Perfil

Svante Pääbo, el investigador del ADN ancestral

El biólogo sueco, Nobel de Medicina 2022 y especialista en genética evolutiva, fue galardonado con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica

El investigador Svante Pääbo, director del Instituto Max Planck de Antropologia, en la entrega de un premio en Leipzig, en el 2012.

El investigador Svante Pääbo, director del Instituto Max Planck de Antropologia, en la entrega de un premio en Leipzig, en el 2012. / EFE / HENDRIK SCHMIDT

2
Se lee en minutos
Pere Puigdomènech
Pere Puigdomènech

Investigador

ver +

El Nobel de Medicina 2022, Svante Pääbo, el científico de origen sueco que ha dedicado su vida al análisis del ADN de muestras antiguas, sobre todo humanas, ya fue galardonado en 2018 con el premioo Princesa de Asturias de 2018. Su trabajo durante más de 30 años ha permitido estudiar la composición genética de animales y plantas que vivían hace miles de años y en particular de la evolución de la especie humana. Con su trabajo se ha abierto una nueva puerta al estudio de qué cambios se han dado en el ADN que nos han hecho ser como somos.

Cuando se habla de ADN antiguo se habla de Svante Pääbo. En 1985 encontramos su primer artículo, firmado por en solitario y publicado en la revista 'Nature'. Era el aislamiento de ADN de una momia egipcia. En aquel momento aquello parecía una curiosidad y se vio con cierto escepticismo. Tuvo que desarrollar métodos que permitieran, primero, aislar de restos humanos antiguos muestras de ADN que con el tiempo se va degradando y se encuentra en fragmentos pequeños. En segundo lugar había que evitar que este ADN se contaminara con ADN moderno. Finalmente hay que poder analizarlo y en esto las nuevas técnicas de análisis masivo de ADN y su tratamiento bioinformático ha sido esencial. Ya ha demostrado que se puede analizar ADN de más de 400000 años.

Estos datos son sin duda un hito tecnológico en sí mismo pero ha permitido conocer el ADN de organismos que vivían hace miles de años. Y así ahora conocemos cómo era el genoma de animales extinguidos, como el mamut, o de las plantas antes de ser domesticadas. Está claro, sin embargo, que lo que más ha interesado son los resultados sobre la especie humana. Han sido grandes hitos la resolución del genoma del Neandertal o el descubrimiento de otra especie, relacionada con este que vivía en Siberia extrayendo ADN del hueso de un dedo meñique. Pääbo, actualmente dirige un Instituto Max-Planck en Leipzig y sigue en el centro de los descubrimientos de cómo eran el organismos vivos hace miles de años. De esta manera ha puesto el ADN no solo en el centro de la biología sino también de la Historia antigua.

Noticias relacionadas

Una primera versión de este perfil fue publicado el 10 de junio de 2018 con motivo del premio Princesa de Asturias