Investigación científica

290 variantes genéticas determinan la llegada de la menopausia

Un estudio de la revista 'Nature' identifica los factores genéticos que influyen en la vida reproductiva de las mujeres

Embriones vistos a través de un microscopio

Embriones vistos a través de un microscopio

3
Se lee en minutos
Valentina Raffio
Valentina Raffio

Periodista.

Especialista en ciencia, salud y medio ambiente.

Escribe desde Barcelona.

ver +

En el momento de nacer, una mujer ya cuenta con todos los óvulos que tendrá disponibles a lo largo de su vida. Conforme pasan los años, estas células van madurando y desprendiéndose durante cada ciclo menstrual. Este proceso determina, por ejemplo, los años fértiles de una persona, su ritmo de envejecimiento reproductivo y la llegada de su menopausia. ¿Pero qué factores determinan que este camino avance a más o menos velocidad? Un nuevo estudio publicado este mismo miércoles en la revista 'Nature' identifica alrededor de 300 variantes genéticas que influyen en la vida reproductiva de las mujeres.

El trabajo, que ha reunido los esfuerzos de más de 180 centros de investigación internacionales, se ha basado en el análisis genético de cientos de miles de mujeres de todo el mundo recogido a través de iniciativas como 23andMe y el Unit Blobank de Reino Unido. La revisión de estos datos ha permitido identificar un total de 290 factores genéticos que la vida reproductiva, frente a los 56 conocidos hasta la fecha. Esta información, argumentan los autores de este estudio, podría ayudar a predecir qué mujeres podrían padecer de menopausia precoz.

Según apunta la investigación, la mayoría de los genes implicados en este fenómeno tienen que ver con los procesos de reparación del ADN. Gran parte de estos, vienen determinados por la genética de la persona y, por lo tanto, ya están activos desde antes del nacimiento. También destaca el hallazgo de dos vías de control del ciclo celular, conocidas como CHEK1 y CHEK2, que podrían jugar un papel clave en la duración de la vida reproductiva y, en general, de los procesos biológicos implicados en este fenómeno.

Factores genéticos

El estudio también ha trasladado los descubrimientos del papel a los laboratorios para comprobar si, efectivamente, la alteración de estos genes podía marcar la diferencia. Un experimento en ratones mostró que, por ejemplo, aumentar la actividad de la encima CHEK1 provoca un incremento del 25% en la vida reproductiva de los animales. Asimismo, también se comprobó que las mujeres que no tienen activo el gen CHEK2 llegan a la menopausia hasta 3,5 años más tarde que la media.

"Hemos visto que dos de los genes que producen proteínas necesarias para la reparación del ADN (CHEK1 y CHEK2) funcionan de manera opuesta. Las hembras con más producción de CHEK1 nacen con más óvulos y, por lo tanto, estos tardaban más en agotarse de manera natural, alargando así la vida reproductiva", explica Ignasi Roig, uno de los autores de este trabajo y jefe del equipo del Instituto de Biotecnología y Biomedicina de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Noticias relacionadas

"Por el contrario, hemos comprobado que cuando eliminamos el gen de CHEK2, las hembras nacen con el mismo número de óvulos, pero estos tardaban más tiempo en agotarse. Esto, sugiere que la activación de CHEK2 puede causar la muerte de óvulos durante la vida adulta de los ratones", añade el investigador en una nota de prensa remitida por la institución.

La investigación también ha analizado qué impacto tiene una menopausia precoz en la salud de las mujeres. Según sugiere el análisis realizado, la menopausia precoz puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 y está relacionada con una peor salud ósea y un mayor riesgo de fracturas. Por el contrario, este fenómeno también se ha relacionado con una disminución del riesgo de algunos tipos de cáncer, como el de ovario y el de mama.

Temas

Genética UAB