Ir a contenido

ruta EN ciutat vella

Herboristerías con mucha salud

LUIS BENAVIDES

ANORMIS
CIUTAT, 3
Efectividad más rápida

La herboristería Anormis tiene una trayectoria de más de 70 años, explica Irene Pérez, tercera generación de este negocio. Ella lleva detrás del mostrador desde hace 12 años. «En sus inicios solo vendíamos hierbas pero ahora también tengo productos de medicina ortomolecular, que tiene una efectividad más rápida», cuenta Pérez, una «apasionada de la medicina natural» que no ha parado nunca de «actualizarse». Asegura que hay que hacer cursos y seminarios continuamente «porque hay hierbas en desuso, otras prohibidas y otras nuevas». Irene Pérez defiende que «la alimentación y el estado anímico» son claves para llevar una vida sana.

HERBOLARI
FLASSADERS, 14
Casi 200 hierbas

El matrimonio propietario de Herbolari, María Jesús Cuartero y Joan Ribot, siempre ha estado relacionado de un modo u otro con el mundo de la salud. «El abuelo de mi mujer era médico y yo nací encima de una apoteca», recuerda Ribot, quien considera que «la tradición de las herboristerías» nunca se ha perdido. Para Ribot, la diferencia entre una herboristería y una farmacia no es solo «el formato» del producto final: «Desde que el cliente entra por la puerta hablamos para llegar a la raíz de su dolencia». Las más de 180 hierbas del establecimiento están organizadas en cuatro grandes grupos: digestivas, renales, respiratorias y circulatorias.

MANANTIAL DE SALUD
XUCLÀ, 23
Vocación y convicción

En la tienda Manantial de Salud de la calle de Xuclà trabajan miembros de la cuarta generación, hijas de Llorenç Teixé, que definen a su padre como «herbolario por convicción y vocación». En el establecimiento pueden encontrarse plantas, complementos alimenticios, cosmética natural y algún producto apícola. «Destacamos sobre todo por las plantas aromáticas, medicinales y culinarias», precisa Teixé, para quien su producto es menos agresivo que un medicamento de laboratorio y tiene menos contraindicaciones. Las infusiones tienen para Teixé algo de ritual: «Ese tiempo que inviertes en prepararla también te está curando».

HERBOLARI LLANSÁ
ELISABETS, 18
Infusiones antiestrés

Francesca Ubach es la actual propietaria de Herbolari Llansá, un negocio que abrió su abuelo materno en 1907. «He crecido en la tienda, aunque cuando era jovencita me interesaba más la música y tocaba en el Liceu», recuerda. «Entonces no entraba gente joven en la tienda. Ahora, en cambio, sí. Prefieren hierbas que antibióticos», añade Ubach que vende «casi cada día» infusiones tranquilizantes pues el ritmo de vida de hoy es mucho más estresante que antaño. Sin embargo, la esencia del negocio familiar es idéntica y aún despacha las «mezclas» que aprendió de su abuelo.

ESTEBAN
COLOMINES, 2
Consejos que curan

Los clientes de toda la vida de la herboristería Esteban experimentan un regreso al pasado cada vez que traspasan la pequeña puerta del establecimiento. Nada ha cambiado desde 1935. «Conservamos los mismos muebles. Todo está igual», explica Conchita Esteban, tercera generación detrás del mostrador. «Tenemos una clientela fiel, y algunos vienen de muy lejos, pero también gente joven porque el barrio ha cambiado mucho», cuenta Esteban, a la que algunos jóvenes tratan «como si fuera su mamá» pidiendo consejos para curar resfriados y otras pequeñas dolencias.

HERBORISTERIA DEL REI
VIDRE, 1
Valor patrimonial

Raro es el día que no entran decenas de turistas en el establecimiento que desde 1997 regentan Joan Parés y la maestra artesana Trinitat Sabatés. Y es que en el interior de esta hermosa herboristería abierta en 1823 se respira mucha historia. «Este negocio tiene un valor patrimonial incalculable y da mucho respeto cambiar cualquier cosa. Mi obligación es mantener todo y pasar el relevo a la siguiente generación», explica Parés. En el interior de la centenaria Herboristeria del Rei destacan una fuente dedicada al botánico sueco Carl Linné y un libro de visitas con firmas en todos los idiomas.