Sí. Tot Raval se creó en el 2002 y tenía por intención mejorar la imagen del barrio, dinamizar las entidades y trabajar en red. Aquel mismo año, nació Raval(s) para programar actividades culturales. El primer año solo había cinco entidades adheridas al festival. Este año, ya son 120. El año pasado, vinieron 4.500 personas durante los cuatro días de festival.

-Desde el 2016, Raval(s) se compromete con la lucha antimachista.

-Sí. Queremos ser un festival libre de violencias machistas que apueste por la diversidad. En el Raval nacieron algunas asociaciones feministas de carácter laico y obrerista de Catalunya. Por ejemplo, la Societat Autònoma de Dones, la escuela para mujeres Foment de la Instrucció Lliure y La Sal, que fue la primera editorial feminista catalana. También en el barrio estaba la cárcel de mujeres Reina Amàlia.

-En esta línea, Raval(s) acoge la charla Dona i ciència.

-Sí, la actividad [hoy, a las 12.00 horas, en el Institut Miquel Tarradell] correrá a cargo de cinco investigadoras del CSIC. Sin embargo, el festival engloba muchas más actividades, como los talleres que organizarán el sábado diferentes entidades en la rambla del Raval. O un evento de sopas representativas de cada cultura. O Barcelona Queer, en el Ateneu del Raval, en el que, hasta el domingo, se hacen actividades de diversidad sexual.

-¿Cómo ha cambiado el Raval durante estos 15 años?

-Por un lado, ha crecido la red de entidades, lo cual ha contribuido a erradicar el estereotipo del Raval como barrio peligroso. Por otro, en un sentido negativo, ha sufrido la llegada masiva de turistas. Pero, a la vez, la gente sale más a la calle y es más solidaria con quienes sufren desahucios, por ejemplo.

-¿Cuáles son los retos de futuro?

-El Raval debe seguir trabajando por la convivencia, por esa integración. Nos queda un reto importante, que es comunicar todo esto y que se vea cómo es el barrio de verdad. El festival debe adaptarse a las nuevas realidades que cada año vayan apareciendo y seguir sumando la participación del vecindario.